Menu



Pascua

La existencia de la vida eterna
Juan 16, 20-23. Pascua. La tristeza se convierta en gozo al saber que existe la vida eterna.


Por: Juan Gralla | Fuente: Catholic.net



Del santo Evangelio según san Juan 16, 20-23
En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar. Aquel día no me preguntaréis nada.

Oración introductoria
Señor, creo en Ti, espero y confío en tu gran misericordia y amor, por eso te suplico que esta oración me lleve a descubrir tu providencia en todos los sucesos de mi vida.

Petición
Jesús, que no me falte nunca la fe, el amor, la esperanza, para gustar la verdadera alegría, que nace del amor y de la fidelidad a Ti.

Meditación del Papa
A la luz del Nuevo Testamento el mensaje se hace más explícito y claro: el creyente que atraviesa esa oscuridad es como el grano de trigo que cae en tierra y muere, pero para dar mucho fruto; o bien, retomando otra imagen querida por Jesús, es como la mujer que sufre con los dolores del parto para poder llegar a la gloria de haber dado a la luz una vida nueva. Queridos hermanos y hermanas, este Salmo nos enseña que, en nuestra oración, debemos permanecer siempre abiertos a la esperanza y firmes en la fe en Dios. Nuestra historia, aunque marcada a menudo por el dolor, las inseguridades y momentos de crisis, es una historia de salvación y de "restablecimiento de la suerte". En Jesús termina nuestro exilio, toda lágrima se enjuga, en el misterio de su Cruz, de la muerte transformada en vida, como el grano de trigo que se destruye en la tierra y se convierte en espiga. Benedicto XVI, 13 de octubre de 2011.

Reflexión
Perder a Jesús, al Maestro, debió ser un golpe durísimo para los discípulos. Y eso que ya estaban avisados. Cristo fue preparándoles para el momento culminante, el de su Pasión y muerte en la cruz, para que no se escandalizasen. La muerte no tendría la última palabra en Él. Y debían saberlo.

Era necesario que los discípulos de ayer y los de mañana supieran que, aunque la muerte es un drama que duele y es difícil de entender, esa tristeza se convertirá en gozo al constatar que existe la vida eterna, que no acaba todo en este mundo, que los sufrimientos de ahora tienen sentido si se ofrecen a Dios, como Jesús ofreció los suyos.

En este evangelio, Cristo presenta un hecho cotidiano: el de la mujer que va a dar a luz. Toda madre presiente los dolores que va a sufrir en el momento del parto, pero cuando tiene al niño y puede ver su carita y sus manos, se olvida de todo lo que ha pasado porque la alegría del recién nacido es superior al dolor que ha padecido.

De esta manera tenemos que ver la cruz: es algo que se nos presenta diariamente, y nos cuesta. Pero, al final, valdrá la pena haber ido abrazados a ella.

Propósito
Al enfrentar una dificultad, pediré ayuda a Dios en vez de confiar sólo en mis propias fuerzas.

Diálogo con Cristo
Señor, lo único que hace triunfar el mal es la desconfianza, el abatimiento ante los problemas, olvidando que Tú eres el Creador, el Dueño y Señor de la vida. Por eso puedo vivir la alegría en el dolor, porque por la fe y la esperanza, sé que todo tiene un sentido y que Tú nunca me dejas en el sufrimiento, y el mal y la injusticia nunca tienen la última palabra. ¡Gracias, Padre bueno, por la fidelidad de tu amor!

__________________________

Treinta días de oración a la Reina del Cielo. A lo largo del mes de mayo, tengamos a María presente en nuestro corazón y en nuestros hogares, entregándole un ramo de Rosas de oración.


No dejes de rezar la Novena al Espíritu Santo. El domingo  celebraremos la venida del Espíritu Santo que le llamamos Pentecostés. Pidámosle al Espíritu Santo que nos renueve los frutos y dones que nos concede.



 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!