Menu



15. Cuando queremos aceptar la voluntad de Dios
Libros. Folletos Hospitalidad

Para orar. Jesús nos enseña a abrazar la voluntad del Padre.


Por: Centro de Hospitalidad y Misericordia | Fuente: Centro de Hospitalidad y Misericordia



He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra
Lucas 1, 38



PALABRA DE DIOS

Jesús nos enseña a abrazar la voluntad del Padre



  • “Entonces va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: «Sentaos aquí, mientras voy allá a orar.» Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dice: «Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo.» Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: «Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieres tú.» Viene entonces a los discípulos y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: «¿Conque no habéis podido velar una hora conmigo? Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil.» Y alejándose de nuevo, por segunda vez oró así: «Padre mío, si esta copa no puede pasar sin que yo la beba, hágase tu voluntad.»”
    Mateo 26, 36-42


    Dejarnos “hacer” por Dios
     
  • “Palabra que Yahvé dirigió a Jeremías: Levántate y baja a la alfarería, que allí mismo te haré oír mis palabras. Bajé a la alfarería, y resulta que el alfarero estaba haciendo un trabajo al torno. El cacharro que estaba haciendo se estropeó como barro en manos del alfarero, y éste volvió a empezar, trasformándolo en otro cacharro diferente, como mejor le pareció al alfarero. Entonces me dirigió Yahvé la palabra en estos términos: ¿No puedo hacer yo con vosotros, casa de Israel, lo mismo que este alfarero? -oráculo de Yahvé-. Lo mismo que el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, casa de Israel.” Jeremías 18, 1-6
     
  • “Mantente firme en el consejo de tu corazón, que nadie te será más fiel que él. Pues el corazón del hombre puede a veces advertir más que siete centinelas sentados en su torre de vigilancia. Pero por encima de todo suplica al Altísimo, para que dirija tus pasos en la verdad.”
    Eclesiástico 37, 13-15
     
  • “¡Qué hermosas son todas las obras del Señor!, todas sus órdenes se cumplen a su tiempo. No hay por qué decir: ¿Qué es esto? Y esto ¿para qué sirve? Todo se indagará a su tiempo. A su palabra el agua se detuvo como una masa, a su voz se formaron los depósitos de las aguas. A una orden suya se cumple todo cuanto desea, y nadie puede impedir su salvación. Todas las acciones de los hombres están ante él, y nada puede ocultarse a sus ojos. Su mirada abarca toda la eternidad, y nada le causa admiración. No hay por qué decir: ¿Qué es esto? Y esto ¿para qué sirve?, pues todo ha sido creado con un fin. Para los fieles son llanos sus caminos, para los malvados son piedras de tropiezo.
    «Las obras del Señor son todas buenas, y él provee oportunamente a cualquier necesidad. No hay por qué decir: Esto es peor que aquello, porque todo será reconocido en su momento. Y ahora con todo el corazón y a plena voz cantad himnos, y bendecid el nombre del Señor.»”
    Eclesiástico 39, 16-21. 24. 33-35


    Súplica humilde
     
  • “Escucha, Dios mío, mi oración,
    y presta oído a mi súplica;
    respóndeme leal, por tu justicia.
    Ya se apaga el aliento en mí,
    mi corazón por dentro enmudece.
    Recuerdo los días de antaño,
    medito todas tus acciones,
    pondero las obras de tus manos;
    hacia ti tiendo mis manos,
    como tierra sedienta de ti.
    ¡Respóndeme pronto, Dios mío,
    que ya me falta el aliento;
    no escondas tu rostro lejos de mí,
    pues sería como los que bajan a la fosa!
    Hazme sentir tu amor por la mañana,
    pues yo cuento contigo;
    muéstrame el camino que he de seguir,
    pues estoy pendiente de ti.
    Líbrame de mis enemigos, Señor,
    pues busco refugio en ti;
    enséñame a cumplir tu voluntad,
    tú, que eres mi Dios;
    tu espíritu, que es bueno, me guíe
    por una tierra llana.
    Por tu nombre, Dios, dame la vida,
    por tu justicia, líbrame de la angustia;”.
    Salmo 142, 1. 4-11


    “Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la guardan”
    Lucas 11,28
     
  • “Dichosos los que caminan rectamente,
    los que proceden en la ley de Yahvé.
    Dichosos los que guardan sus preceptos,
    los que lo buscan de todo corazón;
    los que, sin cometer iniquidad,
    andan por sus caminos.
    Mi porción es Yahvé. He decidido
    guardar tus palabras.
    Busco con anhelo tu favor,
    tenme piedad por tu promesa.
    He examinado mis caminos
    y vuelvo mis pasos a tus dictámenes.
    Me doy prisa, sin tardar,
    en observar tus mandamientos.
    Tu palabra es antorcha para mis pasos,
    luz para mi sendero.
    Lo he jurado y he de cumplirlo:
    guardar tus justas disposiciones.
    Estoy sobremanera humillado, Yahvé,
    dame la vida conforme a tu palabra.
    Acepta, Yahvé, los votos de mi boca,
    y hazme ver tu voluntad.
    Mi vida está en mis manos sin cesar,
    pero no olvido tu ley.
    Me tienden lazos los malvados,
    pero no me desvío de tus ordenanzas.
    Tus dictámenes son mi herencia perpetua,
    ellos son la alegría de mi corazón.
    Inclino mi corazón a cumplir tus preceptos,
    que son recompensa para siempre.
    Aborrezco la doblez
    y amo en cambio tu ley.
    Tú eres mi escudo y mi refugio,
    yo espero en tu palabra.
    ¡Apartaos de mí, malvados,
    quiero guardar los mandamientos de mi Dios!
    Sostenme con tu promesa y viviré,
    no defraudes mi esperanza.
    Sé tú mi apoyo y estaré a salvo,
    y sin cesar me fijaré en tus preceptos.
    Rebosan paz los que aman tu ley,
    ningún contratiempo los hace tropezar.
    Espero tu salvación, Yahvé,
    y cumplo tus mandamientos.
    Aspiro a guardar tus dictámenes,
    los amo sobremanera.
    Guardo tus ordenanzas y dictámenes,
    tienes presente todos mis caminos.
    Llegue mi grito ante ti, Yahvé,
    por tu palabra hazme comprender.
    Llegue mi súplica a tu presencia,
    líbrame por tu promesa.
    Mis labios proclaman tu alabanza,
    pues tú me enseñas tus preceptos.
    Mi lengua proclama tu promesa,
    pues justos son tus mandamientos.
    Acuda tu mano en mi socorro,
    pues he elegido tus ordenanzas.
    Anhelo tu salvación, Yahvé,
    tu ley hace mis delicias.
    Que mi ser viva para alabarte,
    que tus disposiciones me ayuden.
    Me he descarriado como oveja,
    ven en busca de tu siervo.
    No, no olvido tus mandamientos.”
    Del Salmo 118


    ORACIONES

    Padre nuestro


    Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu reino;
    hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación
    y líbranos del mal.
    Amén.

    Consagración al Espíritu Santo

    ¡Oh Espíritu Santo! Recibe la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser. Dígnate ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida y en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía y mi Fuerza.
    Yo me abandono sin reserva a tus operaciones divinas y quiero ser siempre dócil a tus inspiraciones.
    ¡Oh, Espíritu Santo! Transfórmame con María y en María, en Cristo Jesús, para gloria del Padre y salvación del mundo. Amén.
    P. Félix de Jesús Rougier





















     





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |