Menu



Cómo dejar de ser
Juego que pone como ejemplo la Resurreción a los niños para cambiar sus defectos.


Por: Centro de Actualización Pedagógica | Fuente: CAP



Objetivo:

Reforzar la idea de cambio que nos pide Jesús con su Resurrección.

Desarrollo:

El maestro dividirá al grupo en equipos y les repartirá a cada equipo algún
número de los que vienen a continuación con su tema respectivo para que entre
todos lo preparen y luego lo expliquen a sus compañeros de grupo. Al finalizar
la exposición, los alumnos de los otros grupos opinarán acerca del tema y se
irán llegando a conclusiones.

1.- El perrito juguetón.
Un perrito retozón es muy simpático. Siempre está jugueteando, es cariñoso y se muestra feliz .
Que una persona sea así está muy bien. Pero que sea sólo así, que no sepa ponerse a pensar y a profundizar; que no tenga metas serias, ni se interese por nada que no sea diversión y juego, eso no es ser verdaderamente una persona, no se puede limitar a ser un perrito retozón.
Nadie dice a su perrito: perrito piensa cuál es el sentido de la vida, piensa en los problemas sociales y del país, piensa y haz algo por los que sufren. El que haga eso no sabe que el perro no piensa, ni puede profundizar nada; él solo juguetea.
Hay muchas personas “perrito retozón”. No pueden desarrollarse en plenitud y
obstaculizan a los que quieren vivir en serio su papel de hombres.
÷÷¿Cómo puede una persona superar el modo de ser de perrito retozón?.

2.- El gato comodín.
Un gato comodín busca el lugar más cómodo de la casa. Pasa la mayor parte del tiempo de un cojín a otro. Le ponen la comida en el platito. Ya puede haber ratones, él se despreocupa.
Un gato no muestra interés por las personas de la casa, por sus tragedias íntimas, por sus necesidades apremiantes, él sólo quiere estar cómodo.
Un perro cuida que no entren ladrones, muestra afecto. Un gato comodín sólo
coexiste con las personas, duerme a cualquier hora durante el día y hace sus
vagancias nocturnas. Los hombres que son como gatos comodines son gente corazón de gato, incapaces de ver las necesidades y sufrimientos de los demás, de ayudar y comprometerse.
¿Cómo son las personas que no son gato comodino? ¿Cómo puede una persona dejar de ser gato comodino?

3.- El caracol
Un caracol es una gran concha protectora con un animalito que apenas puede con ella.
Los hombres caracol tienen mucho miedo de que otros lo dañen, los hieran. Temen que algo les salga mal, temen fracasar, que los critiquen. Temen el riesgo.
Se preocupan más por lo que les puede salir mal que de lo que pueden hacer bien.
Por eso casi no hacen nada.
¿Cómo son los verdaderos hombres que no son caracol? ¿Cómo puede una persona dejar de ser caracol?

4.- El maleta.
Una maleta no decide de qué han de llenarla, a dónde la llevarán, dónde la dejarán. El hombre maleta no tiene criterio propio. Otros piensan por él;
¿Cómo son los hombres que no son maleta? ¿Cómo puede una persona dejar de ser maleta?

5.- El balón bofo
Cuando va a jugarse un gran juego y los equipos saltan a la cancha y el público
se emociona, el balón no puede estar bofo, aguado, no bien inflado. Nuestra
vida es más importante que un juego, nuestra voluntad no puede estar como balón bofo.
Los hombres balón bofo no le ponen corazón a lo que hacen, hacen las cosas para salir de paso; lo que hacen no tienen calidad, menos perfección, todo lo hacen como salga. Son impuntuales, incumplidos, malhechos.
Un hombre así...Un país con hombres así...
¿Cuáles son las actitudes contrarias? Mencionen las actitudes que distinguen de manera contraria y precisa a las del hombre “balón bofo”.

6.- Hombre maraña de alambre.
Cuando un alambre se enmaraña es desesperante, no se puede usar. Hay personas con la cabeza, la voluntad, la vida y las relaciones con los demás como una maraña de alambre. No tienen objetivos claros, quieren cosas contradictorias, tienen sus ideas confusas y enredadas, no tienen una síntesis mental, ni una estructura moral que les dé consistencia.
No tienen convicciones, ni creen nada con seguridad. Por eso lo que hagan es
impredecible. Sus ideas y motivos pueden variar y enredarse más, y su vida se va haciendo un lío, quizá cada vez más enredado.
Son desorganizados, desordenados, sus apuntes, su tiempo, todo es un enredo.
Para crecer como personas y ayudar a nuestro mundo a ser mejor, necesitamos ser lo contrario de marañas de alambre.
¿Cómo son las personas que son lo contrario de maraña de alambre?.
¿Cómo puede una persona dejar de ser maraña de alambre?.

7.- El hombre hongo.
Un hongo es un parásito. Un ser viviente que vive a expensas de otro. Un hongo se pega a un árbol y le quita su savia, él no la elabora, la roba y vive de lo que el árbol elaboró. Las personas hongo así son, se aprovechan de lo que otras han hecho. Actitudes de hongo son no estudiar y luego copiar, no colaborar en el trabajo de equipo y luego presentar el trabajo como si se hubiera realizado por todos; hay muchachos que no estudian porque saben que su papá tiene dinero, piensan que tienen todo resuelto ¿No es esto convertirse en un hombre hongo?.
La niña que decide no superarse con la esperanza de casarse con un hombre muy rico es una consumada señorita hongo. El que se cree mucho por lo que fueron sus antepasados sin esforzarse por ser valioso él. El que presume porque tiene un pariente ilustre sin trabajar por emularlo tiene actitudes de hombre hongo.
Allí va el hongo Jr. en un gran auto sintiéndose superior a los demás. Las
personas atenidas y los hongos del árbol no crecen, viven una existencia prestada.
¿Cómo son las personas que no son hongos sino lo contrario?
¿Cómo puede una persona dejar de ser hongo?

8.- El “hombre no”.
Cuando una persona se vuelve negativa, cuando nada le parece bien y todo lo
critica; cuando no colabora y rechaza toda iniciativa, cuando está dispuesta a
no construir, sino a destruir y a la violencia, entonces se ha vuelto un “hombre
no”, tiene el cerebro remojado en agua sucia.
Aquí lo dibujamos rodeado de niebla, porque la niebla con su presencia quita toda belleza del paisaje, ya puede haber una hermosa montaña, la niebla no te deja verla. La niebla quita la luz, no deja ver el camino, te causa miedo e inseguridad.
Una persona “no”, es una persona niebla, no conoce el optimismo y la esperanza. Una persona así no puede llamarse hombre, pues no cree en la humanidad.
¿Cómo son las personas contrarias a los hombres no?
¿Cómo se puede transformar un hombre no en una persona si?

9.- El reyecito tijeras
Los que quieren ser el primero, el más rico, el más poderoso, el que dice la última palabra y domina a los demás. El que quiere más y mejor ropa, la mejor casa, autos y todo; el egoísta que quiere ser el rey prepotente, y hacer todos sus caprichos y que tienen tijeras para recortar a los demás: criticarlos, cortarles su libertad, su dinero, etc.
Ese aunque sea rico y poderoso es un MICRO HOMBRE, es un egoísta incapaz de amar y servir, sólo quiere que le den y lo sirvan. Micro hombres así son causa de grandes males para otros.
¿Cómo son las personas que no son reyecitos tijeras?
¿Cómo una persona puede dejar de ser reyecito tijeras?.

10.- El prisionero
Un prisionero es un hombre sin libertad. No puede decir: señores carceleros este fin de semana me voy con mi familia, o no me gusta irme a mi celda a la hora
fijada, me voy a quedar viendo televisión. El preso tiene que hacer lo que le dicen y si no, le va muy mal.
Hay personas prisioneras, no encadenadas con cadenas de hierro, sino otro tipo de cadenas que le quitan su libertad.
Es importante que los alumnos mencionen las cadenas como son: los vicios, la ignorancia, y todas las actitudes de MICRO HOMBRE.
Un prisionero, mientras menos libertad tiene, menos puede vivir como persona.
Hay que tener libertad para...

CRISTO SALVADOR
Cristo nos puede salvar de ser micro hombres. Quien se llena del espíritu de
Cristo, supera los comportamientos de los micro hombres.
Con Cristo podemos llenar la ilusión de Dios: Ser verdaderos hombres.
Estas actitudes han formado la “M” mayúscula de micro hombres, de mediocres, estas diez las tenemos que evitar y desarrollar las contrarias.
Para no ser micro hombres, sino hombres de verdad, tenemos que tener claro el ideal y la fuerza para lograrlo. Cristo es el ideal. Dios quiere que seamos seres humanos como Jesús. ¿Qué hace de Cristo un ideal del Hombre?, no parecernos a ninguno de estos micro hombres es difícil.
Por eso necesitamos la fuerza superior de Cristo, la gracia que debemos pedirle
a Él.

 

 

 

 

* Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:
Facebook Catholic.net.
Twitter Catholic.net.

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net


 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |