Menu



Hablamos de todo, pero... no de lo esencial
Estamos llenos de opiniones, de palabras, pero no siempre llenos de La Palabra


Por: Padre Oscar Pezzarini | Fuente: www.feliceslosninos.org



Hablamos de todo, pero no de lo esencial o más profundo de nuestras vidas. Es algo comprobable lo que nos cuesta hablar entre los seres humanos de las cosas verdaderamente profundas e importantes que hacen a nuestra vida. Estamos inundados de palabras, de ruidos, de opiniones, pero es mucho lo que cuesta que hablemos de cosas verdaderamente importantes o esenciales en nuestra vida.

Nos pasa también a los creyentes, que son muy pocas las oportunidades en las que por ejemplo, hablamos de Dios. Discutimos sobre muchas cosas: pastoral, organización, actitudes externas, métodos, etc., pero difícilmente nos reunimos para hablar de Dios en la vida de cada uno, y en todo caso cómo profundizar más nuestra relación con Él.

Nos quedamos con que son cosas muy íntimas y personales, como que no forman parte de la vida, sino más bien de algo muy oculto, tanto que hasta podemos separarlo: por un lado el Dios en quien creemos y por otro la vida concreta.

Pienso, y compartiendo también con muchas personas, que esto ocurre también en otros ámbitos. Es muy raro encontrarse con un padre o una madre de familia que te hablen del amor que tienen por sus hijos, o que compartan ciertas satisfacciones que les dan.

Lo mismo sucede muchas veces con los jóvenes, a quienes no es fácil escucharles compartir sus ideales profundos, una lectura que les haya hecho bien, de lo que verdaderamente es el motivo de su existencia. Sí en cambio somos capaces de compartir con “lujo de detalles” la última película que hemos visto, o el trabajo que estamos haciendo o lo que planeamos como salida en los próximos días.

Hasta nos pasa a los sacerdotes, que a veces en nuestras prédicas hablamos de muchas cosas que tienen que ver con lo organizativo, con las dificultades actuales, pero nos falta llegar a lo profundo de la relación de los hombres con Dios, de la vida eterna y a veces hasta de lo misericordioso que es Dios.

Estamos llenos de opiniones, de palabras, pero no siempre llenos de La Palabra. Nos cuesta cada vez más hablar de ciertos temas, como que una especie de “pudor” nos invade.

Por qué nos pasa esto. Quizás sean muchas las posibles respuestas, pero me parece que una de ellas es una especie de “esclavitud” que tenemos de eso que decimos “el qué dirán”.

Parece que si expresamos lo que sentimos profundamente, eso nos “alejará” de los demás, nos mirarán como “alguien raro”. Si nos preguntan: “¿sos católico?”, seguramente responderemos que Sí, pero a mi manera, pero no un santo, más o menos, y ni se nos ocurriría por ejemplo decir que rezamos, que en lo íntimo de nuestra vida le pedimos a Dios todos los días fuerzas. Todo muchas veces por ser “iguales a los demás”, o para que los demás no nos vean de determinada manera. Y lo mismo nos pasa en otros aspectos: creemos en el amor, pero no tanto; en la fidelidad como algo importante, pero hasta ahí; en el trabajo, pero...

Hablemos también de las cosas más profundas e importantes, porque es cierto que lo que llevamos adentro, si no compartimos lo que tenemos en el corazón, en el alma, corremos el riesgo de que se nos queden vacíos.

Padre Oscar Pezzarini
Superior Provincial de la Obra Don Orione en Argentina, Paraguay, Uruguay y México

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |