Menu



Otro tipo de vida es posible
Muchas veces he reflexionado sobre las ventajas de vivir en una sociedad democrática en la que nadie es perseguido por sus ideas y cada uno puede expresarse libremente. Eso es lo que hace el terapeuta y ex homosexual Richard Cohen


Por: Carlota Sedeño Martínez | Fuente: ForumLibertas



Posiblemente habrá un número determinado de personas que han leído alguna de sus publicaciones y conozcan al holandés Gerard J.M. van den Aardweg, doctor en psicología por la Universidad de Ámsterdam. Yo no lo conocía y sólo recientemente he sabido de él a través de la entrevista realizada por una periodista española. Ha impartido cursos en la Universidad de Brasil y se le conocen numerosas publicaciones científicas en Europa y Estados Unidos. Ejerce la psicoterapia en Aerdenhout (Holanda). Uno de sus libros es Homosexualidad y esperanza.

Según parece, intenta disipar toda una nube de fatalismo que envuelve este tema. Pretende hacer caer en la cuenta de que vivimos en una sociedad tan erotizada que la adicción al sexo se produce tanto en homosexuales como en heterosexuales.

Manifiesta cómo, en muchas escuelas, se entrena a niños y adolescentes para la impureza y apenas se plantea el ideal de la castidad, que es un ideal posible y ventajoso. Indica algo muy positivo y es que los seres humanos necesitan aprender a amar ya que existe un gran número de personas neuróticas, tanto homo como heterosexuales, marcadamente egocéntricas. Expresa lo importante que es fomentar el amor e interés por los demás, habla de sinceridad frente a autoengaño, de fortaleza y valentía para superar la flojera y la cobardía. Lograr que el interés por una vida limpia y generosa salga de lo más profundo de la persona.

Han venido a mi memoria vivencias familiares de hace bastantes años. Mi madre me hablaba de la suya, mi abuela materna, a la que no pude conocer ya que murió joven. Era una mujer empresaria en los años veinte y treinta del pasado siglo, adelantada para su época. Trabajaba dirigiendo su propio hotel y conservo el periódico de Albacete donde se comunicaba la noticia de su fallecimiento. Pues bien, en el hotel trabajaba un cocinero que llegó a ser considerado como alguien más de la familia. Según referencias de mi madre, este cocinero tenía unas maneras afeminadas que hoy se considerarían tendencias homosexuales. Era una persona sociable, simpática y de gran generosidad, que colaboraba activamente en la ayuda que mi abuela prestaba a gente necesitada en cuanto al tema de la alimentación, en una época de grandes carencias. Contaba mi madre cómo durante la enfermedad y muerte de la suya, Siro, que así se llamaba el cocinero, se volcó con ella como uno más de la familia. Pasaron los años, muchos, y mis padres y yo fuimos a Albacete, tras haber indagado donde se encontraba: trabajando en otro hotel.

Fue totalmente sorprendido por nuestra visita. Mi madre y él se abrazaron emocionados mientras mi padre y yo, adolescente, presenciábamos la escena. A continuación, nos dirigimos al cementerio y la sorpresa fue para mi madre al ver la tumba de la suya cuidada y con flores frescas. Habían pasado unos treinta años y Siro había demostrado su cariño, a través del tiempo, de esta manera. Y rezando por ella. Siro era alguien que se levantaba muy temprano los domingos para asistir a misa antes de comenzar su trabajo. Una vida limpia, generosa y alegre. Me satisface honrar su memoria.

Muchas veces he reflexionado sobre las ventajas de vivir en una sociedad democrática en la que nadie es perseguido por sus ideas y cada uno puede expresarse libremente. Eso es lo que hace el terapeuta y ex homosexual Richard Cohen, norteamericano que reside en Washington con su esposa y sus tres hijos. En una entrevista manifiesta lo siguiente: “Dios ama a todos y no dice: te quiero si cambias esto o esto…simplemente te quiere. Cuando me he ido acercando más a Dios, cuando he estudiado la Palabra, mi vida empezó a cambiar. Debemos dar un lugar seguro en las familias, en la Iglesia, en la sociedad, a los homosexuales para que puedan ser comprendidos y amados de la forma apropiada. Si hacemos esto correctamente, dejarán de ser homosexuales. Como yo”. Cuando Richard Cohen presentó en España, en la Universidad San Pablo CEU, su último libro, escuchó a unos activistas hostiles y, al parecer, los desarmó con argumentos y con cariño, mostrándoles que no estaba en su contra sino que los comprendía totalmente.

Volviendo a lo que expresaba al inicio de este artículo, en esta sociedad altamente erotizada viene bien, creo, conocer otras posturas. Por ejemplo la de Wendy Shalit, judía, licenciada en filosofía, que ha publicado un libro, Retorno al pudor, en el que expone cómo la falta de pudor y de modestia de algunas mujeres es una forma de coacción para someter a un hombre fácilmente y eso es limitar su libertad de alguna manera. El pensamiento de esta autora tiene una sólida base antropológica, pero la fuerza de su mensaje reside, antes que nada, en el sentido común. No es una experta en moral ni apela a la religión.

El libro de Shalit hace pensar y, a veces, reír. Y el humor es algo recomendable para todos y, más, en estos tiempos de crisis generalizada.


 

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Adriana Servín Figueroa
Orientación psicológica a jóvenes, adultos y adultos mayores en problemas afectivos, familiares e interpersonales
Dra. Alicia Podestá
Problemas de aprendizaje, de conducta y de personalidad en niños y adolescentes
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
César Augusto Salinas Araoz
Problemas familiares, conductuales o de pareja. Tercera edad e inmigrantes
Libia María Ayala Maa
Orientación psicológica a niños y jóvenes en problemas educativos o de conducta. Atención generalizada a pacientes en situaciones tanatológicas o problemas personales. Planes de desarrollo personal, formación humana y de liderazgo
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |