Menu

Lunes Quinta Semana de Cuaresma
Laudes y Vísperas

Laudes y Vísperas


Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net



LAUDES

Oración de la Mañana


INVITATORIO


V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant. Ojalá escuchéis la voz del Señor: "No endurezcáis vuestro corazón."


Salmo 94

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
"No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto:
cuando vuestros padres me pusieron a prueba,
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras."

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
"Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso."

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


HIMNO

¡Cuántas veces, Señor, me habéis llamado,
y cuántas con vergüenza he respondido,
desnudo como Adán, aunque vestido
de las hojas del árbol del pecado!

Seguí mil veces vuestro pie sagrado,
fácil de asir, en una cruz asido,
y atrás volví otras tantas atrevido,
al mismo precio que me habéis comprado.

Besos de paz os di para ofenderos,
pero si fugitivos de su dueño
yerran cuando los hallan los esclavos,

hoy vuelvo con lágrimas a veros,
clavadme vos a vos a vuestro leño
y tendréisme seguro con tres clavos. Amén.

SALMODIA

Ant. 1
A ti te suplico, Señor; por la mañana escucharás mi voz.

Salmo 5

Señor, escucha mis palabras,
atiende a mis gemidos,
haz caso a mis gritos de auxilios,
rey mío y Dios mío.

A ti te suplico, Señor;
por la mañana escucharás, mi voz,
por la mañana te expongo mi causa,
y me quedo aguardando.

Tú no eres un Dios que ame la maldad,
ni el malvado es tu huésped,
ni el arrogante se mantiene en tu presencia.

Detestas a los malhechores,
destruyes a los mentirosos;
al hombre sanguinario y traicionero
lo aborrece el Señor.

Pero yo, por tu gran bondad,
entraré en tu casa,
me postraré ante tu templo Santo
con toda reverencia.

Señor, guíame con tu justicia,
porque tengo enemigos;
alláname tu camino.

En su boca no hay sinceridad,
su corazón es perverso;
su garganta es un sepulcro abierto,
mientras halagan con la lengua.

Que se alegren los que se acogen a ti,
con júbilo eterno;
protégelos, para que se llenen de gozo
los que aman tu nombre.

Por que tu, Señor, bendices al justo,
y como un escudo lo rodea tu favor.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 A ti te suplico, Señor; por la mañana escucharás mi voz.

Ant. 2 Alabamos, Dios nuestro, tu nombre glorioso.


Cántico
1° Cro. 29,10-13

Bendito eres, Señor,
Dios de nuestro padre Israel,
por los siglos de los siglos.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,
la gloria, el esplendor, la majestad,
porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,
tú eres rey y soberano de todo.

De ti viene la riqueza y la gloria,
tú eres Señor del universo,
en tu mano está el poder y la fuerza,
tú engrandeces y confortas a todos.

Por eso, Dios nuestro,
nosotros te damos gracias,
alabando tu nombre glorioso.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Alabamos, Dios nuestro, tu nombre glorioso.

Ant. 3 Postraos ante el Señor en el atrio sagrado.


Salmo 28

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor.

La voz del Señor sobre las aguas,
el Dios de la gloria hace oír su trueno,
el Señor sobre las aguas torrenciales.

La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica,
la voz del Señor descuaja los cedros,
el Señor descuaja los cedros de Líbano.

Hace brincar al Líbano como un novillo,
al Sarión como una cría de búfalo.

La voz del Señor lanza llamas de fuego,
la voz de Señor sacude el desierto,
él sacude el desierto de Cadés.

La voz del Señor retuerce los robles,
el Señor descorteza las selvas.
En su templo un grito unánime: ¡Gloria!

El trono del Señor está encima de la tempestad,
el Señor se sienta como rey eterno.
El Señor da fuerza a su pueblo,
el Señor bendice a su pueblo con paz.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Postraos ante el Señor en el atrio sagrado.


LECTURA BREVE

Jr. 11, 19-20

Yo como cordero manso, llevado al matadero, no sabía los planes homicidas que contra mí planeaban: "Talemos el árbol en su lozanía, arranquémoslo de la tierra de los vivos, que su nombre no se pronuncie más." Pero tú, Señor de los ejércitos, juzgas rectamente, escudriñas las entrañas y el corazón; veré tu venganza contra ellos, porque a ti he encomendado mi causa.


RESPONSORIO BREVE

V. Él me librará de la red del cazador.
R. Él me librará de la red del cazador.

V. Me cubrirá con su plumaje.
R. Él me librará de la red del cazador.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Él me librará de la red del cazador.


CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant.
"El que me sigue no camina en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida", dice el Señor.

Cántico a Zacarías



PRECES

Bendigamos a Jesús nuestro Salvador, que por su muerte nos ha abierto el camino de salvación, y digámosle confiados:

Danos caminar por tus senderos, Señor.



  • Señor de misericordia, que en el bautismo nos diste una vida nueva,
    te pedimos que nos hagas cada día más conformes a ti.
     
  • Enséñanos, Señor, a ser hoy alegría para los que sufren
    y haz que sepamos servirte en cada uno de los necesitados.
     
  • Que procuremos, Señor, hacer lo bueno, lo recto y lo verdadero ante ti
    y que busquemos tu rostro con sinceridad de corazón.
     
  • Perdona, Señor, las faltas que hemos cometido contra la unidad de tu familia
    y haz que tengamos un solo corazón y un solo espíritu.

    Se pueden añadir algunas intenciones libres


    Dirijámonos a Dios con la oración que Cristo nos enseñó: Padrenuestro ...


    ORACIÓN

    Señor, Dios nuesto, que por el amor inefable que nos tienes nos enriqueces con toda clase de bendiciones, concédenos pasar de nuestras antiguas faltas a una vida nueva, para prepararnos convenientemente a la gloria del reino celestial. Por nuestro Señor JesuCristo, tu Hijo.


    CONCLUSIÓN

    V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
    R. Amén.

    ____________________________


    VÍSPERAS
    Lunes V de Cuaresma


    INVOCACIÓN INICIAL


    V. Dios mío, ven en mi auxilio
    R. Señor date prisa en socorrerme.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.


    HIMNO

    Esta es la hora para el buen amigo,
    llena de intimidad y confidencia,
    y en la que, al examinar nuestra conciencia,
    igual que siente el rey, siente el mendigo.

    Hora en que el corazón encuentra abrigo
    para lograr alivio a su dolencia
    y, al evocar la edad de la inocencia,
    logra en el llanto bálsamo y castigo.

    Hora en que arrullas, Cristo, nuestra vida
    con tu amor y caricia inmensamente
    y que a humildad y a llanto, nos convida.

    Hora en que un ángel roza nuestra frente
    y en que el alma, como cierva herida,
    sacia su sed en la escondida fuente. Amén.


    SALMODIA

    Ant. 1
    El Señor se complace en los justos

    Salmo 10

    Al Señor me acojo, ¿por qué me decís:
    "Escapa como un pájaro al monte,
    porque los malvados tensan el arco,
    ajustan las saetas a la cuerda,
    para disparar en la sombra contra los buenos?
    Cuándo faltan los cimientos,
    ¿qué podrá hacer el justo?"

    Pero el Señor está en su templo santo,
    el Señor tiene su trono en el cielo;
    sus ojos están observando,
    sus pupilas examinan a los hombres.

    El Señor examina a inocentes y culpables,
    y al que ama la violencia, él lo detesta.
    Hará llover sobre los malvados ascuas y azufre,
    les tocará en suerte un viento huracanado.

    Porque el Señor es justo y ama la justicia:
    los buenos verán su rostro.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre,
    por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. 1 El Señor se complace en los justos.

    Ant. 2 Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.


    Salmo 14

    Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda
    y habitar en tu monte santo?

    El que procede honradamente
    y practica la justicia,
    el que tiene intenciones leales
    y no calumnia con su lengua,

    el que no hace mal a su prójimo
    ni difama al vecino,
    el que considera despreciable al impío
    y honra a los que temen al Señor,

    El que no retracta lo que juró
    aun en daño propio,
    el que no presta dinero a usura
    ni acepta soborno contra el inocente.

    El que así obra nunca fallará.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre,
    por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. 2 Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

    Ant. 3 Dios nos ha destinado en la persona de Cristo a ser sus hijos.


    Cántico
    Ef. 1, 3-10

    Bendito sea Dios,
    Padre de nuestro Señor Jesucristo,
    que nos ha bendecido en la persona de Cristo
    con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

    Él nos eligió en la persona de Cristo,
    antes de crear el mundo,
    para que fuésemos consagrados
    e irreprochables ante él por el amor.

    Él nos ha destinado en la persona de Cristo
    por pura iniciativa suya,
    a ser sus hijos,
    para que la gloria de su gracia,
    que tan generosamente nos ha concedido
    en su querido Hijo,
    redunde en alabanza suya.

    Por este Hijo, por su sangre,
    hemos recibido la redención,
    el perdón de los pecados.
    El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia
    ha sido un derroche para con nosotros,
    dándonos a conocer el misterio de su voluntad.

    Este es el plan
    que había proyectado realizar por Cristo
    cuando llegase el momento culminante:
    hacer que todas las cosas
    tuviesen a Cristo por cabeza,
    las del cielo y las de la tierra.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre,
    por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. 3 Dios nos ha destinado en la persona de Cristo a ser sus hijos.


    LECTURA BREVE

    Rm 5, 8-9

    Dios nos demuestra el amor que nos tiene en el hecho de que, siendo todavía pecadores, murió Cristo por nosotros. Así que con mayor razón, ahora que hemos sido justificados por su sangre, seremos salvados por él de la cólera divina.


    RESPONSORIO BREVE

    V. Yo dije: "Señor, ten misericordia."
    R. Yo dije: "Señor, ten misericordia."

    V. Sáname, porque he pecado contra ti.
    R. Señor, ten misericordia.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R. Yo dije: "Señor, ten misericordia."


    CÁNTICO EVANGÉLICO

    Ant.
    Sobre mi persona testifico yo, y testifica en mi favor el Padre que me ha enviado.

    Cántico de la Santísima Virgen María



    PRECES

    Ivoquemos al Señor Jesús, que nos ha salvado a nosotros, su pueblo, librándonos de nuestros pecados, y digámosle humildemente:

    Jesús, Hijo de David, compádecete de nosotros.
     
  • Te pedimos, Señor Jesús, por tu Iglesia santa, por la que te entregaste para consagrarla con el baño del agua y con la palabra,
    purifícala y renuévala por la penitencia.
     
  • Maestro bueno, haz que los jóvenes descubran el camino que les preparas
    y que respondan siempre con generosidad a tus llamadas.
     
  • Tú que te compadeciste de los enfermos que acudían a ti, levanta la esperanza de nuestros enfermos,
    y haz que imitemos tu gesto generoso y estemos siempre atentos al bien de los que sufren.
     
  • Haz, Señor, que recordemos siempre nuestra condición de hijos tuyos, recibida en el bautismo,
    y que vivíamos siempre para ti.

    Se pueden añadir algunas intenciones libres


    Da tu paz y el premio enterno a los difuntos y reúnenos un día con ellos en tu reino. Con el gozo de sabernos hijos de Dios, acudamos a nuestro Padre, diciendo: Padre nuestro ...


    ORACIÓN

    Señor, Dios nuesto, que por el amor inefable que nos tienes nos enriqueces con toda clase de bendiciones, concédenos pasar de nuestras antiguas faltas a una vida nueva, para prepararnos convenientemente a la gloria del reino celestial. Por nuestro Señor JesuCristo, tu Hijo.


    CONCLUSIÓN

    V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
    R. Amén.
     




Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |