Menu


El arte de la homilía
La importancia de los actos fonéticos


Por: Tito Ballesteros López | Fuente: Catholic.net



La palabra

“Homilía significa conversación familiar. Es una exhortación fraternal, clara, adaptada a la comprensión de los oyentes en torno a la palabra que se ha escuchado y que debe exponer los misterios de la fe y las normas de vida cristiana a partir del texto sagrado (SC 52)”.

Detrás de cada expresión del sacerdote en la homilía, se encuentran palabras de colores, escrituras, símbolos, aromas, testimonios, reflexiones, historias, ademanes, gestos, tics, ritmos maneras de ocupar un lugar en el espacio, y por último el idioma, el cual permite que el proceso interno de cada cual se retroalimente y reciba las palabras del otro como palabras de la Iglesia que peregrina.

El lenguaje articulado supone una coordinación neuromuscular de diferentes órganos oro-faringo-laríngeos para unir elementos básicos llamados "fonemas", en palabras con significado referencial a un código pre-establecido por la lengua materna; previamente a esto, se da una fase de actividad de la musculatura oro-facial y respiratoria.

De ahí que la homilía tenga en cuenta este aprendizaje y los tres actos fonéticos que le son propios:

- Actos práxicos: respetan los lugares de las sílabas dentro de las palabras

- Actos secuenciales: respetan el orden de los sonidos dentro de las palabras

- Actos rítmicos: efectúan la correcta entonación de cada palabra


Limitaciones y recursos para hacer más eficaz la comprensión de la Palabra de Dios

En esta parte se describen algunas de las dificultades a las que los sacerdotes se enfrentan diariamente y tienen el reto de superar con la intención de hacer sentir las palabras de Dios.


Limitaciones

No hay suficiente preparación de la homilía
Mensaje ambiguo
Mala pronunciación
Lenguaje lejano de la realidad
Hermenéutica de los textos bíblicos
Homilía repetitiva, regañona, reiterativa, recolecta, etc.
Manejo de la voz
Uso de micrófonos
Monotonía del rito
Fatiga del discurso
Falta de religiosidad de los fieles
Sociedad audio-visual
Distracción de los feligreses
Cultura de la asamblea
Crisis religiosa
Influencia de los medios de comunicación
Templos ruidosos
Acústica
Iluminación
Poca ventilación
Insuficiente vivencia del Evangelio


Recursos

Buena expresión oral y corporal
Establecer ideas principales y secundarias
Espiritualidad
Tono y volumen de voz adecuados
Preparar la homilía
Ejercicios de vocalización
Creatividad
Excelente presentación personal
Calidez en la voz
Manejo de los silencios y pausas
Mensaje claro, convincente y actual
Conocimiento del público y el contexto
Formación en homilética
Reconocimiento del espacio donde va a celebrar
Empatía con los fieles


La asamblea

Saber con quién y a quién se habla da un conocimiento previo que contribuye a ser más asertivo en la comunicación. Al conocer las expectativas, temas de interés y parte de su cotidianidad, las homilías serán más escuchadas.

- ¿Quiénes son los feligreses y con qué expectativa u objetivo están ahí?

- ¿Qué nivel de conocimiento tienen del tema?

- ¿Conoce sus características? ¿Son en su mayoría jóvenes, ancianos, profesionales, etc?

- ¿Cuáles son los valores de la asamblea?

- ¿Cuáles son sus puntos de interés?

- ¿Qué tienen en común?

- ¿Qué tipo de actividades de tiempo libre practican? Estos detalles servirán para dar ejemplos y acercarse a los fieles.

- ¿Su vocabulario es adecuado para la asamblea?

- ¿Si cambia la asamblea cambia su vocabulario?

- ¿La homilía promueve relaciones de convivencia?

- ¿Cómo les puede ayudar su predicación?

- ¿Cuál es el grado de participación religiosa?

- ¿Qué sentido de pertenencia tiene los fieles con su parroquia?


“La Homilía como parte de la liturgia, es ocasión privilegiada para exponer el Misterio de Cristo en el aquí y ahora de la comunidad, partiendo de los textos Sagrados, relacionándolos con los sacramentos y aplicándolos a la vida concreta. Su preparación debe ser esmerada y su duración proporcionada con las otras partes de la celebración” (C.V.II 930).


Considere:

- El miedo es común a todo orador. Para controlarlo, aprenda a respirar y mire a la asamblea antes de pronunciar sus primeras palabras

- La acción debilita y hace desaparecer el miedo ante nuevos escenarios o asambleas. Por eso, no se esconda en el ambón. Salga de ahí, si es posible, acérquese a su feligresía. Lo sentirán más cercano y usted se sentirá mucho más seguro

- Siéntase bien con usted mismo. Deje sus problemas personales afuera. En la homilía usted se debe únicamente a los fieles

- Ante la mirada de los demás ¿cómo se siente? ¿qué dicen sus miradas? ¿están listos para escucharlo?

- Si ha preparado y tiene una estructura ensayada, lo más posible es que todo salga bien


El antídoto más eficaz contra el nerviosismo es una preparación total, previa y rigurosa


Antes de la homilía

La homilía se basa en tres aspectos principales: formal, la palabra; material, el contenido; y espiritual, vivencia de la fe

Piense en el tiempo que dedica un médico, un arquitecto, un odontólogo, un científico... a conocer y dominar los instrumentos de su respectiva profesión. ¿Cuánto tiempo dedica a la preparación de su homilía?


- Llegue temprano

- Ensaye lo que se va a decir

- Esté tranquilo antes de empezar a hablar

- Familiarícese con el sitio, conózcalo de memoria

- Observe con detenimiento la asamblea

- En ocasiones contará con personas que lo pondrán nervioso

- Identifique los elementos distractores y retirelos

- Si predica en un lugar inusual obsérvelo antes de iniciar

- Tenga cuidado con los objetos sobre el piso (Cables, tomas, etc)

- Sepa bien lo que se va a decir

- Planee primeras frases: cortas y sencillas

- Piense ideas positivas para obtener seguridad

- Revise sus posturas

- Planee las expresiones que servirán como conectores entre ideas de su homilía

- Escriba como habla

- Sea espontáneo

- Defina, recuerde y aplique el objetivo de su mensaje

- El contacto visual genera la participación de la audiencia

- Un discurso semipreparado no se ha dicho

- Si el contenido carece de aparente propósito o tema central, se puede perder el objetivo comunicativo y se termina repitiendo las orientaciones de siempre

- Se es elocuente cuando se habla de lo que se sabe

- Su manera de ser incide en los demás

- Defina una o dos ideas principales y dos o tres secundarias. Así tendrá un derrotero a seguir y evitará dar círculos en su predicación

- Prepare su predicación con un grupo de laicos idóneos


Ejercicio 1: Comprensión de lectura

Tome un texto y ubique personajes principales, secundarios, espacios físicos, tipos de narración, tema central, objetivo del texto. Esto le permitirá conocer más de cerca la lectura y así apropiarse del sentido que ella expresa.


Durante la celebración (I)

- Que los ornamentos no le molesten, de lo contrario, eso podría distraerlo y también a la asamblea

- Bien planchado

- Zapatos embolados

- Que su presentación personal denote frescura

- Procure un adecuado uso de técnicas no verbales (ej. expresiones faciales, gestos, movimientos corporales, dominio del escenario)

- Tenga en cuenta a la asamblea como agentes activos

- Muéstrese seguro

- Una introducción sólida y creativa atrapa a la audiencia en la temática y produce deseo de querer oír más

- Las ideas principales captan la atención y facilitan el buen desarrollo del mensaje

- El mensaje de la homilía es muy importante expréselo con emotividad

- El contenido debe ser claro, enfocado y adecuado a la audiencia y al motivo. (no todos los públicos son iguales)

- Lo que usted siente lo transmite a la asamblea. Lo que usted no siente, la asamblea no lo percibe

- Los detalles cuidadosamente seleccionados y mencionados estratégicamente producen un impacto óptimo

- Pronuncie correctamente

- Si es conveniente, utilice frases coloquiales para realzar el mensaje

- Un lenguaje figurativo o creativo evoca imágenes y una respuesta emocional adecuada de la audiencia

- Es mejor utilizar un lenguaje fresco, preciso y colorido que produzca un impacto de alta recordación

- Errores de gramática y uso del lenguaje pueden comprometer el significado y la credibilidad del predicador y el mensaje

- Las variaciones en velocidad, volumen, tono e inflexión de voz causan un impacto en el propósito y el mensaje

- Use o mencione fuentes de información (revistas, periódicos, investigaciones) brindan apoyo preciso y creíble. El auditorio notará que usted está bien informado y que hace una interpretación de acuerdo al día

- Defina su estilo, confróntelo con la asamblea

- Dosis de humor

- Aumente su vocabulario





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!