Menu



Senderos comunes entre judíos y cristianos
El «Día del Diálogo» se realiza tratando de forjar una nueva relación creativa entre el judaísmo y el cristianismo


Por: Lisa Palmieri Billig | Fuente: vaticaninsider.lastampa.it



Desde 1990, el 17 de enero de cada año, iglesias católicas, institutos teológicos y asociaciones de amistad judeo-cristiana en toda Italia programan eventos concernientes al diálogo religioso judeo-católico. Esta fecha precede inmediatamente a la semana anual de la oración ecuménica por la unidad cristiana.

La proximidad temporal no es casual. Desde la promulgación del documento del Concilio Vaticano II, Nostra Aetate, se ha reconocido que el judaísmo contiene las raíces del cristianismo, un «hermano mayor» contemporáneo en la fe, vital para la cristiandad. Por estas mismas razones, la Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo se encuentra dentro del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos; además, por supuesto, del rol histórico del primer presidente del consejo, el cardenal Agostino Bea, en la promoción del «documento sobre los judíos» durante el concilio.

Esta cercanía temporal, física e histórica puede incurrir en el terreno de la ambigüedad cuando, por el lado judío, surgen los temores del regreso del proselitismo católico, que interfieren temporalmente con el fluir del diálogo. Esto sucedió en el 2009, cuando el rabinado italiano anuló su participación en los encuentros del 17 de enero como forma de protesta por la nueva versión de la Oración para la Conversión de los Judíos de la misa latina del Viernes Santo, publicada como parte del misal tridentino recuperado. La paz se restableció entre los líderes de las dos religiones después de un intercambio epistolar entre la Secretaría de Estado vaticana y el Gran Rabinado de Israel, y de que L´Osservatore Romano publicara artículos explicativos redactados por el cardenal Walter Casper y el padre Norbert Hofmann, respectivamente presidente y secretario de la comisión, especificando que las «esperanzas» católicas de la conversión de los judíos al cristianismo son «escatológicas», y se refieren simplemente al fin de los tiempos, no al momento presente.

Desde el primer coloquio fraternal en 1990 organizado por la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en la iglesia parroquial de Campitelli, cerca del antiguo gueto de Roma, en el que el anterior rabino jefe de Roma, Elio Toaff, y el anterior obispo auxiliar de Roma, monseñor Clemente Riva (de bendita memoria), se reunieron para discutir los temas en común y las preocupaciones, intentando forjar una nueva relación creativa entre el judaísmo y el cristianismo, este «Día del Diálogo» se ha difundido en toda Italia. Hoy, los líderes y participantes del diálogo entablan juntos discusiones teológicas serias, con frecuencia tocando temas importantes de los tiempos.

Después de cubrir los primeros cinco de los diez mandamientos en los últimos cinco años, el tema de este año es «No matarás» (o «No asesinarás», que tal vez expresa mejor la palabra hebrea), el sexto mandamiento.Las directrices para los contenidos son el resultado de un esfuerzo cooperativo entre Mansueto Bianchi, presidente de la Comisión Episcopal para el Ecumenismo de la Conferencia Episcopal Italiana; y Elia Enrico Richetti, presidente de la Asamblea de Rabinos Italianos, y pueden consultarse en el sitio de internet de la CEI.

He aquí un breve panorama de algunos de los eventos destacados del día, sin hacer una lista extensa de los otros muchos encuentros en el resto del país: en Roma, en la Pontificia Universidad Lateranense, el rabino jefe de Roma, Dr. Riccardo Di Segni, hablará junto con el Prof. Mauro Cozzoli. La discusión será presidida por el presidente de la Comisión para el Ecumenismo y el Diálogo de la diócesis, el obispo Benedetto Tuzia; en Viterbo, en el Instituto Teológico San Pedro, Marco Cossuto Morelli, vicepresidente de la Asociación de Amistad Judeo-Cristiana de Roma, hablará junto con la Prof. Maria Brutti; en San Vito dei Normanni, la Comunidad de Hermanas Oblatas Benedictinas junto con la Oficina para el Ecumenismo y el Diálogo de la diócesis recibirán las presentaciones de la Prof. Daniela Piattelli y de don Lorenzo Elia, moderadas por el Dr. Giovanni Morelli; en Asís, tendrá lugar un diálogo en la residencia del obispo (obispado) entre el padre Giulio Michelini (OFM) y Lisa Palmieri-Billig (miembro del comité de enlace del AJC ante la Santa Sede).

La Asociación de Amistad Judeo-Cristiana de Nápo les, en cambio, recurrirá al lenguaje común y universal de la música para celebrar el día invitando a una banda de música klezmer tradicional para entretener (e inspirar) a sus miembros.

Las hermanas benedictinas de Camaldoli en Roma iniciaron con anticipación las celebraciones realizando un coloquio en su hermoso convento en la zona Aventino de Roma el domingo 15 de enero, organizado por la Asociación de Amistad Judeo-Cristiana de Roma (Adelina Bartolomei, presidenta) y la Sociedad Ecuménica SIAE (Stefano Ercole, presidente). El profesor Joseph Sievers, del Instituto Bíblico Pontificio, y el rabino Roberto Colombo presentaron, de común acuerdo, una interpretación profunda, académica y moralmente conmovedora de los textos de las Escrituras sobre la premisa básica: la prohibición del asesinato concierne no solo a la aniquilación física, sino que también se aplica al asesinato de la libertad del hombre. El sexto mandamiento, dijo el rabino Colombo, es una imagen espejo del primer mandamiento de la Biblia judía: «Yo soy el Señor, tu Dios» se encuentra al principio de los primeros cinco, mientras que «No matarás» se encuentra al principio de los segundos cinco. El espíritu divino en todo ser humano puede ser asesinado, es asesinado hoy, suprimiendo la Palabra, por medio de impedimentos autoritarios a la libre expresión del alma.

El rabino Colombo utilizó los comentarios talmúdicos para interpretar los textos bíblicos que prohíben la violencia infligida por las palabras sofocantes de otros, o por el uso de palabras para dañar el buen nombre de otros a través del chismorreo ofensivo, o no utilizando palabras para salvar las vidas de otros («el no utilizar palabras puede matar»). El Prof. Sievers recordó que el antiguo texto hebreo Pirké Avot (Dichos de los Padres) afirma que quien avergüence a otro en público («haga que empalidezca su rostro») no tiene lugar en el mundo que vendrá. El profesor habló del daño infligido por la ira, que puede llevar al asesinato (como en Caín y Abel, el primer fratricidio de la Biblia). «La agresividad verbal de parte de los padres —señaló el Prof. Siever— causa aún más daño permanente, mientras que la difamación verbal (racismo, antisemitismo) es el primer paso hacia la aniquilación física».

En solo diez días, tendrá lugar otra conmemoración, como una especie de secuencia no planificada del Día de Diálogo de la Iglesia con el judaísmo. El 27 de enero, el Día de la Memoria, marca la liberación de Aushwitz. ¿Qué ilustración más conmovedora y trágica de las consecuencias de respetar el sexto mandamiento: «No matarás»?


Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |