Menu



Pascua

Jesús da la paz a sus discípulos
Juan 14, 27-31. Pascua. Señor: Danos tu paz, danos la paz del alma que nos has traído.


Por: Juan Guillermo Delgado | Fuente: Catholic.net



Del santo Evangelio según san Juan 14, 27-31
Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde. Habéis oído que os he dicho: "Me voy y volveré a vosotros." Si me amarais, os alegraríais de que me fuera al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Y os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis. Ya no hablaré muchas cosas con vosotros, porque llega el Príncipe de este mundo. En mí no tiene ningún poder; pero ha de saber el mundo que amo al Padre y que obro según el Padre me ha ordenado.

Oración introductoria
Señor, mi corazón está hecho para vivir en paz y Tú eres la única, autentica, abundante y gratuita fuente de paz. Nada, ni el mundo, ni los problemas ni las dificultades pueden arrebatármela. Lléname de tu paz para poder difundirla en los demás.

Petición
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, dame tu paz.

Meditación del Papa
Dios no pasa nunca y todos existimos en virtud de su amor. Existimos porque él nos ama, porque él nos ha pensado y nos ha llamado a la vida. Existimos en los pensamientos y en el amor de Dios. Existimos en toda nuestra realidad, no sólo en nuestra "sombra". Nuestra serenidad, nuestra esperanza, nuestra paz se fundan precisamente en esto: en Dios, en su pensamiento y en su amor; no sobrevive sólo una "sombra" de nosotros mismos, sino que en él, en su amor creador, somos conservados e introducidos con toda nuestra vida, con todo nuestro ser, en la eternidad.
Es su amor lo que vence la muerte y nos da la eternidad, y es este amor lo que llamamos "cielo": Dios es tan grande que tiene sitio también para nosotros. Y el hombre Jesús, que es al mismo tiempo Dios, es para nosotros la garantía de que ser-hombre y ser-Dios pueden existir y vivir eternamente uno en el otro.Benedicto XVI, 15 de agosto de 2010.

Reflexión
"Mi paz os dejo, mi paz os doy"

Cristo nos ha traído la paz, nos ha dejado la paz.

Señor: Danos tu paz, danos la paz del alma que nos has traído.

Sólo Tú, Señor, sólo Tú puedes dar al mundo y a nuestros corazones la verdadera paz. Esa paz que es la profunda aspiración de los hombres de todos los tiempos.

Pero, Señor, si Tú nos traes la paz... ¿cómo es posible entonces que la espiral del odio y la violencia se ciernan sobre la familia humana? ¿Por qué entonces el ensordecedor tumulto de los disparos, los ríos de sangre derramada, la multitud de huérfanos y viudas aquí y allá... en Israel, Palestina, Sudamérica, África?

¿Cómo es posible, Señor, que tantas y tantas personas mueran cada día, víctimas de un odio y de una sed de venganza que parecen no tener fin?

No permitas, Señor, que la guerra nos sea indiferente. No permitas jamás que los hombres nos hagamos fríos, indolentes al sufrimiento de tantos hermanos nuestros. No permitas que nos acostumbremos burdamente a la guerra, al odio y la violencia.

Es precisamente ahora, cuando podría parecer que Dios no escucha las súplicas de sus hijos, cuando la oración por la paz resulta más urgente. Cristo nos has dicho: "Pedid y se os dará" (Mt. 7, 7). La paz que anhelamos es una paz que debemos implorar. Una paz que se alcanza de rodillas, en la oración humilde, constante y confiada. Pero es también una paz para construir. Una paz que debemos buscar día tras día, que debemos edificar sobre la justicia y el perdón.

Concédenos, Señor, a todos los cristianos, a todos los hombres de buena voluntad, ser verdaderos instrumentos de tu paz, apóstoles de la caridad, promotores de la comunión. Concédenos ser, en el corazón del mundo, fermento del amor fraterno y de la unidad de todo el género humano. Que se acallen las armas, y que todos los hombres nos reconozcamos como hermanos una misma familia y cese entre nosotros las guerras, las discriminaciones y las injusticias.

Propósito
Pedir al Espíritu Santo que me haga testigo y misionero fiel del amor y de la paz.

Diálogo con Cristo
Tu cercanía, Señor, en esta oración es causa de una paz y alegría inmensa, porque me siento amado, acompañado, sostenido. ¿Cómo agradecer tanto amor? Sí, lo sé, la paz y la alegría, cuando eres Tú la fuente, son expansivas, necesariamente y sin mérito propio, hacen también la diferencia en la vida de los demás. Qué don tan grande, ¡gracias!


__________________________


Treinta días de oración a la Reina del Cielo. A lo largo del mes de mayo, tengamos a María presente en nuestro corazón y en nuestros hogares, entregándole un ramo de Rosas de oración.























 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!