Menu

Opus Dei



Por: Jorge Pérez Castellanos | Fuente: Catholic.net




El Opus Dei es una institución católica, que tiene como misión promover entre fieles cristianos de toda condición una vida plenamente coherente con la fe en medio del mundo y contribuir así a la evangelización de todos los ambientes de la sociedad. En otras palabras, difundir el mensaje de que todos los bautizados están llamados a buscar la santidad y a dar a conocer el Evangelio, como recordó el Concilio Vaticano II (Constitución Lumen gentium).

Para alcanzar ese fin, la prelatura del Opus Dei proporciona medios de formación espiritual y atención pastoral en primer lugar a sus propios fieles, pero también a muchas otras personas, "cada uno en su propio estado, profesión y condición de vida" (Estatutos del Opus Dei, art. 2.1).
A través de esa atención pastoral se estimula a llevar a la práctica las enseñanzas del Evangelio mediante el ejercicio de las virtudes cristianas y la santificación del trabajo profesional.

Santificar el trabajo significa para los fieles de la prelatura:

 

  • Trabajar con la mayor perfección posible
  • Hacer ese trabajo siempre con pleno respeto a las leyes y conforme a las exigencias éticas
  • Buscar la unión con Dios en esa tarea
  • Actuar con el deseo de servir a los conciudadanos y de contribuir al progreso de la sociedad.

 


Los fieles de la prelatura realizan su tarea evangelizadora en todos los ámbitos de la sociedad, ya que trabajan en todos los ambientes profesionales. Su labor no se limita a un campo específico, como la educación, la atención a enfermos o la ayuda a discapacitados. La misión de la prelatura es recordar a todos los cristianos que, sea cual sea la actividad secular a que se dediquen, deben cooperar a solucionar cristianamente los problemas de la sociedad, y deben dar testimonio constante de su fe.

Los fieles del Opus Dei viven y participan en su trabajo, familia, relaciones sociales, sabiendo que tienen que santificar el presente, frecuentando sacramentos, dedicando cada día un tiempo a la oración, a la lectura del Santo Evangelio, se procura vivir la mortificación principalmente en cosas pequeñas, que nunca podrá pasar de moda, pero todo lo practica cualquier católico que no sea miembro del Opus Dei.


Si algo vivió y dejó el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, es el gran amor y obediencia al Padre Santo, el que fuera, le llamaba, como Santa Catalina de Siena, "el dulce Cristo aquí en la tierra", y para el padre actual, Javier Echevarría, nada más lejano que pretender, ni en lo más remoto, faltar a esa obediencia y amor al Pontífice, todo su corazón está para servir a la Iglesia como debe ser servida y no hay otro camino que amando y obedeciendo al Sucesor de Pedro.

Video Conferencias de Josemaría Escrivá de Balaguer con personas de todas las edades y condiciones, que le hacen preguntas sobre temas variados.
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |