Menu



Niños con capacidades diferentes: un ejemplo de valentía y amor
Año con año, en México se lleva a cabo un evento llamado “Teletón”, por medio del cuál se recaudan fondos para construir estos centros de rehabilitación para atender a menores con discapacidad CRIT


Por: Aideé Granados | Fuente: Catholic.net



Me tocó la dicha de estar un ratito en un Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT). Año con año, en México se lleva a cabo un evento llamado “Teletón”, por medio del cuál se recaudan fondos para construir estos centros de rehabilitación para atender a menores con discapacidad neuromusculoesquelética. Al principio, me sentí como en Hollywood, les platico porqué.

Recién llegué, estaba nerviosa sin saber bien la razón. De inmediato nos pasaron a un salón dónde nos proyectaron una “película” de niños y niñas que estaban siendo atendidos en el CRIT. Esta película fue de sobra emocionante pues contaba los testimonios y fuerza de voluntad de estos chiquitos que, ya sea por nacimiento, ó debido a algún accidente, habían perdido alguna de sus facultades psicomotoras. Y lo mejor fue que, al salir de la salita de cine, ¡muchos de los protagonistas de la película estaban en persona para recibirnos! ¡Pero muchos! Ese día, había más de 500 niños en el Centro…más de 500 protagonistas de esta increíble película …

No hacía falta buscarlos ó corretearlos para que nos dieran autógrafos; estaban ahí, esperándonos a que platicáramos y nos acercáramos. Siempre sonriendo…y si lloraban por algún dolor, te veían, y se les olvidaba….sonreían con mucha ternura

Todo lo que comenzamos a vivir en el recorrido por el CRIT, era una continuación de la película…..¡pero en la vida real!. La emoción seguía creciendo y creciendo, y el corazón, cada vez latía más fuerte de la emoción..

Diariamente van, en promedio, 500 familias al CRIT ubicado en el Estado de México. Y tan solo en ese CRIT (pues hay otros en la República Mexicana), hay una lista de espera de más de 6,000 niños que necesitan atención y cariño. ¿Nos podemos imaginar a más de 6,000 niños esperando ser atendidos y queridos? Durante el recorrido, me daba muchísima tristeza pensar qué hacían esos niños antes de existir un lugar como en el que me encontraba…

Antes de comenzar a caminar por el Centro, una voluntaria, cuya tarea era explicarnos y facilitarnos el “paseo”, nos pidió encarecidamente que no pusiéramos cara de que nos habíamos “tragado un palo”. Era imposible….todos teníamos esa cara. Y no porque hayamos visto raro a los niños y niñas con capacidades diferentes…sino porque nos dieron una lección tan grande, que no podíamos hacer más. Yo no podía hacer más.

Vimos a niños de muy escasos recursos, a un lado de los niños “bien” …

Vimos mamás humildes que amaban con la misma intensidad que las mamás de peinado y bolsa bonita…ambas, por igual, disfrutaban con una alegría inexplicable con palabras, el dar de comer en la boca a sus niños, cargarlos, nadar con ellos, aprender con ellos …

Vimos abuelitos y abuelitas muy, muy viejitos, y muy humildes, que ponían todas sus fuerzas físicas para poder cargar en sus brazos a sus niños (y algunos ya adolescentes) con parálisis ó con algún problema en su cuerpo por el cuál no podían moverse (me imaginé claramente a mi abuelita y supe con plena seguridad que hubiera hecho lo mismo por sus hijos y sus nietos)…

Vimos a niños que sonreían todo el tiempo. Algunos no sabían porqué sonreían. Otros, muy conscientes de sus capacidades diferentes, te sonreían de todas formas. Bromeaban con sus maestras, presumían traer su camiseta limpia, manejaban solitos sus sillas de ruedas, esperaban tranquilos su próxima clase, se subían con una habilidad tremenda a las camas de ejercicios, a pesar de que solo contaban con sus bracitos para impulsarse…

Escuchamos a los padres y otros familiares, que lo único que le pedían a Dios era más fuerza y vida para seguir a un lado de sus niños…se preguntaban qué sería de ellos sin alguien que los cuidara y velara por su bienestar…impresionante que no pedían “que esto ó el otro mejore, sea diferente”…solo pedían más vida, más fuerza, más entrega, más generosidad…

Y finalmente me vi a mi misma. Me vi y me escuché quejándome, pidiendo a Dios más comodidad, desesperándome porque las cosas no salen como yo quiero, en pocas palabras, siendo egoísta. Cuando ellos tienen alegría, paciencia, orden, disciplina, un sentido de entrega impresionante y….para colmo, ¡hasta buen sentido del humor!

A estas personitas no les pasa por la mente que, para la gente “común y corriente”, ellos son “diferentes” por el simple hecho que tal vez no puedan caminar, pensar, hablar, trabajar, comer, etc., tal como lo hacemos “nosotros”.

Y así llegué a la conclusión de que los “diferentes” somos nosotros. Todos los que tenemos cara de habernos “tragado un palo”. Y que no entendemos lo esencial de la vida, que es amarla, luchar todos los días incansablemente , entregarse con plenitud y entender que, a través de nosotros, Dios cumple su plan.

Es una bendición muy grande tener a estos niños cerca, tal vez en nuestras mismas familias, algún vecino, o simplemente topárnoslos en nuestro camino.

La próxima vez que se los encuentren, los invito a que los vean y admiren con detalle y mucho amor, y si logran sentir emoción…¡felicidades!

Seguro encontrarán a alguien con un gran corazón, valentía y por mucho, más valioso que una super estrella de Hollywood.

Highlights

· Actualmente existen 6 Centros de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT): Estado de México, Jalisco, Oaxaca, Aguascalientes, Coahuila y Guanajuato. Se está construyendo el séptimo en Hidalgo

· Tan solo en el Estado de México, se cuenta con la mayor concentración de personas con discapacidad en toda la República Mexicana. El Registro Nacional con Discapacidad publicado por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), detectó 691,839 casos de personas con discapacidad en el estado

Visita la página del teletón en www.teleton.org.mx
 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |