Menu



La Familia Misionera Siervas de la Caridad
Una de las modalidades de relación y colaboración entre la Comunidad Religiosa Siervas de la Caridad y los laicos


Por: Jorge E. Cadena F. | Fuente: Catholic.net



¡Cómo se constituye?
La FMSC, se constituye como una de las modalidades de relación y colaboración entre la Comunidad Religiosa Siervas de la Caridad y los laicos: en un inicio para acompañarnos en el crecimiento humano y espiritual y, luego continuar con el carisma de las Siervas de la Caridad iniciado por Santa María Crucificada Di Rosa.

¿Quienes lo forman?
Los seglares comprometidos en un estilo de vida de caridad, desde vivir los compromisos del bautismo siguiendo a Jesús que contempla, anuncia, sana y transforma, todo en perspectiva de construcción del Reino de Dios.

La FMSC está abierta a todas las mujeres y hombres que desean encontrarse a si mismos, y abrirsem a un proyecto de vida en plenitud, Jn 10: 10 Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

¿Cuál es su finalidad?
Es despertar la corresponsabilidad en los bautizados y proporcionar a la Iglesia seglares comprometidos y preparados, desde la espiritualidad de las Siervas de la Caridad, para los diferentes ministerios, todo con la finalidad de la Mayor Gloria de Dios y el servicio a los hermanos.

La FMSC es un referente de promoción humana y cristiana que, orienta a seguir sanando y formando personas concientes de su dignidad humana del ser hijos/as amados de Dios y de su compromiso con la vida.

¿Cuál es su misión?
Parte fundamental de la misión, es la vivencia, el anuncio y la difusión de los valores del evangelio a nivel personal y familiar, a todas las razas y clases sociales. Así como la promoción de la solidaridad con los enfermos, con los sufridos, los desatendidos y todos aquellos que están en situaciones difíciles y confusas.

La FMSC es la respuesta a una demanda, una búsqueda y a la falta de una formación cristiana más organizada y sistematizada de la mayoría de los fieles laicos comprometidos de nuestro tiempo.

¿En que consiste su formación?
La formación está diseñada, para despertar el amor por la Iglesia y por su misión, a través de la participación en talleres, cursos, convivencias, retiros, ejercicios espirituales, ejercicios de ministerios, experiencias de misiones, catequesis, animación de grupos de talleres, participación en la liturgia, preparación para los ministerios.

En una historia personal y colectiva, los signos, las personas, los acontecimientos y aun la naturaleza son los medios por los que Dios actúa, nos habla y se revela.

La espiritualidad se encarna, en la búsqueda de Dios, el seguimiento de Jesús y la vivencia del Espíritu. La misma que se manifiesta en la práctica, del amor a los hermanos y hermanas, y en el amor preferente por los pobres y sufrientes.

Este proceso dura cuatro años y está acompañado con el seguimiento, iluminado por la palabra y la oración.

¿Cómo actuamos en la comunidad?
Somos un grupo de Laicos comprometidos, Hombres y mujeres que en algún momento de nuestras vidas sentimos el llamado de Jesús; quién fue el que nos inspiró para decir “ Aquí estoy Señor”, nos mostró el camino y llegamos a la comunidad Siervas de la Caridad; unos desorientados en busca de ayuda, otros con deseos de hacer algo por los demás, otros en busca del verdadero camino tratando de seguir las huellas de Jesús crucificado con la esperanza de algún día resucitar junto a Él.

En un primer momento,. Con la ayuda y guía de nuestras hermanas Siervas de la Caridad y bajo el carisma de Santa María Crucifixia Di Rosa, hemos encontrado la razón de nuestra propia vida y el para qué estamos aquí; con pasos cortos pero firmes estamos siguiendo las huellas de Jesús, y así con esperanza y perseverancia nos hemos ido preparando para crecer en espiritualidad y caridad, para compartir con los demás todo lo bueno que vamos encontrando en este caminar diario.

¿Qué hacemos?
Estamos permanentemente en formación dentro del aspecto humano, cristiano religioso y personal, a través del tiempo vamos descubriendo nuestros carismas y nos integramos a los diferentes grupos de pastoral y ministerios de la parroquia:

En la Pastoral Social se presta atención a personas con problemas familiares, madres solteras, madres adolescentes, con quienes se hace un seguimiento para encontrar el origen del problema de estos males, para luego a través de las enseñanzas de Jesús ir aliviando los males de nuestros hermanos en busca de mejores días y de una sociedad más justa.

Con las personas de la tercera edad se trabaja en terapias utilizando dinámicas para la movilidad de su cuerpo y espiritualmente para ir ordenando su vida en torno al encuentro con Dios nuestro Señor.

En salud se trabaja con personas hipertensa y diabéticos, físicamente tratando de controlar estas enfermedades y espiritualmente para aceptar su condición de vida y así poder compartir a la luz de Jesús, con otros hermanos sus dolencias.

En la pastoral escolar con la ayuda de laicos voluntarios se mantiene el servicio de guardería en edad preescolar y deberes dirigidos para estudiantes hijos de padres que por su trabajo no pueden estar en el hogar o en sus casas.

Ministerio de la Comunión: Con tres hermanas laicos consagradas se encargan de visitar a personas enfermas, que por su estado de salud no pueden acercarse al templo, levándoles la santa comunión; paralelamente se les atiende en sus dolencias y se les ayuda espiritualmente para su encuentro con nuestro padre Dios.

En el Grupo Bíblico se discierne la Palabra de Dios y se acompaña a personas interesadas en el conocimiento de la Biblia.

En la Pastoral misionera: un grupo de Laicos voluntarios se preparan permanentemente para estar dispuestos a participar en misiones fuera de la provincia, a lugares apartados de los centros poblados donde la gente no tiene contacto directo con los sacerdotes o las monjitas; es decir no tienen la facilidad de escuchar la palabra de Dios y en algunos casos no conocen la existencia de Dios. Este trabajo se coordina con la autoridad eclesiástica respectiva de cada diócesis quienes manifiestan la necesidad de la presencia de los misioneros. También se hace un trabajo de misión local permanente en diferentes comunidades eclesiales de base en algunos barrios de la ciudad, en los que se comparte la palabra de Dios y se dialoga en torno a los problemas que existen en la comunidad para en comunidad encontrar las soluciones. En estas comunidades se participa activamente en los tiempos fuertes: semana Santa y Navidad y otras fiestas de la Iglesia.

La catequesis se realiza paralelamente en el tiempo que asisten a clases, se trabaja con niños de la infancia misionera, preparación para primera comunión y preparación para la confirmación; con los padres de familia de estos niños se realiza la catequesis familiar.

Mensaje a todos los bautizados
Todos somos misioneros a partir del bautismo, por lo que debemos unirnos al llamado que hace nuestro Santo Padre el Papa que los laicos comprometidos debemos multiplicar esfuerzos para cada día crecer en la fe y poder llevar la palabra de Dios a mas personas en el mundo; que despertemos pronto; que los misioneros laicos somos pocos y que el trabajo que tenemos por delante es muy arduo; debemos procurar nuestra acción en la preparación de más obreros para compartir este trabajo de hacer llegar la palabra a los más necesitados; para combatir un enemigo común, el demonio, que ha desarrollado nuevas tácticas a través de la ignorancia, la comodidad y la vertiginosa tecnología manejada por las multinacionales para que cada día haya más pobres.

La oración es nuestro fuerte, debemos estar en permanente oración para que todo baya bien, para que las cosas se hagan para la felicidad del ser humano como Dios quiere amándonos los unos a los otros sin destruir lo que nuestro Padre Dios puso en nuestro alrededor.

Si quieres saber más escribe a jorgeec17@hotmail.com


 

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |