Menu


Moniciones para Lunes, Martes y Miércoles Santo
Moniciones

Moniciones para la Misa.


Por: P Domingo Vásquez | Fuente: Catholic.net






LUNES SANTO


Monición de Entrada


Hoy iniciamos la semana y las lecturas nos van acercando más a ese momento en donde Jesús va a morir por cada uno de nosotros. Dios nos ha regalado una alianza y es que envió ha su único hijo para que nosotros creamos en él y para que seamos salvados de todo mal. Puestos de pie, cantamos, mientras recibimos al celebrante.


Monición 1era lectura: Isaías 42, 1-7

No gritara, no voceará por las calles
El profeta Isaías hace en esta lectura una descripción de un Dios poderoso y misericordioso, el nos cuenta que Dios le ha parecido bien salvarnos, dándonos lo mejor que tiene: su hijo, Jesús. Escuchemos con atención este mensaje.


Monición al Evangelio: San Juan 12, 1-11 Déjala; lo tenia guardado para el día de mi sepultura

San Juan nos recuerda en este evangelio que Jesús sello una alianza firme y eterna de salvación con nosotros como regalo de Dios, y nos invita ha dar de lo mejor de nosotros como lo hizo su madre Maria. Puestos de pie, nos preparamos para la proclamación del Santo Evangelio.


Oración Universal

1. Por cada uno de nosotros para que en esta semana santa podamos dar lo mejor de nosotros ayudando a los demás. Roguemos al Señor.
2. Para que siempre recordemos el sacrificio que hizo Jesús en la cruz por cada uno de nosotros. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que salen de misiones en esta semana para que tú los bendigas y les des fortaleza. Roguemos al Señor.
4. Por los jóvenes para que busquen de Jesucristo que es nuestro único amigo y redentor. Roguemos al Señor.


Exhortación Final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada día, San Pablo, España, 1995, p. 160)

Hoy te bendecimos, Padre, por muchos motivos;
Porque Cristo es tu servidor fiel y compasivo,
que no vino a quebrar la caña cascada ni a apagar
la mecha que todavía humea, sino a liberar al oprimido;
porque él es el grano de trigo que muere en el surco
en siembra fecunda que da mucho fruto para ti;
porque él estableció tu Reino no por la fuerza,
sino por la humillación, la afrenta y la cruz.
Todo ello anticipa la primavera de la pascua
y nos evoca la fragancia pascual de nuestro bautismo,
Por todo esto y mucho más, ¡gracias, Señor!
Amén


MARTES SANTO

Monición de Entrada


Las lecturas nos invitan a que seamos mensajeros de la palabra de Dios, que el nos esta llamando para que le sirvamos, proclamemos que el esta vivo en cada uno de nosotros y demos siempre gracias. Puestos de pie, cantamos, mientras recibimos al celebrante.


Monición 1era lectura: IsaÍas 49, 1-6

Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra
Isaías a través de esta lectura nos quiere decir que Dios, nos elige a cada uno de nosotros desde el vientre de nuestra madre para un propósito dentro de su plan divino. Está en nosotros responder. Escuchemos con atenci¢n esta lectura.


Monición al Evangelio: San Juan 13, 21-33. 36-38

Uno de ustedes me va a entregar… No cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces

Jesús se entrega libremente porque nos amaba, ya Él sabia por lo que pasaría pero lo hizo porque siempre quiso hacer la voluntad de su Padre y porque quería redimirnos. Puestos de pie, cantamos, mientras recibimos al celebrante.


Oración Universal

1. Por cada uno de nosotros para que seamos proclamadores del mensaje de Dios dondequiera que nos encontremos. Roguemos al Señor.
2. Para que nunca neguemos su existencia y defendamos nuestra fe siempre puesta en el Señor. Roguemos al Señor.
3. Para que más personas busquen de Dios y se entreguen a Él por completo. Roguemos al Señor.
4. Por las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa para que mas personas escuchen la voz de Dios y se entreguen a su servicio y al servicio de los demás. Roguemos al Señor.


Exhortación Final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada día, San Pablo, España, 1995, p. 162)

Hoy te alabamos, Padre, y acatamos tus designios
porque se acerca la hora final de Cristo en su pasión,
la hora del cáliz en Getsernaní, la gloria de su cruz.
Se echa encima la noche tenebrosa de la traición.
Jesús se entrega; el amor es traicionado y negado.
Concédenos, Señor, responder a tu amor fielmente,
a pesar de nuestra innata y manifiesta debilidad.
Queremos demostrar con nuestra vida que el amor es amado,
porque si grande es nuestro pecado, mayor es tu bondad.
Haz brillar pronto sobre nosotros el día de tu gloria,
la pascua esplendorosa de la nueva alianza en Cristo.
Amén


MIÉRCOLES SANTO

Monición de Entrada


Es la víspera del triduo pascual, la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y la invitación es a que sigamos en actitud de querer recibir muchas bendiciones de parte del todo misericordioso. Puestos de pie, cantamos mientras recibimos al celebrante.


Monición 1era. lectura: Isaías 50, 4-9ª No me tapé el rostro ante ultrajes

En esta lectura, Isaías nos invita a que confiemos en Dios porque él nos dará la fortaleza necesaria para que seamos profetas dondequiera que estemos. Escuchemos con atención esta lectura.


Monición al Evangelio: San Mateo 26, 14-25

El hijo de hombre se va, como esta escrito; pero, ¡ay del que va a entregarlo!
Comienza la Pasión, y Jesús comparte su última cena con sus discípulos antes de ser entregado por Judas. Puestos de pie, nos preparamos para la proclamación del Santo Evangelio.


Oración Universal

1. Por todos nosotros para que nunca perdamos la fe en el que todo lo puede, Cristo Jesús. Roguemos al Señor.
2. Por los que han perdido su fe para que en esta semana santa puedan encontrarse con el Dios de la misericordia. Roguemos al Señor.
3. Por los que sufren para que tú les puedas dar consuelo y así puedan seguir hacia delante. Roguemos al Señor.
4. Por el Papa, los obispos y sacerdotes para que siempre sean reflejos de Jesús y estén dispuestos a servir siempre. Roguemos al Señor.


Exhortación Final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada día, San Pablo, España, 1995, p. 164)

Te glorificamos, Padre, porque en su pasión Cristo inauguró un mundo nuevo, cuyo signo es su sangre vertida;
éste es el vino nuevo del banquete del reino de Dios.
Jesús no hizo alarde de su categoría divina
ni exigió su derecho a ser tratado como lo que era,
sino que adoptó la condición de servidor de todos,
hasta someterse a la muerte, y una muerte de cruz.
Por todo ello, Padre, glorificaste a tu Hijo
resucitándolo del sepulcro y dándole el nombre más sublime;
de suerte que toda rodilla se doble ante él,
y toda lengua proclame en todas partes:
¡Jesucristo es Señor!, para g1oria de Dios Padre.

Amén.






Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |