Menu



Jaculatorias
Devocionario. Oraciones Varias
Oraciones breves para mejor mantenermos en la presencia de Dios a lo largo del día.


Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net



Las jaculatorias son oraciones breves, encendidas de amor y de cariño, que dirigimos al Señor, a la Virgen Santísima y a los Santos, para mejor mantenermos en la presencia de Dios a lo largo del día.


A JESUCRISTOo

V. Jesús manso y humilde de corazón,
R. haz mi corazón semejante al tuyo.

V. Sagrado Corazón de Jesús,
R. en Vos confío.

V. Sagrado Corazón de Jesús,
R. perdónanos y se nuestro Rey.

V. Corazón de Jesús,
R. que os ame y os haga amar.

V. Corazón divino de Jesús,
R. convierte a los pecadores, salva a los moribundos, libra a las almas santas del purgatorio.

V. Dulce corazón de mí Jesús,
R. haz que te ame siempre más y más.

V. Sagrado Corazón de Jesús,
R. protege nuestras familias.

V. En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado,
R. el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

V. Sea por siempre bendito y adorado Cristo, Nuestro Señor Sacramentado,
R. Nuestro Rey por los siglos de los siglos.

V. Alabemos y demos gracias en cada instante y momento,
R. al Santísimo y Divinísimo Sacramento.

V. Acordémonos que estamos en la santa presencia de Dios,
R. ¡Adorémosle!

V. ¡Viva Jesús en nuestros corazones!
R. ¡por siempre!

V. ¡Viva Cristo Rey!
R. ¡Viva!

V. Te adoramos ¡oh Cristo!, y te bendecimos,
R. porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

V. Alabado sea Jesucristo.
R. Por los siglos de los siglos. Amén.

V. Buen Jesús, amigo de los niños,
R. bendecid a los niños de todo el mundo.

V. Buen Jesús,
R. me uno a ti de todo corazón.

V. Dad, Señor, descanso eterno a las almas,
R. y la luz perpetua luzca para ellas.

V. El Señor es mi pastor,
R. nada me puede faltar.

V. Jesús, manso y humilde de corazón,
R. haz nuestro corazón semejante al vuestro.

V. Por ti, Jesús, vivo; por ti, Jesús, muero;
R. tuyo soy, Jesús, en vida y en muerte, amén.

V. Señor, auméntanos la fe.

V. Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo.

V. Creo, Señor, pero ayuda mi incredulidad.

V. Jesús Dios mío, os amo sobre todas las cosas.

V. Jesús, mío, ten misericordia de mi.

V. Tuyo soy, para Ti nací,
R. ¿qué quieres Jesús de mí?



Al ESPÍRITU SANTO

V. Espíritu Santo fuente de luz,
R. ¡ilumínanos!

V. Espíritu Santo fuente de sabiduría,
R. guíanos.

V. Espíritu Santo fuente de amor,
R. llénanos.

V. Espíritu Santo, dulce huésped de mi alma,
R. permaneced en mí, y que yo permanezca siempre en ti.

V. Espíritu Santo, dulce huésped de mi alma,
R. permaneced en mí, y que yo permanezca siempre en ti.



A JESÚS, JOSÉ Y MARÍA

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.



A LA VIRGEN MARÍA

V. Ave María Purísima,
R. sin pecado concebida.

V. Dulce Corazón de María,
R. sed la salvación del alma mía.

V. María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia,
R. en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

V. Santa María de Guadalupe
R. ruega por nosotros.

V. Santa María de Guadalupe,
R. Salva a nuestra patria y conserva nuestra fe.

V. Santa María del buen camino,
R. haz que lleguemos sanos y salvos a nuestro destino.

V. Por tu limpia concepción, ¡oh Soberana Princesa!
R. una muy grande pureza te pedimos de corazón.

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
R. para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

V. Inmaculada reina de la paz,
R. ruega por nosotros.

V. Madre de amor, de dolor y misericordia, R. ruega por nosotros.

V. Oh María sin pecado concebida,
R. ruega por nosotros que recurrimos a ti.

V. Virgen, Madre de Dios, María,
R. rogad a Jesús por mi.

V. Corazón dulcísimo de María,
R. prepáranos un camino seguro.

V. Dulce Corazón de María,
R. sed la salvación mía.

V. Purísimo Corazón de María, virgen santísima,
R. alcánzanos de Jesús la pureza y la humildad de corazón.



A SAN JOSÉ, LOS SANTOS, ÁNGELES Y VARIAS

V. Patriarca San José,
R. ruega por nosotros.

V. San José mi padre y señor,
R. enséñame a querer más cada día a Jesús y María.

V. Haced, San José, que vivamos una vida inocente
R. y esté siempre asegurada bajo vuestro patrocinio.

V. V. Santos y Mártires de Cristo Rey,
R. rueguen por nosotros.

V. Santísima Trinidad, un solo Dios; creo en ti; espero en ti, os amo y os adoro;
R. ten piedad de mí, ahora y en la hora de mi muerte, y salvadme.

V. Haced, San José, que vivamos una vida inocente
R. y esté siempre asegurada bajo vuestro patrocinio.

 

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
P. Pedro Mendoza Pantoja
Sanación y liberación
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz Sánchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |