Menu



Ultreya de Cursillos de Cristiandad Europea en Fátima
Durante tres días el Santuario de Fátima, en Portugal, se “vistió de colores”.


Por: Juan Ruiz | Fuente: Catholic.net



Durante tres días el Santuario de Fátima, en Portugal, se “vistió de colores”. El Grupo Europeo de Trabajo con sede en Gibraltar y el Secretariado Nacional de Portugal, organizaron, en el que estuvieron dirigentes europeos compartiendo tareas y vivencias.

Las reuniones comenzaron con la celebración Eucarística presidida por Mons. Charles Caruana, Obispo de Gibraltar . Al evento asistieron cinco obispos, 82 sacerdotes y aproximadamente 9000 cursillistas, que al pie de la Virgen renovaron su vocacion seglar en el mundo a la luz del carisma fundacional que, en aquel Agosto de 1944 el Espíritu derramo sobre Eduardo Bonnin Aguilo y ese grupo de jóvenes mallorquines. Obra que, con la bendición y apoyo de Mons. Hervas cruzo las fronteras de España para hacer vibrar a cinco continentes.-

La Ultreya Europea fue un canto a la a mistad y al entusiasmo. Asi lo describe en pocas palabras, Arsenio Pachon, del Secretariado de Mallorca: “El mundo a lo lejos, seguir su rumbo, pero estoy seguro que en algunas personas de cualquier lugar algun dia brotara la flor de la semilla rezada y sembrada ante Nuestra Senora de Fatima”.-

No falto por supuesto el recuerdo emocionado para el RP Sebastián Gaya Riera, que ha fallecido recientemente, y fuera un entusiasta asesor de aquellos iniciadores del movimiento en Mallorca.

El Organismo Mundial estuvo presente a traves del Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, Asesor Eclesiástico, y del Sr. Juan Ruiz, Presidente, quien pronuncio un testimonio elocuente de lo vivido y del desafío de los cursillos en esta hora de la Iglesia:

¡Es en verdad un “Momento muy cerca de Cristo” el poder compartir esta Ultreya con todos y cada uno de ustedes!

Mi nombre es Juan Ruiz, casado con Conchita Ruiz desde hace 36 años y tenemos dos hijos y dos nietos. Yo viví mi cursillo en la Archidiócesis de los Ángeles en los Estados Unidos de América en octubre del año 1977 y desde entonces, junto con mi esposa hemos tratado se servir a nuestra iglesia a través del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Actualmente sirvo como Presidente del Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad (OMCC) con sede en Los Estados Unidos hasta el final del año 2009 cuando pasara al grupo internacional de Asia /pacifico por los siguientes cuatro años.

Y bien, hablar del “Movimiento de Cursillos y la evangelización de Europa” es hablar de la evangelización de todo el mundo. Puesto que la manera de evangelizar los ambientes a través de la persona usando el instrumento del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, es la misma aquí en Europa, que lo es en América, Australia, África y Asia. La esencia del Movimiento es la misma en los cinco continentes de este bello mundo.

Cuando yo viví mi Cursillo, el cambio en mi realmente no lo causaron los rollos, sino el testimonio kerigmatico de amistad de las personas que los estaban presentando. Además, el punto que culmino mi principio de conversión fue el encontrar ese mejor amigo que por 27 años anduve buscando. Y ese amigo, lo encontré en un sagrario durante mi Cursillo. Ese testimonio kerigmatico de amistad de las personas y ese amor y amistad en Cristo Jesús, que yo encontré en mi Cursillo, es lo que realmente ayuda a las personas en su inicio de conversión.

En los dos encuentros mundiales de Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades de Roma y en los dos encuentros de los Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades de Bogota Colombia, quedo perfectamente claro que el inicio de conversión de cada persona depende de un encuentro personal con Cristo. Y en la metodología del Carisma del Movimiento de Cursillos, este se da en los tres encuentros de un Cursillo de Cristiandad; encuentro con la persona, encuentro con cristo y encuentro con los demás. Y en este segundo encuentro de la metodología, no se presenta un Cristo teórico alejado ni histórico, sino un Cristo normal, vivo y cercano. Se le presenta a un amigo que siempre los estuvo esperando.

Como les decía al principio, en mi Cursillo, yo no entendí mucho de los rollos. Lo que si me quedo muy claro, fue el producto de esos tres encuentros. Como emigrante a Los Estados Unidos, siempre trate se superarme para poder tener el mismo valor de todos los que me rodeaban y me discriminaban. Pero en este primer encuentro del Cursillo, no solo me pude analizar profundamente, sino que me pude dar cuenta que tenia mucho valor como persona y que no tenia que envidiar los talentos de los demás porque yo tenia los míos propios que tenia que desarrollar y ponerlos al servicio de Nuestro Padre, como seglar y miembro único e importante dentro su iglesia universal.

En el segundo encuentro del Cursillo, me encontré el gran amigo que por 27 años anduve buscando. Tuve ese encuentro muy personal con ese Cristo normal, vivo y cercano quien tuvo el gran detalle, de recibirme con los brazos abiertos y brindarme su amor y su amistad incondicionalmente. Este fue el evento que realmente partió desde la superficie de mi piel hasta lo más profundo de mi corazón. A ese corazón que tantas veces añoro, esa clase de amistad.

En el tercer encuentro, también me di cuenta que existían otros como yo, que buscaban la felicidad permanente y que estaban dispuestos a trabajar juntos, para que muchos otros mas se dieran cuenta de este gran amor y amistad de Dios, en Cristo Jesús.

De esta misma manera, muchos otros millones de personas también han encontrado su valor como personas, el gran amor y amistad de Cristo y la solidaridad de muchos otros hermanos.

O sea que el mensaje de cursillos de que “Dios en Cristo nos ama, transmitido a través de la amistad, a los mejor de cada uno de nosotros que es nuestra propia persona”, sigue siendo tan efectivo como lo fue en aquel Primer Cursillo de Cala Figuera en agosto de 1944.

Y ese viaje desde la piel hasta el fondo del corazón de cada una de las personas, siendo más difícil que el ir desde la tierra hasta el planeta Marte, debido a la relatividad de valores del hombre moderno de hoy en día, el Cursillo lo consigue en solo tres días.

En mis viajes a diferentes países, me he podido dar cuenta que aun existen muchas personas alejadas de la presencia de Cristo que tratan de llenar un vació en su corazón que solo Dios lo puede llenar. Y el Movimiento de Cursillos, con una metodología tan simple y sencilla, le presenta a un Cristo vivo, normal y cercano que esta a solo tres días de su alcance.

También he encontrado que la necesidad primordial del hombre, dentro de sus diferentes costumbres y culturas, sigue siendo encontrar la verdadera felicidad. La felicidad que no es temporal y pasadera como lo que causa los placeres temporales y modernos de nuestras sociedades.

En todos los lugares del mundo donde he tenido la oportunidad y privilegio de visitar, me he encontrado con personas sumamente amables, buenas y con un hambre enorme de Dios. Un hambre que, en nuestro caso, fue despertada por un Cursillo de Cristiandad. Cada lugar que he visitado a sido “Un momento muy cerca de Dios” para mi, porque puedo ver la gran capacidad que nuestro Carisma sigue teniendo para evangelizar. Es increíble que en tres días, pueda cambiar totalmente a una persona y le despierte tanta hambre de seguir cambiando y seguir buscando estar más cerca de nuestro hermano y amigo Cristo Jesús.

Hay que darnos cuenta del gran valor y capacidad de este Carisma, que tanta felicidad ha traído a millones de personas y muy en especial a los alejados.

Pero no por eso, hay que usarlo para curar todos los males de la iglesia o modificarlo o amoldarlo cada ves que resulta algo nuevo en la evangelización.

El carisma del movimiento de cursillos tiene su propia Mentalidad, Esencia y Finalidad, como la tienen los otros 104 Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades reconocidas por la Santa Sede. Esta misma Santa Sede que esta pidiendo a todos los lideres de los Movimientos que profundicen en su propio Carisma y conozcan la mentalidad de su fundador para que cada uno podamos aplicar el Carisma más efectivamente. A nuestros Pastores de cada Diócesis también les están pidiendo que reconozcan los diferentes Carismas para respetar su Mentalidad Esencia y finalidad y podamos ser un complemento en cada una de las Diócesis.

Es extraordinario ver que dentro de nuestra iglesia, existen Carismas para todo. Y que no hay ninguna razón en absoluto de cambiar, amoldar o manipular ningún Carisma para otra finalidad de lo que originalmente fue creado por el Espíritu Santo. Necesitamos entender que lo que el Espíritu Santo otorgo gratuitamente y con un fin especifico, nadie en el mundo lo puede cambiar para otro diferente.

En cada viaje, me enamoro más de lo que el Carisma del Movimiento de Cursillos de Cristiandad sigue dando al hombre de hoy en día, sin la necesidad de cambiar absolutamente nada de su metodología. Me doy cuenta perfectamente que todo esta enfocado a la persona, parte de la persona y va directamente a la persona. Por lo tanto, si queremos que su metodología este al día y respondiendo a los signos de los tiempos, yo creo que es Sentido Común que lo que necesita estar al día son los dirigentes.

Si yo, como persona, estoy al día con la realidad del mundo, si estoy al día con la doctrina de la iglesia y si soy fiel al evangelio, mi mensaje, mi actitud y mi reacción siempre estará al día y dando respuesta a los signos de los tiempos, sin cambiar absolutamente nada de la Mentalidad, de la Esencia y la Finalidad del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

El Carisma del Movimiento de Cursillos es un Carisma kerigmatico, que quiere decir, que si creemos en el necesitamos vivirlo en una forma vivencial, dinámica y llena de gozo. El trasmitir el gozo de la belleza de ser cristiano contagia y va fermentado de evangelio los ambientes. Esos ambientes que cada uno de nosotros vamos evangelizando, siendo testimonio del evangelio de Cristo las 24 horas del día y en cualquier lugar donde nos encontremos. Necesitamos momentalizar el evangelio, con nuestra actitud y nuestra reacción ante todas las realidades que se nos presenten en la normalidad de nuestra vida cotidiana.

Esto es “ser el evangelio” en nuestro metro cuadro móvil. Que en donde quiera que nos vean y a todas horas, vean un evangelio andando.

Hermanos, ahora me preguntan, “ahora que Eduardo Bonnín se ha ido al cielo, ¿quien tomara su lugar?” Y mi respuesta siguen siendo “todos los que encontramos el amor y la amistad de dios en Cristo Jesús en un Cursillo, somos los herederos de ese Carisma y desde el 6 de febrero de este año, a las 4:00 de la tarde en punto, como dijo el Obispo de Mallorca Jesús Murgui, necesitamos empezar a aprender a ser “Aprendices de Cristianos”.

Tenemos una gran palanca con Eduardo Bonnín al lado de Nuestro Señor Jesucristo, y creo firmemente que veremos cosas mucho más grandes en la evangelización del mundo, a través de este bello instrumento de evangelización, que es el Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

De colores y hasta todos los días y siempre,
JUAN RUIZ

Comentarios al artículo omeloni@bvconline.com.ar





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |