Menu



La Acción Católica es una vocación y un carisma
Los seglares que descubren en la Acción Católica la concreción de su vocación cristiana, encuentran su lugar específico dentro de la Iglesia


Por: Ideario Acción Católica General de Madrid | Fuente: www.archimadrid.es



La Acción Católica está, ante todo, constituida por una vocación "que Dios suscita del seno mismo de la comunidad de los fieles" . "La vocación de Dios no tiene por qué ser a una elección de estado; Dios nos llama continuamente a diversas misiones concretas y en especial a la santidad. Aceptar una vocación es cumplir la voluntad del Padre y se descubre que se ha acertado en la elección, porque viviendo esta vocación en profundidad, toda la vida adquiere un nuevo sentido" .

La particular vocación de los laicos en su compromiso con la Acción Católica conlleva unas consecuencias lógicas entre las que podemos destacar:

a) en orden a la misma promoción de la Acción Católica y la búsqueda de nuevos militantes: necesidad de pedir insistentemente al Dueño de la mies que suscite estas vocaciones (Mt 9, 38). En nuestra oración personal no debemos dejar de pedir a Dios: "con tu vocación suscita en nuestras comunidades un ferviente espíritu apostólico que lleve a mujeres, hombres, jóvenes y juveniles a comprometerse, desde la Acción Católica, en el servicio a tu Iglesia por la que Tú te entregaste para santificarla" .

b) en orden a la respuesta de los llamados: generosidad ya que es la forma concreta de realizar su misma vocación cristiana que es esencialmente apostólica . Esta respuesta será siempre personal y libre, pidiéndole al Señor "disponibilidad abnegada, fidelidad, santidad y constancia" .

c) en orden a la personalidad del militante: la hace armónica, auténtica y progresiva. Como toda vocación, enriquece la personalidad, integrando y dando unidad a todos sus elementos: ser, actuar, espiritualidad y sus formas concretas, formación, relación con todos los miembros de la Iglesia y con los diversos ministerios y servicios. La importancia de la formación tiene su fundamento en que ésta "debe ser entendida no como una simple adquisición de saberes, sino como el logro progresivo de un modo de ser, de pensar, de sentir, de actuar y de vivir -personal y comunitario- profundamente cristiano" .

Los seglares que descubren en la Acción Católica la concreción de su vocación cristiana, encuentran su lugar específico dentro de la Iglesia en la que trabajan por y para la misma Iglesia y la sociedad.


Es un carisma

En correspondencia con esa vocación, la Acción Católica supone un carisma que Dios gratuitamente da a quienes quiere para común edificación y servicio de la Iglesia (1 Cor 12, 7) . El carisma de la Acción Católica es el de un vivo y operante "sentido de Iglesia".





 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |