Menu



Una Nueva Esperanza
Asociación para niños con cáncer


Por: Ing. Víctor Castillo | Fuente: Catholic.net




¿Qué es Una Nueva Esperanza?
Es una Asociación de beneficencia privada, radicada en esta Angelópolis y dedicada a apoyar a niños y niñas, menores de 18 años, de escasos recursos, y que padezcan de Leucemia. La agrupación está debidamente registrada , cuenta con todas las autorizaciones necesarias y la deducibilidad de impuestos.

Nuestra asociación se dedica a apoyar, en muy diferentes formas, a niños de escasos recursos que padecen de Leucemia. Por cierto, en Una Nueva Esperanza, la palabra Leucemia, la escribimos con mayúsculas y la pronunciamos con respeto y temor, para tenerla siempre presente y estar alertas en contra de sus ataques. Para apoyar a los niños, contamos con un albergue ubicado en Calle 19 Número 29-1, del Fraccionamiento San José Vista Hermosa, de esta ciudad de Puebla, en el cual, tenemos capacidad para recibir a un máximo de 10 niños y un acompañante. Nuestro teléfono es el 01 (222) 230 47 41.

En este albergue, viven los niños y niñas que llegan al Hospital del Niño Poblano y a otras instituciones médicas de la ciudad de Puebla, para recibir sus tratamientos. En esta pequeña y alegre casa, los niños reciben, en primer lugar, todo el cariño y la comprensión que requieren y que el voluntariado de la asociación les brinda.

El albergue es una especie de hotelito que siempre está ocupado, pero con diferentes huéspedes. Es una pequeña y agradable casa que se ha adaptado perfectamente para poder recibir en ella, con todas las comodidades necesarias, a los niños que nos envían de los hospitales. Contamos con cuatro recámaras, tres baños, sala de televisión y juegos, cocina y comedor.

Cada niño y el familiar que lo acompaña (ya que los hospitales exigen que los niños sean acompañados por algún adulto), viven en el albergue y reciben todos sus alimentos mientras están en esta ciudad. Cuentan con agua caliente las 24 horas del día, ocupan habitaciones limpias, ordenadas y bien amuebladas. De hecho, se les cubren todas sus necesidades.

A los niños enfermos, les pagamos parte de sus tratamientos médicos y hospitalización, el resto, lo cubre el voluntariado del hospital, los alimentamos, los vestimos, les ayudamos a cubrir sus gastos de transportación y medicamentos, y les apoyamos en todo lo que necesitan. Damos una muy especial atención al cariño, ternura y buen trato, que los niños enfermos requieren.

Por la gran cantidad de niños enfermos de Leucemia que, mes a mes, llegan a los hospitales poblanos (por ejemplo, sabemos que solo al Hospital del Niño Poblano, se inscriben, mensualmente, unos diez niños nuevos enfermos con este tipo de cáncer), la segunda etapa de Una Nueva Esperanza consistirá en conseguir un terreno de unos 5,000 m2 para construir en él, un Albergue Formal que nos permita recibir a unos treinta o cuarenta niños y un acompañante. Este terreno lo hemos solicitado al gobierno del estado y a algunos particulares. Una vez que contemos con este predio, procederemos a organizar una campaña financiera, adecuada y con el tiempo necesario, que nos permita, con el apoyo de toda la ciudadanía, contar con los fondos suficientes para la edificación del nuevo albergue.

En ese albergue formal, cuyo ante proyecto virtual ya lo realiza el Arq. Ignacio Acevedo, se buscaría contar con jardines, áreas de juego, talleres ocupacionales y áreas de esparcimiento para los padres de familia, capilla, cocina industrial, comedores, dormitorios y baños para los niños y para los empleados, enfermería, banco de medicamentos, transportes adecuados, y todo aquello que pueda ser necesario para que los niños tengan una vida más segura, alegre y feliz. Este albergue será el patrimonio de todos nuestros niños y el orgullo de todos nosotros.

La idea de crear esta asociación Una Nueva Esperanza, e iniciar el trabajo con el actual albergue, fue del Lic. Francisco Álvarez Arango y de algunos familiares y amigos suyos. Después de un año de planeación, el 2 de Julio del 2001, abrió sus puertas este primer albergue temporal y empezó a recibir a niños enfermos de Leucemia. Si bien los planes iniciales contemplaban atender solo a tres niños, muy pronto, por las necesidades y el número de niños enfermos, se rebasó esa cifra y, a la fecha, se ha apoyado a más de quince pequeños.

El sostenimiento de Una Nueva Esperanza, se realiza con donativos de personas, grupos sociales, y asociaciones, con aportaciones especiales de empresas y fundaciones, así como con diversos eventos que el entusiasta y generoso voluntariado va realizando. El voluntariado lo integran unos 20 adultos y nos ayudamos con otros 20 jóvenes que pertenecen a diferentes instituciones educativas. Entre todos, se realiza un plan anual de actividades, y se van realizando: colectas, cenas, conciertos, exposiciones, rifas, bazares de ropa y muebles.

Tenemos la suerte de contar con diversos grupos de muchachos que estudian en universidades como: La Libre de Derecho, la Uap, la Upaep, la Ibero, las Américas, etc, que están colaborando con nosotros e, inclusive, realizando sus tesis profesionales en ramas como la Sicología, la Arquitectura y la Nutrición, en relación a los niños con Leucemia que son atendidos en Una Nueva Esperanza.

En nuestro país, existen unas diez mil asociaciones de beneficencia privada. Sin embargo, según datos oficiales del INEGI, existen cuarenta y cinco millones de mexicanos que viven en pobreza. De ellos, unos veinte millones, lo hacen en pobreza extrema, con ingresos familiares mínimos, que no les permiten tener una vida digna y satisfacer sus necesidades más apremiantes.

Por lo tanto, para poder atender a tantas personas con tan enormes y diversas necesidades, se necesitarían muchas más asociaciones, tal vez, diez veces más de las existentes. Es imposible exigir al gobierno de nuestro país que se encargue de resolver esta situación. No cuentan ni con los fondos necesarios ni con la capacidad para hacerlo en su totalidad. Debido a esto, el trabajo de las asociaciones de apoyo social, es verdaderamente importante y vital.

Por ello, cuando en nuestra ciudad de Puebla surgen nuevos albergues y patronatos como, la recientemente inaugurada, Casa de Ángeles, nos da mucho gusto y nos llena de ánimo su inicio de actividades. Desde luego, les damos una cordial bienvenida a esta ardua labor que vamos realizando junto con grupos que llevan años de trabajo, tales como Juconi, Fundación Best, Casa del Sol, Apapo, Unámonos, Caritas, Damas Vicentinas, y varias más.

Estas Asociaciones requieren de mucho dinero, mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucha dedicación, para salir adelante. Cuando se está planeando abrir cualquier grupo de apoyo social, es frecuente encontrar a personas que siempre manifiestan su desconfianza y sus dudas y, que, en el mejor de los casos, nos aconsejan: “no se metan en problemas, la gente no quiere ayudar en nada”.

En Una Nueva Esperanza, pensamos diferente, estamos convencidos de que la mayoría de las personas, si quieren ayudar y participar. Simplemente no lo hacen hasta no estar, plenamente seguras, de la calidad moral de la asociación que los invita a colaborar y de sus fines. Una vez convencidos, se enamoran del proyecto y participan con toda dedicación y generosidad.

Pese a lo difícil que resulta nuestro trabajo, es gratificante encontrar como, cada vez más personas, grupos, asociaciones, empresas, instituciones educativas, dependencias de gobierno, fundaciones, etc nos abren sus puertas y su corazones, ayudando, con toda generosidad para que nosotros podamos seguir trabajando.

Con el amor de los niños amenazados por el cáncer, les agradecemos su apoyo y compañía y deseamos que el Señor ilumine sus corazones siempre como hoy.

Si quieres seguir conociéndonos visita nuestra página www.unanuevaesperanza.com

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |