Menu



Fuentes de la Acción Católica
Una sensibilidad y una docilidad renovadas para valorar, comprender y seguir la llamada de Dios que se nos comunica desde estas fuentes


Por: Ideario Acción Católica General de Madrid | Fuente: www.archimadrid.es



1.- Herederos de una historia y responsables de su vitalidad

"La Acción Católica ocupa un capítulo importante en la vida de la Iglesia del presente siglo como movimiento seglar especialmente vinculado con la Jerarquía.

Su historia, aunque breve, es una historia de transformaciones y continua actualización al hilo de la renovación eclesial y de cambios sociales" . Así comienzan las Bases de la Acción Católica Española, aprobadas por la Conferencia Episcopal en 1993.

La Acción Católica no podemos inventárnosla. Pero sí redescubrirla, realizarla y renovarla constantemente. Hacer que hoy, como ayer, sirva eficazmente a la renovación de la Iglesia de Jesucristo: "Debemos mostrar la imagen de una Acción Católica rejuvenecida, fiel a su tradición original, pero abierta a las exigencias de la historia, profundamente invadida por el Espíritu de Dios, que es Espíritu de pasión evangelizadora y misionera" . Por eso debemos ser conscientes de que:

a) La Acción Católica es heredera de una historia de fidelidad y de servicio: "desde hace más de cien años se ha revelado como fuente válida de formación... vivero de vocaciones... escuela de apostolado" . Pero "no está atada al pasado, sino que en el pasado encuentra guía para el presente y para el futuro" . "Si la Acción Católica es fiel a sus orígenes y a su larga historia, se agotará evangelizando, formando laicos diocesanos misioneros, anudando comunidades" .

b) Por eso, somos responsables de la vitalidad actual de la Acción Católica General, y de su utilidad al servicio de la Iglesia. Es un Movimiento que, "a lo largo de su existencia, ha sabido mantenerse siempre idéntico a sí mismo en todas sus características esenciales, y al mismo tiempo ajustarse a las necesidades particulares del momento, interpretando oportunamente los signos de los tiempos y encontrando las soluciones más apropiadas... a la evolución histórica" . "En una hora urgente para la presencia de los laicos en la vida de la Iglesia, en la renovación de las Parroquias y de la vida pública, los Obispos, valorando y agradeciendo todo el servicio que los distintos Movimientos laicales están dando a la Iglesia, optaban de nuevo por la Acción Católica y confiaban en que fuera enriqueciendo su vieja historia con nuevos servicios eclesiales" .

c) Para la Iglesia el criterio de su renovación "es retornar a las fuentes, buscar nuevamente en el Evangelio, en la historia del Pueblo de Dios y de los Santos, en el Magisterio de la Iglesia, las fórmulas apropiadas de la novedad regeneradora" .

Y por eso la Acción Católica siempre habrá de "buscar los nuevos recursos de que tiene necesidad para conservarse viva y eficaz, en sus mismas raíces interiores, en sus razones de ser, en su profunda inmersión en las fuentes de la verdad, de la liturgia y de la gracia, en su cohesión con la Jerarquía" . "La Acción Católica es un movimiento providencial que nació hace muchos años y que significó el primer despertar de la participación de los fieles laicos en la misión evangelizadora de la Iglesia. Pasó momentos de desierto pero creo que estamos viviendo un momento providencial" .

De nuestra fidelidad, pues, a nuestra propia identidad y de este recurso a las propias raíces, depende nuestra renovación y nuestra eficacia apostólica. Olvidarlas sería condenarnos a la ineficacia y, por último, a nuestra propia desintegración.


2.-Las fuentes de identidad

Las fuentes que definen la identidad de la Acción Católica, sus objetivos y notas son:

1º. La Palabra de Dios. Ella nos habla de nuestra incorporación a Cristo, nuestra Cabeza; formando todos un Cuerpo único con múltiples miembros, diversificados y unidos por un mismo Espíritu.

Es el punto de partida insustituible. Juan Pablo II define a los seglares partiendo del Bautismo que los hace "hijos en el Hijo", miembros de su Cuerpo y "templos vivos y santos del Espíritu. El Bautismo confiere una participación en el oficio sacerdotal, profético y real de Jesucristo" .

Toda actitud apostólica y todo grupo o asociación que quiera servir a la Iglesia realizando la misión que ella recibió de Jesucristo, ha de partir de esta realidad fundamental que el Papa nos recuerda.

2º. La enseñanza de la Iglesia, custodia e intérprete de la Revelación. Ella determina nuestra función especifica en la misión única de la Iglesia.

3º. Nuestra propia historia que está estrechamente ligada a la vida de la Iglesia y a la enseñanza y gobierno de la Jerarquía, en el mismo nacimiento y desarrollo de la Acción Católica General.

4º. Los signos de los tiempos, interpretados a la luz de la fe. El Espíritu de Dios nos da especial sensibilidad para captarlos, y desde ellos nos muestra los caminos de su voluntad y nos ayuda a servir adecuadamente a los hombres concretos, reales de nuestro tiempo.

"Es deber permanente de la Iglesia escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio, de forma que acomodándose a cada generación, pueda la Iglesia responder a los perennes interrogantes de la humanidad" .

Todo cristiano, y especialmente el militante de la Acción Católica, ha de tener una sensibilidad y una docilidad renovadas para valorar, comprender y seguir la llamada de Dios que se nos comunica desde estas fuentes.


3.-La fidelidad, origen de su vigencia permanente


Esta fidelidad a sus raíces y esta docilidad al Espíritu y su "completa solidaridad con la Iglesia" son la razón de que la Acción Católica "no esté superada, no sea sustituible, ni esté exhausta" . Por eso, "los pastores saben bien, que es obligación suya conservarla y promoverla. No es un fenómeno caduco que tuvo su tiempo -como dicen algunos-; es un órgano integrador de la estructura eclesial, y es de tal importancia en las contingencias históricas actuales, que sería juicio erróneo tenerla en mediocre consideración" .

Juan Pablo II ha reiterado su confianza en la Acción Católica: "La Iglesia os necesita, necesita vuestra riqueza espiritual, vuestra capacidad de crear toda forma útil de servicio para cumplir vuestra función específica en el ámbito del cuerpo místico" . La Acción Católica "se ha revelado como fuente válida de formación para fieles de toda edad y categoría, niños, adultos, estudiantes, trabajadores..." .


- Más información acerca del movimiento Acción Católica

- La Acción Católica en el mundo

- Acción Católica General de Madrid





 

 

 

 

 



 

 

 

 

 



 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |