Menu

Jesús bendice a los niños
Jesús y sus amigos

Dejad a los niños y no les impidáis que vengan a mí, porque de éstos es el Reino de los Cielos.


Por: P. Enrique Cases | Fuente: Catholic.net



Fiarse de Dios

Se hace el silencio entre todos; tienen que asimilar la nueva luz, pues aunque ya la vivieran, no dejaba de ser algo muy nuevo y exigente. "Entonces le presentaron unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los discípulos les reñían. Ante esto, Jesús dijo: Dejad a los niños y no les impidáis que vengan a mí, porque de éstos es el Reino de los Cielos. Y después de imponerles las manos, se marchó de allí"(Mt). Esta era la respuesta a sus inquietudes: fiarse de Dios como el niño de su Padre, ser sencillos, guardar esa bendita inocencia de los comienzos, no mancharse con los pecados de la vida adulta, amar lo pequeño. En esa alma puede residir Dios y crear un verdadero reino.
 

 

 

 










 






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |