Menu



Evaluación en la Catequesis
Es preciso saber, con toda claridad, qué decimos cuando decimos educación religiosa y qué decimos cuando decimos catequesis y, sobre todo, es preciso discernir qué lugar ocupa la fe en nuestra intencionalidad educativa.


Por: P. José Luis Quijano | Fuente: isca.org



La pregunta acerca de la evaluación en la catequesis se abre necesariamente a otras preguntas. Nosotros optamos por iniciar la búsqueda de respuestas a partir de la concepción de catequesis. Una concepción de evaluación y sus precisiones acerca de los instrumentos, los criterios, las modalidades, los tiempos, los alcances y su misma pertinencia y posibilidad suponen una determinada concepción de catequesis.

Esta concepción puede ser precisada desde su naturaleza, desde su finalidad, desde un determinado planteo metodológico o desde su lugar en el contexto amplio de la evangelización y del ministerio de la Palabra.

En esta ocasión, basándonos en los aportes de la etimología, partimos de una clarificación terminológica.

"La terminología relacionada con la "religión"
Educación religiosa, formación religiosa, enseñanza religiosa, instrucción religiosa, cultura religiosa, etc., son denominaciones que sólo un examen pormenorizado, en el marco concreto de las distintas situaciones culturales e institucionales, permite captar en su precisa identidad, y, por tanto, en su pertenencia (o no pertenencia) al ámbito de la actividad catequética. En general, estos términos son de uso menos intra-eclesiástico y se encuadran más fácilmente en el contexto de las instituciones civiles, del discurso pedagógico general, del tejido cultural y social. Pero solamente un análisis de su significado concreto, en cada contexto cultural, puede permitir especificar su grado de identificación o de discrepancia con la catequesis eclesial en sentido propio. En muchas regiones o instituciones cristianas, religión y religioso se aplican concretamente a los contenidos de la fe y a las diversas manifestaciones de la experiencia eclesial (sacramentos, oración, compromiso ético, etc.). En este sentido, la educación religiosa o formación religiosa que abarca momentos de profundización de la fe, y podría, justamente, llamarse catequesis" (1)

Si bien no son éstas las cuestiones que hoy nos ocupan, pensar en la evaluación nos remite indirectamente a ellas, sin pretender aquí ninguna definición acerca de la ya proverbial discusión en nuestro país acerca de la identidad de la catequesis escolar.

Pero es preciso saber, con toda claridad, qué decimos cuando decimos educación religiosa y qué decimos cuando decimos catequesis y, sobre todo, es preciso discernir qué lugar ocupa la fe en nuestra intencionalidad educativa.

En la praxis latinoamericana es bastante habitual que la educación religiosa se contextualice en el discurso pedagógico general. De hecho, el Manual de Catequética del CELAM(2) establece, a partir de diversos aspectos, las diferencias entre la catequesis y la educación religiosa escolar. Entre los aspectos que se consideran para la comparación, la evaluación ocupa un lugar bastante clarificador en la pregunta que hoy nos hacemos.


La evaluación en la Catequesis

Es necesaria según su naturaleza, pero tiene límites cuando se trata de objetivos de adhesión y comunión con Dios, que no son evaluables. Favorece la evaluación formativa que no excluye los contenidos. Requiere una opción por el mensaje cristiano como realidad de salvación.


La evaluación en la Educación Religiosa Escolar

Necesaria por el carácter escolar, con su rigor y exigencia académica, lo que no excluye parámetros específicos, de acuerdo con la naturaleza e identidad de la ERE. Evalúa los objetivos formulados y los procesos, tanto en lo cognitivo como en lo afectivo, empleando los instrumentos propios de la escuela. No requiere la aceptación vital del mensaje cristiano y facilita una posible opción de fe, aunque su intencionalidad es discreta


Rector: P. José Luis Quijano
Venezuela 4145
CP 1211 • Buenos Aires
Tel/Fax: (011) 4512-3868
rector@isca.org.ar
www.isca.org.ar

Bibliografía
(1). Alberich, Emilio."La Catequesis en la Iglesia". CCS. Madrid. 1991.
(2). Ver pág. 394 y ss.

 

 

 

 

* Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:
Facebook Catholic.net.
Twitter Catholic.net.

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión":Foros de discusión de Catholic.net
















 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |