Menu


Relaciones entre Israel y la Santa Sede
Muchos ignoran los acuerdos firmados entre la Iglesia y el Estado de Israel


Por: P. Jorge Cortés, VE | Fuente: www.dialogoreligioso.org



¿Existen relaciones diplomáticas entre el estado de Israel y la Santa Sede?... ¿Alguna vez se firmó un acuerdo?... frecuentemente aparecen en nuestros círculos preguntas como estas y no siempre se obtiene una repuesta clara. Es más, por desgracia muchas veces ni siquiera se obtiene una repuesta: el tema como tal es desconocido.



Lamentablemente ni siquiera lo conocen aquellos que son parte interesada. “Solamente el 63 % de los ciudadanos israelíes conocen que en el 1994 el Vaticano oficialmente reconoció el Estado de Israel y que frecuentemente ellos mantienen relaciones diplomáticas”, afirmaba el Padre David María Jaeguer (religioso franciscano miembro de la Comisión Bilateral Permanente de la Santa Sede y el Estado de Israel encargada de elaborar los acuerdos bilaterales) a la Agencia Católica Fides.




Muchos -incluso aquellos que pertenecen a altas esferas de la sociedad- ignoran los acuerdos firmados entre la Iglesia y el Estado de Israel. La agencia Zenit el día 17 de Marzo del año 2000 entrevistó al P. Jaeguer; en dicho artículo se afirma: “Profesores de la Universidad de Tel Aviv se muestran sorprendidos al saber de documentos que han sido publicados hace 30 años y que hasta ahora son desconocidos en Israel”.

“Debe decirse –continuaba el P Jaeguer- que en Israel todo el progreso desde el Vaticano II en cuanto a las relaciones entre católicos y judíos es virtualmente desconocida.”



Es de notar que estamos hablando de acuerdos que tienen una importancia capital. El Acuerdo Básico o Fundamental, el cual sentó las bases para regular la posición de la Iglesia en Israel y gracias al cual se han logrado otros pactos de gran importancia, entró en vigor el 10 de Marzo del 94 pero no fue publicado en el Boletín Oficial del Estado de Israel hasta la primavera del 99... es decir, nada más ni nada menos, después de 5 años. Es esto algo inadmisible para un documento de semejante importancia.



En una ocasión al ser entrevistado por la revista católica “30 DIAS” el P. Jaeguer relató una anécdota para dar a entender hasta que punto se desconocía en Israel el Acuerdo Fundamental... en dicha ocasión decía:



“Hay un convento católico situado cerca de una instalación del Estado que por su naturaleza debe estar bien controlada por los servicios secretos israelíes- cuya eficiencia todos conocemos-. Por una serie de motivos (estamos en el 98’) se hace necesaria una pequeña negociación para conciliar el respeto debido al lugar sagrado con las medidas de seguridad, comprensibles, que los agentes consideran necesarias. Durante la negociación hago referencia al Acuerdo Fundamental para decir que debemos mencionarlo en el pequeño pacto que estamos haciendo, ya que el Acuerdo Fundamental garantiza la inviolabilidad de los lugares sagrados. Frente a mí tenía a dos altos oficiales de los servicios secretos, los GSS, la policía secreta, que cuando mencioné el Acuerdo, saltan de la silla y dicen sorprendidos: ‘¿Qué es este acuerdo? ¿De qué habla usted? Nosotros no sabemos nada’. Después de cinco años de la firma, los servicios secretos no sabían nada. ¡Figúrese el resto de la administración israelí, que ya tenía que haberlo aplicado!”



Nosotros, dado que tal es la situación actual, publicaremos una serie de artículos dedicados a las relaciones entre la Santa Sede e Israel. Nos referiremos concretamente al “Acuerdo Fundamental”, documento que estableció las bases para la regularización de la posición legal de la Iglesia en Israel.



Demás está recalcar su importancia. Gracias al “Acuerdo Básico” firmado entre la Santa Sede y el Estado de Israel se han logrado, en el pasado, pactos de gran relevancia (las plenas relaciones diplomáticas entre ambas partes en Junio de 1994 y el Acuerdo sobre el reconocimiento de la personería jurídica de las entidades eclesiásticas en Israel el 10 de Noviembre de 1997). En el presente, gracias a él se está negociando (actualmente se está en tratativas para lograr un Acuerdo Económico sobre el estatuto fiscal de las entidades eclesiásticas, la participación económica estatal en las obras sociales y educativas de la Iglesia a favor de la población, y la devolución de algunas propiedades eclesiásticas). Pero esto no es todo: el “Acuerdo Fundamental” promete mucho para el futuro. Su estructura prevé una serie de importantes tratativas concernientes a las relaciones Iglesia-Estado en Israel que aún deben comenzar.


P. Jorge Cortés, VE
mailto:jorgecortes@ive.org
 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |