Menu



1. Día primero: Creación de la luz
La tierra era todo oscuridad, desorden y tiniebla. Y dijo Dios:


Por: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net



Creación del mundo: Siete días

El autor del libro del Génesis, que significa "origen," se imagina a Dios como a un obrero que trabaja seis días y el séptimo descansa. Por eso explica así la creación de la bella naturaleza.


Día primero: Creación de la luz

Este es el primer libro de la Biblia. Se llama Génesis. En los capítulos uno y dos se narra la creación del mundo.

Palabra de Dios: Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era todo oscuridad, desorden y tiniebla. Y dijo Dios: Que exista la luz. Y la luz existió. Vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de la tiniebla: llamó Dios a la luz "día", y a la tiniebla "noche". Pasó una tarde, pasó una mañana: el día primero (Génesis 1.1-5).

Enseñanza

Miguel Magone era un alumno de san Juan Bosco. Por la noche, cuando no tenía sueño, se salía a la ventana del dormitorio para mirar a las estrellas. Una noche, el maestro se despertó y lo vio. Entonces le pregunta:
- ¿Qué haces aquí, Migue?
Y el niño contestó:
- Me alucina ver el universo por la noche.
- ¿Por qué razón?, - le volvió a preguntar el maestro.

Y Migue responde:
- Porque lo veo todo ordenado, perfecto, maravilloso y obediente tal y como lo hizo Dios desde el principio de la creación.
- ¿Y qué se te ocurre mientras miras las estrellas y el cielo?
- Mire, señor maestro, pienso en Dios. Es grande, poderoso, lo puede todo y nos quiere mucho. Y también pienso que todos los astros le obedecen. Y yo, que soy todavía un niño, le desobedezco a veces. Eso me entristece. Por eso, al contemplar las estrellas, me entran ganas de ser mejor con mis padres, con los compañeros y con Dios.

El maestro, alucinado por sus respuestas, le dice: Vete a la cama, Migue, que mañana hay que estudiar. Sí, señor maestro, pero que sepa que quiero ser luz y nunca tiniebla.


Diálogo: ¿Te gusta lo de Migue?

Oración:

Señor, cada día te doy gracias por la naturaleza que ven mis ojos. Te pido para que nadie la contamine. Haz que los gobernantes empleen los bienes de la tierra y respeten los árboles, los animales y el aire puro que creó Dios.



Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |