Menu

El conflicto religioso
El reto es saber reconocer esta identidad, la fe religiosa, sin denigrar ni despreciar, como una bendición social


Por: Rabbi David Rosen | Fuente: www.tedxviadellaconciliazione.com



Durante la época del apartheid, David Rosen fue el rabino principal de Ciudad del Cabo, África del Sur, el hogar de la comunidad ortodoxa judía más grande en el mundo. Más tarde se convirtió en el Gran Rabino de Irlanda, fue nombrado caballero por el Papa, y nombrado Comandante del Imperio Británico.

Es una de las figuras más importantes del mundo en asuntos interreligiosos. Durante el apartheid, Rosen quería que su comunidad combatiera el conflicto racial que tenía lugar. Por lo tanto, se vio envuelto en el diálogo interreligioso.

A través de este trabajo, se dio cuenta que si se afirman valores como la dignidad humana, la fidelidad a estos valores requiere de un diálogo con los demás, independientemente de sus diferencias. Él cree que si nos aislamos, aumentamos la incomprensión y la violencia, mientras que el diálogo interreligioso fructífero surge de la fidelidad a nuestras tradiciones religiosas individuales.

 

Web: Rabbi David Rosen


Algunos puntos de la charla del rabino David Rosen en el encuentro internacional "La Libertad Religiosa en el Mundo Actual" (19 abril 2013)

- El conflicto religioso es un problema de justicia social.

- En una reunión que participó, a principios de los 80´s, con representantes de distintas religiones para tratar el conflicto de la enseñanza religiosa descubrió lo ignorantes que eran las otras personas de sus tradiciones y también lo ignorante que era él de las tradiciones de los otros. Si queremos conocernos debemos profundizar en las diferencias teológicas, en los valores comunes para promover la dignidad humana. Al profundizar en las otras religiones, se profundiza en la propia. Las personas son muy reveladoras. Todos los regalos de Dios en la diversidad, están encapsulados en una tradición: Dios nos creó.

- Es importante conocer cómo se encuentra a Dios por distintos caminos. El encuentro con Dios, con lo divino, es una experiencia religiosa de los dones de Dios en el mundo y en la propia vida. Es importante que tu me entiendas y que yo te entienda, por eso son importantes los encuentros. En vez de ser motivo de separación, hay que ser puentes maravillosos de reconciliación.

- La religión ha sido manipulada, usada y abusada por el poder. El poder es el problema y cuando la gente tiene mucho, tiende a abusar de él. La religión nos ayuda a entender quienes somos, da sentido y propósito a nuestra identidad. ¿Qué pasa cuando se sufre uso y abuso? Sufrimiento, denigración. La identidad es quiénes somos. No tener una identidad nos hace vulnerables a todo, especialmente a las ideologías.

- El reto es saber reconocer esta identidad, la fe religiosa, sin denigrar ni despreciar, como una bendición social. Nunca ha habido tanto diálogo y comprensión, tantas iniciativas como ahora para promover y afrontar el reto: movimientos, conferencias para el diálogo intercultural. Estas organizaciones no van a terminar con el conflicto pero dan una razón de que el día de mañana llegará el sincero compromiso de dar un sentido a la fe y de que terminarán los conflictos.

- No hay nada que denigrar, sino mucho que celebrar.



 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |