Menu


Los cristianos evangélicos y la Iglesia
La postura de la Iglesia comparada con la de los cristianos evangélicos


Por: Irma Fernández | Fuente: Catholic.net



La Iglesia Católica fue fundada por Jesucristo hace 2000 años. Para entrar a ella es necesario el sacramento del Bautismo según mandato de Cristo: “Id por todo el mundo y predicad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará. (Mc 16, 15-16). “Todo poder se me ha dado en el cielo y en la tierra. Por eso, vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes, todos los días hasta que se termine este mundo.” (Mt. 28, 18-20)

Dentro de la doctrina de la Iglesia católica que Cristo nos enseñó se encuentra el ejercicio de la caridad y los obras de misericordia. Esta doctrina se encuentra, tanto en la Biblia, como en la Tradición oral transmitida por sucesión apostólica ininterrumpida desde hace 2000 años.

Los cristianos evangélicos dicen que recibir a Cristo significa volverse hacia Él. Para hacerlo, es preciso dar la espalda al pecado, y luego mediante un acto de fe invitar a Jesucristo a tomar control de la propia vida. Aceptar al Hijo de Dios, Jesucristo, como Señor y Salvador, para que sea Él quien dirija la vida a partir de ese momento.

Para ellos las obras no son importantes, lo importante es haber aceptado a Cristo en el corazón para estar seguro de estar SALVO. Según los evangélicos en general, “la salvación personal se consigue por gracia, mediante la fe en Cristo Jesús”, únicamente.

Los católicos sabemos que la salvación es el premio recibido al final de una vida de fidelidad, de amor, de méritos adquiridos por medio de las buenas obras, de ser parte de la Iglesia y cumplir con sus enseñanzas.

Al aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador y Señor tenemos que aceptar a la Iglesia que Él fundó, su doctrina, sus enseñanzas, a su Madre María como madre nuestra, los siete sacramentos instituidos por Él para nuestra santificación y como medios de Salvación. Si no lo hacemos no lo estamos aceptando verdaderamente como nuestro Señor y Salvador. Si entendemos el mensaje del Evangelio de Cristo, encontramos que Dios siempre respeta la LIBERTAD del hombre y sería incapaz de tomar el control de su vida y de su voluntad.

Por lo tanto, a las personas que poseen ideologías contrarias a todo esto no se les pude llamar cristianos.

VISIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA ACERCA DE LA SALVACIÓN:

La voluntad salvífica universal de Dios tiene dos aspectos:
·DIOS AMA A TODOS LOS HOMBRES (Hech 14, 16-17)
·DIOS QUIERE QUE TODOS SE SALVEN (1Tim. 2, 4)

La fe en Cristo es condición para salvarse para los que tuvieron la oportunidad de conocer la doctrina de Cristo, ya que sabemos que la Salvación se lleva a cabo por medio de la Iglesia Católica, a todo el género humano, por la redención de Cristo.

¿Los indígenas de México y América, que vivieron y murieron antes de la llegada de los misioneros, se habrán condenado por no haber creído en Cristo porque no lo conocieron? Claro que no.

En este sentido, la visión protestante es muy reducida, llena de fanatismo, no teniendo en cuenta otras partes de la Biblia y la situación real de la humanidad, que no tiene la oportunidad de un conocimiento adecuado de Cristo.

SALVACIÓN PERSONAL
Acerca de la salvación personal, existe otra diferencia entre el protestantismo y el catolicismo.
· Para los cristianos protestantes es suficiente la fe en Cristo.
· Para el catolicismo no basta la fe en Cristo para salvarse, se necesita una vida de conformidad con Su enseñanza.

No basta con decir: “Señor, Señor, para entrar en el Reino de los Cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los Cielos” (Mt. 7, 21)

En realidad creer en Cristo significa acepta TODO su mensaje y vivirlo, sin añadir o quitar nada. No basta decir “Yo creo en Cristo y ya”. Hay que aceptar y obedecer a Cristo para salvarse, no se puede escoger algunas enseñanzas y otras no, según lo que nos acomode.

LA IGLESIA
Para la mayoría de los evangélicos, “La Iglesia”, cuerpo místico de Cristo, no se puede identificar con ninguna entidad eclesiástica en particular, sino que se compone de todos los que hayan puesto su fe en nuestro Señor Jesucristo.

Para nosotros los católicos, la Iglesia que fundó Jesús es precisamente la Iglesia Católica. En realidad, entre todas las iglesias, la Iglesia Católica es la única que puede comprobar sus orígenes a partir de Cristo.

PROSELITISMO
Los cristianos evangélicos tienen muchos tipos de proselitismo, el más común de ellos es la distribución de folletos, donde invitan a las personas que los recibe a aceptar a Cristo en su corazón e inmediatamente quedaran salvados, como ejemplo de esta oración está sacada de uno de los folletos:
Di: “Señor Jesús soy pecador y me arrepiento de serlo. Perdóname yo he creído que tu eres el Hijo del Dios vivo, que moriste por mis pecados y resucitaste, te recibo como a mi salvador personal. Te pido que entres en mi corazón y me des vida eterna.”

Normalmente los folletos que llegan a nuestras manos traen una dirección para que las personas reciban informes más amplios acerca de la forma de recibir a Jesucristo en su corazón, y ser salvo. Otro método que utilizan es invitar a personas a desayunos en céntricos hoteles de la ciudad, donde sus predicadores hablan a los invitados acerca de lo fácil que es aceptar a Jesucristo como nuestro salvador personal, es una verdadera presión psicológica la que ejercen sobre las personas que de buena voluntad aceptan ir a los desayunos. Casi siempre las personas con poca formación religiosa son las que caen en el juego que estas personas tienen preparados para ellos.

Otro método es invitar a las personas a clases de Biblia, donde en un principio no ejercen mayor presión acerca de la religión, entusiasman a las personas por un aparente respeto hacia sus creencias religiosas, pero con el tiempo van cambiando bajo presión psicológica y manipulación, la fe delas personas, hasta que logran incorporarlas a su secta.

Sí, precisamente una secta, disfrazada de Asociación Civil, donde dicen no ser ninguna organización religiosa para dar confianza a las personas que son invitados por ellos, pero si nos ponemos a analizarlos tienen todas las características de una secta, tales como:
· No pertenecer a ninguna Iglesia y menos a la Católica.
· No hacer caso de las enseñanzas bíblicas o tomarlas a su conveniencia. (2Pe 3, 15-16)
· No tomar en cuenta la Tradición, ni el Magisterio de la Iglesia, fuentes importantísimas de la Revelación.
· No reconocer a la Santísima Virgen como Madre de Dios y Madre nuestra.
· No practicar los Sacramentos, instituidos por Cristo como medios de santificación.

Cuentan con una doctrina propia, medios, organización, sanciones, etc., y por lo tanto uno lo debe de pensar muy seriamente antes de tomar una decisión, para ello damos estos puntos de referencia y así no ser engañados por los “cristianos evangélicos”. Recordando que el tesoro más grande que el ser humano puede poseer es su FE.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!