Menu



Cambios hormonales en la adolescencia
Los cambios hormonales en nuestros adolescentes, propios de la pubertad, plantean a los padres nuevos protocolos de actuación


Por: Xavier Mandingorra | Fuente: Catholic.net




Los cambios hormonales en nuestros adolescentes, propios de la pubertad, plantean a los padres nuevos protocolos de actuación. Ya que estos cambios son de tan gran importancia que afectarán a su vida de adultos y por tanto a su felicidad.

1.- En primer lugar es importante la información. Informar la inteligencia: Dar los conocimientos adecuados de sexualidad y de reproducción.

2.- Educar la afectividad. Los sentimientos. Es la mejor forma de ayudarles a madurar.

3.- Educar en la libertad y responsabilidad, dando pautas para orientar su conducta mediante criterios, valores, enseñando el autodominio. Con diálogo con ellos, que saldrá de forma natural si ya en las anteriores etapas, en especial en la preadolescencia la habíamos incentivado.
Así aprenderá si se lo enseñamos, que libre es sólo aquel cuyo hombre interior domina al exterior, y la conciencia y la libertad de corazón, al impulso y a la pasión.

Tenemos una herramienta que debemos conocer y utilizar: “La Inteligencia Emocional”. La podríamos definir como la gestión adecuada de nuestras propias emociones. Ello implica el conocimiento propio. Analizar qué emociones nos ayudan y cuales nos perjudican, con el fin de potenciar unas y evitar o corregir las otras.

Una vez “ clasificadas” las emociones, les enseñaremos a que decidan lo que quieren de la vida y que ello no se logra sin esfuerzo, trabajo. Es en definitiva el querer y el actuar: actitud positiva ante la vida.
Sumergidos como estamos en el tiempo, les enseñaremos que el tiempo es el corazón de la existencia. La fase más importante para el ser humano, no es el presente ni el pasado, es el futuro. El hombre solo puede comprenderse a sí mismo mirando la silueta que proyecta sobre el porvenir.

Querer: lograr que el adolescente no dependa de motivaciones externas que le llevan a ser una veleta, a ir a la “ moda “, a lo “ políticamente correcto “, actuar solo mientras dure una motivación (un padre o madre demasiado pendiente del hijo, una novia, premios. También se podrían catalogar como estímulos externos).

Actuando así, se le hará ver que ser “persona de éxito”, no es algo exterior sino interior. De satisfacción consigo mismo. Que lo importante es ser, no el tener, y de esta forma logrará la felicidad ya que controlará su vida, fijará sus objetivos, estará “automotivado”, algo que por desgracia están faltos muchos de nuestros adolescentes.

Actuar: está claro que nada se logra sin esfuerzo. No se puede pretender, por ejemplo, ser médico sin el esfuerzo que implica los años de bachiller, buenas calificaciones, la selectividad, seis años de carrera y dos o tres de especialidad. Un gran esfuerzo sin duda, pero no hay otro método por el momento.

Debemos los educadores, llevar al adolescente a que se pregunte:

- ¿Quiero? O, ¿Me hace ilusión?

El ser “proactivo” le llevará a responder afirmativamente al ¿Quiero?. Buscará pautas de actuación para lograr su meta. No buscará tampoco culpables externos para sus “fracasos”, los corregirá y comenzará de nuevo. No fracasa nunca, adquiere experiencia de sus errores y sigue luchando. Nunca tira la toalla.
Esta capacidad de lucha le hace ser entusiasta, optimista, apasionado. Transmite sus “ganas de vivir”.

Nuestros hijos serán así, si, no lo olvidemos, somos o luchamos por ser así nosotros: los padres, los educadores. Qué gran responsabilidad, qué gran reto para nuestra vida.

Adelante pues, que la felicidad propia y de nuestros hijos nos urge.


xavier@mandingorra.org




 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |