Menu



En busca del mundo perfecto
La fe lleva al amor y el amor lleva al servicio


Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net



Cientos de científicos e intelectuales se habían reunido para preparar el manifiesto por un mundo perfecto.

Allí estaban médicos y biólogos, geólogos y astrónomos, meteorólogos y ambientalistas, economistas y químicos, sociólogos y psicólogos, ingenieros y matemáticos, arquitectos y agrónomos, filósofos y periodistas.

La primera sesión tenía un título atrevido y difícil: “Por la construcción de una mentalidad científica”.

Para ello, un grupo de ponentes subrayó la importancia de eliminar todas aquellas visiones “primitivas” que impedían el desarrollo de los pueblos. Atacaron a las religiones y la magia, la brujería y la superstición, las fábulas y las tradiciones absurdas transmitidas de generación en generación entre personas ignorantes y retrógradas.

Otros relatores preferían formular propuestas positivas. Ese era el tema en discusión: crear en el mundo una mentalidad científica. Para ello, resultaba urgente ayudar a las personas a pensar no en clave de consumo y bienestar, sino en función del respeto hacia las fuerzas que rigen los equilibrios del planeta.

Pero aquí surgieron enormes discrepancias. Unos decían que lo más importante era controlar la población mundial e iniciar un proceso para que el número de humanos quedase reducido a 1000 millones de unidades. Otros decían que el problema no era el número, sino la cantidad de consumo, y que los países ricos deberían volver a sistemas económicos similares a los así llamados países pobres. Otros criticaban los acuerdos internacionales para reducir gases tóxicos por el alto costo que implicaban y porque impedían invertir en la mejora de las condiciones de vida de millones de seres humanos. Otros defendían a ultranza esos mismos acuerdos y consideraban que era sumamente irresponsable ponerlos en discusión ante las emergencias del planeta.

Un grupo de especialistas afrontaba el tema de la presunta superioridad del ser humano respecto a los otros seres vivos de la tierra. Varios científicos declararon que después de Darwin era absurdo hablar de “almas espirituales” y de diferencias profundas entre hombres y animales.

Si todos procedemos de un mismo tronco, si la vida no es más que un proceso casual debido a mecanismos cada vez mejor estudiados, llegaba la hora de dejar orgullos absurdos y discriminaciones “específicas”: la hermandad universal entre todos los animales debía ser implantada a través de acuerdos nacionales e internacionales.

Otros consideraron estas propuestas demasiado radicales y difícilmente proponibles ante tantas personas que mantenían aún ideas filosóficas y religiosas sumamente “anticuadas” (según ellos). Había que ir poco a poco, a través de ataques a las religiones por sus posturas intolerantes y anticientíficas, para que, una vez desprestigiadas, los intelectuales pudiesen imponer en el mundo una perspectiva moderna, atea y verdaderamente justa respecto de los demás seres vivos.

El día pasaba y las discusiones transcurrían entre momentos de mayor consenso y momentos de divergencias profundas. No todos estaban de acuerdo en que tal sistema de riego era bueno o malo, o que los transgénicos podían servir a mejorar el mundo o lo estaban arruinando, o si se podía usar el DDT para combatir la malaria o dejarlo de lado aunque cada año millones de personas fuesen contagiadas por culpa de la picadura de un mosquito...

A pocos metros del salón de congresos, un grupo de jóvenes había salido de la parroquia. Fueron a un asilo de ancianos, con sus guitarras y su alegría. Pasaron con ellos una tarde espléndida: chistes, cantos, lágrimas de alegría, anécdotas e incluso un momento de baile entre los ancianos más decididos.

Es verdad: todos queremos un mundo más perfecto. Unos lo buscan sin Dios, de espaldas a todo lo que consideran como “superado” e inútil, porque no pueden medirlo con sus instrumentos técnicos o sus estudios altamente científicos. Otros lo hacen desde las palabras de Jesús el Nazareno. Un Maestro que nos enseñó a dar un vaso de agua fresca a quien nos lo pide a veces con un silencio lleno de deseos.

La fe lleva al amor y el amor lleva al servicio. Por eso, también el cristiano sabrá promover estudios y aplicar nuevas técnicas para que el mundo sea un poco más bueno. Pero lo hará siempre desde una certeza profunda: cada vida humana vale mucho, muchísimo, porque ha sido tocada por el Amor eterno de un Dios bueno.


Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |