Menu



Lectio Divina. Domingo 2o. de Adviento.
Lectio Divina
Adviento. Oración con el Evangelio. Ciclo C.


Por: P Martín Irure | Fuente: Catholic.net



El Licdo Orlando Carmona, Ministro de la Palabra, ha elaborado y diseñado una hoja dominical Dios nos habla hoy con la LECTIO DIVINA dominical para el II Domingo de Adviento Ciclo C, de una manera muy sencilla y clara, para imprimirla y poder repartirla a nuestras comunidades.

  • Preguntas o comentarios al autor
  • Licdo Orlando Carmona


    ______________________________________



    Domingo 2o. de Adviento.


    Lucas 3, 1-6

    1. INVOCA

  • Nos ponemos en actitud de escuchar al Señor lo que quiera trasmitirnos por medio de su Palabra que leemos en las Sagradas Escrituras. Es momento importante éste de la oración. Porque el Padre nos presenta amorosamente su voluntad.
  • Orar es: entrar en la simplicidad del Amor del Padre por el Hijo en el Espíritu.
  • Orar es: tomar conciencia de nuestra propia pequeñez, que la aceptamos con alegría.
  • Orar es: aprender a experimentar que sólo los pequeños son sencillos y son los amados del Padre.
  • Orar es: acostumbrarse a confiar, porque sólo los pequeños confían, no en sus propias fuerzas, sino en el Padre de Jesús.
  • Orar es: alabar al Padre porque manifiesta los misterios del Reino a la gente sencilla y los oculta a los "sabios" de este mundo.
  • Invoquemos al Espíritu, que está listo para abrirnos al sentido de la Palabra y a fortalecer nuestra decisión de vivirla.
  • Recitamos: Salmo a la Palabra

    Tú eres, Señor,
    la Palabra de la vida
    pronunciada en el silencio,
    y que en silencio
    debe ser acogida.
    ¡Haz que germine
    en nuestros corazones
    como Buena Noticia,
    a todos los hombres.

    Tu Palabra, Señor,
    nos da la vida.
    Por eso, confío en ti,
    aunque camine despacio
    y por lugares oscuros,
    no temo,
    porque tu Palabra
    es luz en mi camino.

    Tu Palabra, Señor,
    es siempre nueva,
    alimento de mi alma.
    Por eso, me es dulce al paladar
    y me sabe a amor
    cuando la proclamo
    desde mi pobre vida. Amén.
    (F. Cerro)


    2. LEE LA PALABRA DE DIOS Lc 3, 1-6 (Qué dice la Palabra de Dios)

    Contexto bíblico

     
  • Lucas describe la presentación y ministerio de Juan Bautista, ubicado en la historia del mundo pagano y en la historia del pueblo de Israel.
  • Lucas pretende, al darnos estos datos históricos, mostrarnos la historia de la salvación, que nos llega con Jesús. Y esta salvación está insertada en la historia humana.
  • Los datos que nos da Lucas permite afirmar que la predicación de Jesús se inicia hacia el año 27 ó 28 de nuestra era.

    Texto

    1. La palabra de Dios vino sobre Juan (v. 2)

     
  • Lucas aplica a Juan la profecía de Isaías (40, 3-5). Él es la voz que grita en el desierto, anunciando la venida del Mesías. En Juan actúa la Palabra para trasmitir el proyecto de Dios para salvar a todos los pueblos.
  • Juan es el profeta itinerante. Y no es uno más en la larga lista de los profetas de Israel. Es el último profeta del Antiguo Testamento que conecta con el Nuevo Testamento. Como los anteriores profetas, Juan viene a preparar los caminos al Mesías. Y Lucas subraya, sobre todo, la universalidad de su misión, cuando termina la cita de Isaías, con la frase todos verán la salvación de Dios (v. 6). Es lo que el mismo Lucas describirá en su libro de los Hechos de los apóstoles.
  • Juan se ve sorprendido por la Palabra. Podía haber heredado el título y ministerio de sacerdote de su padre Zacarías, al servicio del culto en el templo de Jerusalén. Pero, eligió la vocación de profeta austero y penitente, en la vida dura del desierto, para anunciar el bautismo de conversión.
  • A Juan le vino la Palabra. Y por la fuerza de esta Palabra, renunció a los privilegios y prefirió la sencillez del pueblo. Se fue al desierto. Pues, la Palabra siempre viene desde el desierto, lugar del silencio y de la escucha de la Palabra. Y se dirige a los que viven en seguridad e instalados en el poder.

    2. Preparen el camino del Señor (v. 4)
     
  • La salvación viene en la historia de cada día. Y así nuestra historia se hace “historia de salvación”. Con una condición: que se dé la conversión de valores, actitudes y conducta según el Evangelio.
  • Ésta es la vocación del profeta cristiano: dejarse invadir por la Palabra, trasmitirla acompañada de su estilo de vida, ser su testigo con hechos y anunciar con palabras la Buena Noticia de la salvación, la presencia del Salvador entre los humanos.
  • Lo que caracteriza al profeta no es el “pre-decir”, sino el”decir”. El profeta se enfrenta a los poderes que explotan y esclavizan. El profeta debe abrir a los oyentes a la esperanza de un futuro mejor y promover la solidaridad y la justicia entre todos. El Señor guiará a Israel en medio de la alegría y a la luz de su gloria, escoltándolo con su misericordia y su justicia (Baruc 5, 9; primera lectura de hoy).
  • El profeta cristiano tiene experiencia de “pueblo”, es decir, está encarnado en medio de los sufrimientos y alegrías de la gente. Y está penetrado de la Palabra, porque escucha a Dios que le trasmite el plan de liberación, que, a su vez, trasmite al pueblo. Así el profeta “prepara los caminos del Señor”.

    3. Todos verán la salvación de Dios (v. 6)
     
  • Nuestra esperanza no queda defraudada por la espera de la venida del Señor. Él viene constantemente a nuestra vida y a nuestra conciencia. Él nos promete y nos da la plenitud de su Ser: Amor y Vida.
  • La liberación de nuestras esclavitudes nos viene del Señor. Y la Alianza, el pacto de amor, nos ofrece nuestro Dios en el desierto, que significa búsqueda y silencio, superación de las tentaciones y encuentro con Dios. Como aconteció con el pueblo de Israel, que, en el desierto, recibió la Alianza, el pacto de amor.


    3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palabra de Dios)
     
  • El Señor me ofrece ese camino de liberación de mis pecados y de llegar a la plena salvación. Es el Padre que sale a mi encuentro y me regala su Amor incondicional.
  • Tengo que preparar los caminos de mi conciencia al Señor. Allanar las colinas de mi soberbia, aplanar las honduras de mis complejos, temores, debilidades y pecados. Abrir senderos de venida, buscados y pensados en el desierto del silencio interior, libre de tantas ocupaciones y preocupaciones.


    4. ORA (Qué le respondo al Señor)
     
  • Señor, me percibo como un terreno accidentado, lleno de obstáculos y oscuridades, que impiden y retrasan tu venida hacia mí. Quiero ir preparando este camino, para que Tú entres plenamente en mi vida. Mejor. Quiero dejarte mi terreno abierto para que Tú vayas haciendo esta tarea, que Tú sabes, quieres y puedes.


    5. CONTEMPLA
     
  • Al Padre que sigue trabajando en tu interior purificando tu conciencia de tus limitaciones y pecados que retrasan su venida liberadora.
  • A Jesús, colaborador principal del Padre, que sigue su tarea de salvación.
  • Al Espíritu, artífice de la obra de Amor en el interior de las conciencias.
  • A ti mismo, necesitado pero confiado; cerrado con frecuencia, pero con deseos sinceros de dejar al Señor que realice su obra dentro de ti.


    6. ACTÚA
     
  • Esta semana trataré de abrirme totalmente a la acción de Dios en mi vida. Con toda la confianza, exclamaré y oraré con el salmo responsorial de este domingo: El Señor es mi Dios y mi Salvador.

    Recitamos: Palabra encarnada:

    Tu Palabra se hizo carne
    y mi carne se hace hoy palabra tuya,
    tallada con tu brisa de absoluto
    en mi roca de límite y distancia.

    Soy ágil libertad
    en tu corazón que me anida
    y en tu pensamiento que me crea.

    Soy palabra como espada de dos filos
    en tu mano de profeta,
    y palabra de corazón cercano
    en tus ojos de hogar universal.

    Soy palabra ronca
    de tanto sufrimiento,
    parida por gargantas enlazadas,
    en tu pueblo que grita su gemido.

    Soy palabra tuya, nazarena y pobre,
    con olor a tierra mojada de camino,
    y a mar con rumores de salitres
    y gentes en la playa a la deriva.

    Soy palabra hecha silencio
    remansada en el invierno
    donde todo saber se acaba,
    y nace nueva como flor de primavera
    en el tronco mutilado por la poda.

    Soy palabra llevada por los vientos
    hasta puertas y ventanas,
    que se hospeda donde abren,
    o se pierde jugando en cualquier calle.
    (E. González Buelta)





  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Martín Irure






Reportar anuncio inapropiado |


.
.

Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
P. Pedro Mendoza Pantoja
Sanación y liberación
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz Sánchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |