Menu


Rosh Hashana
El Año Nuevo judío


Por: Hna. María del Cielo | Fuente: www.dialogoreligioso.org



Rosh Hashana, “Comienzo del año”, es el Año Nuevo hebreo que generalmente cae en el mes de setiembre, y algunas veces, a principios de octubre. Se lo celebra dos días a pesar de que las fuentes bíblicas hablan de un solo día de fiesta: “El día primero del séptimo mes tendréis asamblea santa; y no haréis ningún trabajo servil. Será para vosotros el día de las trompetas” (Números 29,1).

Vale decir que como comienzo del año se toma el mes del éxodo de Egipto, hoy conocido como Nisan (abril). El Talmud establece posteriormente que para el orden de las fiestas del peregrinaje (Pesaj-Shavuot-Sucot) el año comienza con Nisan; para la cuenta de los años, en cambio comienza en Tishri (setiembre).


Shofar o cuerno

Iom Terua


“Día de toque de cuerno”, es otro de los nombres de Rosh Hashana. En el antiguo pueblo de Israel, el shofar o cuerno era el medio de comunicación en tiempos de guerra, por medio del cual el rey o los comandantes indicaban a la tropa las acciones militares a emprenderse. Se usaban tres señales diferentes:

1) Tequia (un solo toque)

2) Shevarim (ese toque dividido en tres más cortos)

3) Terua (nueve breves toques seguidos)

A veces se tocaba el shofar en el Templo de Jerusalén, y también se lo usaba para subrayar acontecimientos importantes, como ser la coronación de un nuevo rey, o para anunciar el comienzo del año del jubileo.

Durante el servicio religioso de Rosh Hazana, en la plegaria de Musaf (alrededor del mediodía) se tocan en la sinagoga, en diversas combinaciones, esos tres toques.

Si el día cae en sábado, por respeto se omiten los toques de shofar.

La tradición judía también denomina Rosh Hashana con otros nombres:

a) Iom hadin: “Día del Juicio”, es un concepto acerca de Rosh Hashana que se desarrolló en el judaísmo en tiempos posteriores a la Biblia: el día en que Dios juzga las acciones de todos los hombres, y de acuerdo al fallo que merecen en ese juicio, serán premiados o castigados en el transcurso del nuevo año que se inicia.

b) Iom Hazikaron: “Día del Recuerdo”. Tal como lo evoca la ya mencionada plegaria de Musaf de Rosh Hashana, en la que se apela a Dios como el que “recuerda la Creación del mundo”, y se trae a colación una serie de versículos que cuentan como Dios recordó a diversos personajes bíblicos para salvarlos o para favorecerlos de algún modo; Ej: a Noé en tiempos del Diluvio, a los judíos esclavizados por el faraón de Egipto, etc. Vendría a ser como la evocación del pacto de Dios hecho con los tres patriarcas: Abraham, Isaac y Jacob.


Ceremonia en la Sinagoga


La lectura de la Torá:


El primer día de Rosh Hashana se lee la Torá capítulo 21, donde se relata el nacimiento de Isaac, hijo de Sara y de Abraham.

El segundo día se lee el capítulo 22, en el que Dios ordena a Abraham ofrecerle su único hijo Isaac como sacrificio. El patriarca acata la orden divina sin oponer reparo alguno, y tras de una caminata de tres días desde Ber Sheva hasta el monte Moria en Jerusalén, cuando ya tiene a Isaac atado sobre el altar y esgrime en la mano el cuchillo, un ángel le indica que desista del sacrificio, pues mediante esa orden Dios solo había querido probar si la obediencia de Abraham era total.


Lectura de la Tora en Rosh Hashana

Una vez concluida la lectura de la Torá, en ambos días sigue en la sinagoga la lectura de un pasaje de los profetas, la Haftara.

El primer día se lee la historia del nacimiento de Samuel. El segundo día se lee la primera mitad de Jeremías, en el que el profeta anuncia el perdón divino para el pueblo de Israel, golpeado por el castigo que recibió de Dios, pero que ahora marchará hacia un futuro mejor, en cumplimiento del pacto establecido por Él con los patriarcas.

Selijot: Plural de la palabra Selija, “perdón”, se denomina un conjunto de plegarias especiales de confesión de pecados y de arrepentimiento que se recitan en la sinagoga durante los días previos a Rosh Hashana.

Unetane Tokef: Es una plegaria que tiene su origen en la Edad Media. Describe el imaginario Tribunal Divino, frente al que uno tras otro, pasan todos los hombres delante del Supremo Juez celestial, y son sopesadas las buenas y malas acciones de cada uno, para que de acuerdo con ellas, sea emitido el fallo correspondiente. Se describe la debilidad del hombre frente a la Majestuosidad de Dios Todopoderoso.

Como expresión del deseo de purificarse y de resultar absueltos en el juicio divino, tanto en Rosh Hashana como en Iom Kippur, los varones judíos se envuelven durante la oración sinagogal en una túnica blanca, el Kitel, además del tradicional Talit. Este color blanco simboliza la inocencia.


 



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |