Menu



Es un ministerio seglar
La Acción Católica constituye en la Iglesia un ministerio seglar reconocido de forma institucional por la Jerarquía dentro de la estructura visible y orgánica de la comunidad de la Iglesia


Por: Ideario Acción Católica General de Madrid | Fuente: www.archimadrid.es



Es esencial a la Acción Católica General su carácter de asociación seglar . Esta seglaridad la realiza:

a) por la condición seglar de sus miembros que "viven en el siglo, en todos y cada uno de los deberes y ocupaciones del mundo y en las condiciones ordinarias de la vida familiar y social..." . La participación de los fieles laicos tiene una modalidad propia de actuación y de función que, según el Concilio, es peculiar de ellos. Tal modalidad se designa con la expresión ´índole secular´.

b) por la responsabilidad auténtica de sus dirigentes. "La responsabilidad y compromiso directivo de los laicos tiene su razón de ser en el hecho de que éstos, viviendo en todos los ambientes de la vida social, están por ello en grado de llevar al gobierno de la Acción Católica una aportación de experiencias y conocimiento directo de las necesidades, de los remedios, de los peligros que pueden escapar a la mirada del sacerdote. Además, su responsabilidad aviva en ellos el espíritu de iniciativa y los estimula a la búsqueda de soluciones y a la acción" . "Los laicos son responsables inmediatos y directos de la dirección de la Acción Católica en cada uno de sus estadios o ámbitos. El presbítero hará presente al Obispo dentro de la Acción Católica, entre otras razones, para que la Acción Católica sea y ofrezca la visión y la vida completa de la Iglesia. Pero los responsables experimentados y reconocidos en la dirección de la Acción Católica son los laicos" .

c) por la función peculiar que desarrolla en la común tarea apostólica y que realizará por una especial atención a la situación social y su evolución y a la situación de la Iglesia en relación con la sociedad y el Estado; y por una constante preocupación por la promoción humana . "En general hay que decir que los laicos viven en la Acción Católica la triple y necesaria función de ´sacerdotes´, ´profetas´ y ´reyes´. Es más, su testimonio, gesto y palabra es absolutamente imprescindible en lugares y ambientes donde sólo ellos pueden darlo y hacer presente a la Iglesia" .

Esta exacta seglaridad no es una anárquica ´corresponsabilidad´ que confunda la responsabilidad propia y peculiar de los seglares, que la tienen por su bautismo y no por una delegación o concesión de la Jerarquía. Ni es una excesiva dependencia de los pastores que impidiera la verdadera responsabilidad, la iniciativa y veracidad de juicio. Para ello se atenderá a una adecuada educación para la libertad.

"Los seglares también pueden sentirse o ser llamados a colaborar con sus Pastores en el servicio de la comunidad eclesial para el crecimiento y la vida de ésta, ejerciendo ministerios muy diversos, según la gracia y los carismas que el Señor quiera concederles" .

La Acción Católica constituye en la Iglesia un ministerio seglar ya que es una vocación suscitada por el Espíritu, enriquecida con un carisma peculiar, cuyo fin y naturaleza es eclesial, reconocida de forma institucional por la Jerarquía dentro de la estructura visible y orgánica de la comunidad de la Iglesia "en la que asegura su servicio especial" .

La Acción Católica "está llamada a realizar una forma singular de "ministerialidad" laical orientada a la "implantación" de la Iglesia y al desarrollo de la comunidad cristiana en íntima unión con los ministros ordenados" y es, por ello, por lo que "tiene un puesto no históricamente contingente, sino teológicamente motivado por la estructura eclesial" . "Esa forma singular de ministerio laical que es la Acción Católica ... ayuda a vivir la consagración hecha en el Bautismo y la Confirmación" .

El mismo Juan Pablo II había explicado que "esta peculiar forma de ministerialidad laical está fundada teológicamente sobre la estructura de la Iglesia. Cuerpo místico de Cristo, sacerdote, profeta y rey. En este cuerpo místico, a vosotros se os ha confiado una función específica como colaboradores unidos íntimamente y de modo singular a la obra de los ministros ordenados. Precisamente de esta particular relación con la Jerarquía vosotros sacáis la específica característica que siempre debe distinguiros, es decir, el carácter eclesial de vuestra Asociación" . "La singular forma de ministerialidad de vuestra asociación eclesial os pone al servicio de toda la comunidad cristiana y del país. Que vuestro servicio sea humilde, que sea una entrega sin reserva de vosotros mismos a los hermanos, que sea una búsqueda de aquel ´último puesto´ de que habla el Evangelio. Ser servidor de todos. En la lógica del Reino divino este es el auténtico primado" .
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |