Menu



Derechos humanos y Doctrina Social de la Iglesia
Benedicto XVI recibió hoy a los miembros de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales al final de la XV sesión plenaria de ese ente que preside la profesora Mary Ann Glendon


Por: . | Fuente: VIS



CIUDAD DEL VATICANO, 4 MAY 2009

La Academia, después de haber examinado las relaciones entre la doctrina social de la Iglesia y el trabajo, la democracia, la globalización, la solidaridad y la subsidiaridad, se ha centrado esta vez en "el tema clave de la dignidad de la persona y los derechos humanos, punto de encuentro entre la doctrina social de la Iglesia y la sociedad actual", observó el Papa.

"La Iglesia ha afirmado siempre que los derechos fundamentales, por encima y más allá de las diferentes formas en que se formulen y de los diferentes grados de importancia que tengan en los diversos contextos culturales, deben ser sostenidos y reconocidos universalmente porque son intrínsecos a la naturaleza del ser humano creado a imagen y semejanza de Dios" y " por eso comparten una característica común que los une y que exige el respeto universal". Asimismo la Iglesia ha enseñado siempre que "el orden ético y político que gobierna las relaciones entre las personas hunde sus raíces en la estructura misma del ser humano".

La Edad Moderna, "con mayor conciencia sobre los derechos humanos y su universalidad, (...) contribuyó a dar forma a la idea de que el mensaje de Cristo -que proclama que Dios ama a todo hombre y a toda mujer y que todo ser humano está llamado a amar a Dios libremente- demuestra que todos y todas, independientemente de su condición social o cultural, son libres por naturaleza".

El Papa recordó después que a mediados del siglo pasado y tras las catástrofes de las dos guerras mundiales y las ideologías totalitarias, la comunidad internacional se dotó de "un nuevo sistema de derecho internacional basado en los derechos humanos" y cómo Pablo VI y Juan Pablo II "afirmaban decididamente que el derecho a la vida y a la libertad de conciencia y de religión son el centro de aquellos derechos que brotan de la misma naturaleza humana".

"Estrictamente hablando, esos derechos no son verdades de fe, aunque se perciben y adquieren plena luz con el mensaje de Cristo que "manifiesta plenamente el hombre al propio hombre". La fe los confirma ulteriormente. Obedece a la razón que, hombres y mujeres, viviendo y actuando en un mundo físico como seres espirituales, perciban la presencia de un "logos" que los capacita para distinguir no solamente lo verdadero de lo falso, sino también el bien del mal, lo mejor de lo peor, la justicia de la injusticia".

"La acción de la Iglesia en la promoción de los derechos humanos se refuerza por la reflexión racional, de forma tal que esos derechos pueden presentarse a todas las personas de buena voluntad, independientemente de su filiación religiosa". Al mismo tiempo, "como cada nueva generación y cada individuo debe reapropiarse de esos derechos, y la libertad humana es siempre frágil, la persona necesita la esperanza y el amor incondicionales que solo se encuentra en Dios y que lleva a la participación en la justicia y la generosidad de Dios hacia los demás".

"Esa perspectiva llama nuestra atención sobre algunos de los problemas sociales más críticos de las últimas décadas, como la conciencia cada vez más grande, en parte provocada por la globalización y la crisis económica actual, de un tremendo contraste entre la igual atribución de derechos y el desigual acceso a los medios para alcanzarlos. Para los cristianos, que piden siempre a Dios "danos hoy nuestro pan de cada día", es una tragedia vergonzosa que la quinta parte de la humanidad pase todavía hambre".

"Para garantizar un abastecimiento adecuado de alimentos, al igual que la protección de los recursos vitales como el agua y la energía, es necesario que todos los líderes internacionales manifiesten su prontitud para trabajar en buena fe, respetando la ley natural y fomentando la solidaridad y la subsidiaridad con las regiones y los pueblos más pobres del planeta, como la estrategia más eficaz para eliminar las desigualdades sociales entre las países y las sociedades y para potenciar la seguridad mundial".

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Jorge Scala
Defensa de los derechos humanos
Fred Battle Río
Derecho Ambiental y Administrativo
María Lourdes Villa Vargas.
Especialista en Derecho Público
Nicolás Lafferriere
Servicio a la vida. Bioética y bioderecho.
Dr. Jorge Luis Vitale
Aplicación del Derecho Canónico en la legislación de un país
José Pavlov Valdivia Reynoso
Derecho Civil Corporativo, Canónico y Derechos Humanos
José Luis García Castrillón
Derecho canónico y Derecho procesal
Lic. Guillermo Gazanini Espinoza
Derechos humanos. Libertad Religiosa
Camilo Cortés Bosques
Derecho Eclesiástico, Derecho Laboral, Derecho Patrimonial Canónico y Seguridad Social
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |