Menu



San Pablo, modelo de discípulo y misionero de Jesucristo
Por el obispo de Tehuacán (México), monseñor Rodrigo Aguilar Martínez


Por: Rodrigo Aguilar Martínez | Fuente: ZENIT.org



TEHUACÁN, sábado, 21 junio 2008 (ZENIT.org).- Publicamos la carta que ha enviado el obispo de Tehuacán (México), monseñor Rodrigo Aguilar Martínez, con motivo del Año de san Pablo que comenzará el próximo 28 de junio.

* * *

Con ocasión de celebrar los dos mil años del nacimiento del Apóstol San Pablo, el Papa Benedicto XVI ha concedido la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria. Buen número de personas me han hecho algunas preguntas al respecto. Trato brevemente el tema en mi mensaje de hoy.

Cristo Jesús fundó la Iglesia sobre el grupo de los Doce Apóstoles, a cuyo frente puso a San Pedro. San Pablo no perteneció al grupo de los Doce Apóstoles, incluso en un principio fue perseguidor de los que creían en Jesucristo; pero tuvo un notable cambio en su vida, convirtiéndose en un apasionado discípulo y misionero de Cristo Jesús, difundiendo con valentía y convicción su Evangelio en muchas ciudades del Imperio romano. No se puede entender la vida de la Iglesia en sus primeros años sin la vida y la misión de San Pablo. Quien ahonda en la figura y el testimonio de San Pablo, no puede quedar insensible ante él, pero especialmente ante Aquel que lo transformó: Cristo Jesús. Efectivamente, San Pablo llega a decir: "Todo lo considero basura, con tal de ganar a Cristo" (Flp 3, 8); y "ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mí" (Gal 2, 20); por Cristo y por el anuncio de Cristo, San Pablo padece cárceles, azotes, naufragios, peligros de ríos, de salteadores, días sin comer, noches sin dormir (cf. 2Cor 11, 22-31); pero su fuerza y su gloria está en Cristo Jesús, por eso exclama "todo lo puedo en Aquel que me conforta" (Flp 4, 13).

Si el Acontecimiento y el Documento de Aparecida nos lanza a ser discípulos y misioneros de Jesucristo, este Año Jubilar paulino nos da el testimonio de un admirable discípulo y misionero. Veamos ahora qué significa la indulgencia, que el Papa favorece que podamos ganar.

Por el sacramento de la penitencia Dios nos perdona los pecados que hayamos cometido; pero queda la pena temporal, de la cual podemos ser purificados mediante la oración y las distintas prácticas de penitencia y obras de misericordia en la tierra, o después de la muerte en el purgatorio.

La indulgencia es el perdón que Dios nos concede de esa pena temporal, al aprovechar el "tesoro de la Iglesia", que es el valor infinito de la redención de Cristo y las oraciones y buenas obras de la Virgen María y de los Santos, unidos a Cristo. Efectivamente, si con Adán somos solidarios en el pecado original, con Cristo somos solidarios en la gracia.

Cada quien puede ganar la indulgencia para sí mismo o también para algún difunto, una sola vez cada día. Se requiere confesión sacramental, participación en alguna Celebración eucarística y comunión o alguna Celebración piadosa en honor del Apóstol San Pablo, oraciones por las intenciones del Papa (Padre Nuestro, Credo, invocaciones a María Santísima y San Pablo) y excluir cualquier apego al pecado, o sea luchar con firmeza por despojarnos del "hombre viejo", como dice San Pablo, revistiéndonos del "hombre nuevo" (cf. Ef 4, 17-24; Col 3, 5-15), en otras palabras, con firme propósito de vencer la inclinación al pecado y de crecer en las virtudes.

En la Diócesis de Tehuacán he dispuesto que se pueda ganar la indulgencia plenaria en este Año Jubilar paulino -que va del 29 de junio de 2008 al 29 de junio de 2009- en los domingos de ese tiempo y en los días 29 de junio y 25 de enero, sea en la Iglesia Catedral como en los cuatro pueblos que tienen como Patrono ante Dios a San Pablo, y son: San Pablo Tepetzingo, San Pablo Zoquitlán, San Pablo Ameyaltepec y San Pablo Tetitlán.

Reitero a usted la invitación para que crezcamos en el conocimiento y la difusión de la vida, la misión y la doctrina de San Pablo, además de ganar muchas veces la indulgencia plenaria.

+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo de Tehuacán
 

Para recibir las noticias de Zenit por correo electrónico puede suscribirse aquí


Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |