Menu



El pesimismo contagioso
Es la vida de Cristo la que vence en su Iglesia. Ella está viva entre nosotros


Por: Mons. Juan del Río Martín | Fuente: www.diocesisdejerez.org



El católico en la actualidad tiene que luchar contra la plaga de una lectura sesgada y negativa del ser y quehacer de la Iglesia. Ello produce pesimismo y desánimo en muchos espíritus acerca del futuro de la fe cristiana en España y en el entorno cultural europeo. Abundan los «profetas de calamidades» que, bajo un barniz de intelectualidad, citan estudios sociológicos, espléndidamente subvencionados y fuertemente manipulados, para poner en evidencia lo mal que les va a los católicos en la modernidad. Por supuesto, esos mismos concienzudos y costosos informes no se hacen tanto de otras confesiones cristianas, ni de otras religiones, ni de otros grupos sociales o políticos y, en el caso que se hagan, no se les da la publicidad de la que gozan los que se refieren a la Iglesia católica.

Raro es el informativo de cualquier medio que abre su primera página con una noticia positiva de la Iglesia o de los católicos, que hay muchas y muy buenas. Lo corriente es poner el énfasis en las escandalosas o en la ridiculización de determinados mensajes y personas. Esto es sencillamente desinformación, orientada a potenciar la desmoralización en las filas de los cristianos católicos. Es patente la intención de difundir la idea de que la Iglesia tiene «los días contados», que es una «reliquia ideológica del pasado» y que, además, son incompatibles democracia con cristianismo.

El demócrata de moda ha de ser relativista en lo religioso y en lo moral y, por supuesto, crítico con la doctrina y la jerarquía de la Iglesia. Se olvida o calla que los principios que rigen la vida democrática han nacido del cristianismo, y que quienes los defienden son hijos de la tradición y de la cultura cristiana. Se silencia la labor social de la Iglesia, que actúa sobre los más desfavorecidos, sobre los que nadie quiere o sobre los que ya no interesan desde el punto de vista económico.

Para algunos poderes, y España no es una excepción, la democracia será adulta cuando el catolicismo pierda su implantación sociológica porque así lo exige su «ingeniería social» por encima de la realidad ciudadana. Detrás hay enmascarados nacional-laicismos, totalitarios y nihilistas.

Nada de esto es nuevo; ya lo vimos en tiempo de la Ilustración cuando Voltaire dijo: «Por fin se ha acabado esta antigua Iglesia, vive la humanidad». Y ¿qué sucedió, en cambio? Pues como dice el Papa Ratzinger, la Iglesia se renovó y en el siglo XIX florecieron grandes santos, hubo una nueva vitalidad misionera, docente y caritativa con nuevas congregaciones religiosas. Lo mismo sucedió en el siglo pasado. Hitler dijo en cierta ocasión: «La Providencia me ha llamado a mí, un católico, para acabar con el catolicismo. Sólo un católico puede destruir el catolicismo».

Igualmente la gran corriente marxista estaba segura de realizar la revisión científica del mundo y de abrir las puertas del futuro: «La Iglesia está llamada a su fin, está acabada». Son muchos los que han vaticinado el final del cristianismo: ellos han desaparecido y la Iglesia sigue peregrinando «entre las persecuciones de este mundo y las consolaciones de Dios» (san Agustín). Pero «ésta es la fuerza victoriosa que ha vencido al mundo: nuestra fe» (1Jn 4,4-5). Es la vida de Cristo la que vence en su Iglesia. Ella está viva entre nosotros y, en medio de las crisis resurge con nueva juventud y lozanía. No hay que desanimarse, sino mostrar la alegría de ser católico en tiempos de inclemencia. Es urgente recobrar la confianza en la capacidad de la fe para incidir positivamente en la configuración de una nueva cultura. Debemos aprender a no tener miedo, recuperando un espíritu de esperanza y confianza en el Señor que va por delante de nosotros y nos dice: ¡Ánimo, que yo estaré con vosotros hasta el final de los siglos!

D. Juan del Río Martín,
Obispo de Asidonia-Jerez


Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |