Menu



141. Jesús Se Aparece A Sus Discípulos
Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se colocó en medio y le dice: - Paz con vosotros. Dicho esto les mostró las manos y el costado. Los discípulos se al


Por: P. Felipe Santos sdb | Fuente: Catholic.net



PALABRA DE DIOS:
Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se colocó en medio y le dice: - Paz con vosotros. Dicho esto les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron al ver al Señor. Jesús repitió: - Paz con vosotros. Como el Padre me envió, así os envío a vosotros. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: - Recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados. Los discípulos le dicen a Tomás: - Hemos visto al Señor. El replicó: - Si no veo en sus manos la marca de los clavos y no meto el dedo por el agujero, si no meto la mano por su costado, no creeré. A los ocho días volvió de nuevo y les dijo: - Paz con vosotros. Después dijo a Tomás: - Mete aquí el dedo y mira mis manos; trae la mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo antes cree. Le dice el Señor: - Porque me has visto, has creído; dichoso los que creerán sin haberme visto (Juan 20. 19.29).

ENSEÑANZA

Migue le daba vueltas a los discípulos y a su desconcierto al ver al Señor resucitado.
¿Por qué tenían miedo, mamá?, - pregunta Estefanía.
Porque no habían recibido el Espíritu de Cristo resucitado. Una vez que lo recibieron, se les quitó el miedo para siempre. Lo veremos más adelante cuando la iglesia de Jesús comienza a nacer con sus seguidores.
¿Por qué era tan cabezota Tomás?
Porque no estaba allí cuando se apareció Jesús. No hacía caso a lo que decían los otros apóstoles. No se fiaba de ellos.
Migue le hace al padre esta pregunta: Papá, ¿no te parece que hoy hay muchos como Tomás en la vida?
Es cierto. La gente cree sólo en lo que palpan sus sentidos y lo que ven con sus propios ojos.
¿Sabes, hijo mío, lo que les suelo decir? No, dímelo.
Les digo lo siguiente: ¿Eres consciente del momento en que nacías de tu madre?
No, me responden.
Pero, ¿crees en tu madre y en sus palabras? Claro que sí. Pues si te fías de tu madre, igual sucede con Jesús.
El reproche que Jesús hace a Tomás tiene plena actualidad: "Dichosos los que crean sin haberme visto".
Esos somos nosotros y muchos millones más. Poco a poco, sobre todo cuando comió con ellos en el lago, se dieron perfecta cuenta de que no era un fantasma sino el mismo Jesús resucitado como se lo había dicho muchas veces ante de que sucediera.
DIALOGO: ¿ CREES POR LA FE O TIENES QUE TOCAR Y VER?

ORACIÓN

Señor, gracias porque te quiero y creo en ti aunque no te haya visto.

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |