Menu



Carta a los niños de Primera Comunión
Tomad y comed: esto es mi cuerpo, tomad y bebed: ésta es mi sangre”. Recordad en vuestro corazón para siempre estas palabras.


Por: Mons Juan José Omella Omella | Fuente: revistaecclesia.com



Queridos niños y niñas:

Os saludo y abrazo a todos, y os felicito por vuestra primera Comunión. Dentro de pocos días, vais a recibir el regalo más valioso, el don de amor que vale mucho más que todo lo que habéis recibido hasta ahora en vuestra vida: JESÚS, EL HIJO DE DIOS, EL SEÑOR . ¡Qué bueno es Dios! El viene a vuestro encuentro y os visita como amigo para quedarse siempre con vosotros y enseñaros a ser felices, generosos, siempre con ganas de hacer el bien, como habéis aprendido con los sacerdotes y catequistas de la parroquia, pero sobre todo con vuestros padres que os han dado la vida por amor.

También por amor quiso Jesús entregarnos su vida. Antes de morir en la cruz y resucitar, dijo a sus discípulos:

“Tomad y comed: esto es mi cuerpo,
tomad y bebed: ésta es mi sangre”.


Recordad en vuestro corazón para siempre estas palabras, y estad atentos, el día de vuestra primera Comunión, cuando el sacerdote las pronuncie en el nombre de Jesús, porque en ese momento es el mismo Señor quien os visita y viene a quedarse para siempre con vosotros.

A muchos, esto no les entra en la cabeza, por eso se preguntan cómo está Jesús en la Eucaristía: Yo no lo veo, dicen… Sí, no lo vemos, pero hay muchas cosas importantes que tampoco se ven, y son las que hacen buena la vida. Os cuento una anécdota que le sucedió al Papa en un encuentro con una multitud de niños que habían celebrado la primera Comunión.
Una niña le dijo al Papa que no había visto a Jesús en la Eucaristía, a lo que el Papa le contestó: “Hay muchas cosas que no vemos y que existen. Por ejemplo, no vemos nuestra inteligencia; y sin embargo, la tenemos. En una palabra, no vemos nuestra alma y, sin embargo, existe y vemos sus efectos, porque podemos hablar, pensar, decidir, etc. Del mismo modo, tampoco vemos al Señor resucitado, pero vemos que donde está Jesús los hombres cambian y se hacen mejores. Por eso, vayamos al encuentro de este Señor invisible, pero fuerte, que nos ayuda a vivir bien”.

Y esto es lo más importante, amigos, que donde está el Señor todo cambia, porque se da como alimento para que seamos diferentes, más pacientes, con ganas de tratar a todos con cariño, rechazando el mal que nos hace daño, y aprovechando siempre el tiempo para crecer como cristianos. Por eso, no dejéis de encontraros con Jesús donde siempre os espera, en la Misa del Domingo que es el Día del Señor, donde nos reunimos todos los cristianos mayores y también vosotros, los pequeños de la familia. Y muy importante: Seguid conociendo y escuchando a Jesús en la catequesis, que continúa ahora en los grupos cristianos de chicos y chicas, hasta el día de la Confirmación que yo personalmente celebraré con vosotros.

Bien sabéis que el Señor Jesús siente un especial cariño por los niños, está deseando hablar con cada uno de vosotros. Por eso, os voy a dar una idea, para que todos los días podáis hablar con Él de las cosas importantes de vuestra vida. Seguro que todos tenéis una imagen de Jesús (si no, los catequistas os la podrán conseguir), ponedla en un sitio visible de vuestra habitación, al que llamaremos el “rincón de la oración”. Todas las noches, antes de dormir, poneos de rodillas delante de Jesús, haced la señal de la cruz y decidle: Gracias por mi familia, mis amigos y por las cosas buenas que haces por mí, perdona mis pecados, y dime qué puedo hacer por ti y por todos los que viven cerca de mí. Rezad la oración del Padrenuestro y después, a nuestra Madre, el avemaría, y acabad diciéndoles lo mucho que les queremos. Día a día, veréis cómo esta oración os ayudará de verdad a vivir felices, y os mostrará lo grande y bueno que es Dios…

Qué suerte tenéis de vivir siendo tan amados y protegidos, sin que nada os falte de parte de Dios, como también de vuestros padres, sacerdotes y catequistas, profesores y compañeros del colegio. No todos los niños tienen tanto, a veces les falta lo necesario para estar vivos. También de ellos nos preocupamos los que somos hijos de Dios, ¡son de nuestra familia!, y aunque no podamos verlos ni saber cómo se llaman, sí que les podemos decir con Jesús: “Tomad y comed”.
Por eso, entre todos los niños de la Diócesis, vamos a realizar el “milagro de la Comunión”, pagando a más de cien niños pobres de Kinshasa (El Congo) todos los gastos escolares de los cursos de primaria. Pensad que uno de estos niños africanos es un invitado más del banquete que vais a celebrar, y, con lo que cuesta un cubierto de la comida de vuestra fiesta, le ayudaréis para que pueda ir al colegio durante todo un año.


Y me gustaría que el día del “Corpus Christi” (domingo 14 de junio) participaseis, si es posible, en la celebración de la Santa Misa y en la Procesión. ¡Cuánto me gustaría que acompañaseis a Jesús, nuestro gran amigo, junto con vuestros amigos que han hecho este año la Primera Comunión, y con vuestros padres, abuelos y hermanos! Es una fiesta muy hermosa, en la que veneramos a Jesús, presente en el pan de la Eucaristía, y en la que le mostramos nuestro amor poniendo flores en el camino y colaborando en la colecta con Cáritas, para ayudar a los más pobres, pues los pobres y cuantos sufren son también presencia de Jesús en medio de nuestra sociedad: lo que hagáis a uno de mis hermanos más pequeños a mi me lo hacéis, dice Jesús en el Evangelio

En el Colegio, sed amigos de todos y aprovechad el tiempo, porque estáis en una etapa muy bonita de vuestra vida para aprender. Supongo que estáis apuntados en la clase de religión católica, que os ayudará a conocer mejor le fe cristiana y el mensaje de Jesús. Quered mucho a vuestros padres, hermanos y abuelos. Sed obedientes y colaborad en todo. Y pedidle a Jesús que seáis una familia unida y feliz.

Si queréis contarme o preguntarme algo sobre Jesús, o sobre vuestra amistad con Él, no lo dudéis y hacedlo. El obispo sacará tiempo para responder a vuestra carta.

Os quiere y os bendice.

+ Juan José Omella Omella
- Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño



* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* Suscríbete a nuestro boletín mensual


* Preguntas, sugerencias y comentarios al autor

 

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |