Menu



Derechos familiares
Todo hombre tiene el derecho, en principio, al matrimonio y a la consecución de su propio fin; el derecho a la sociedad conyugal y doméstica.


Por: G. Lobo | Fuente: arbil.org



Todo hombre tiene «el derecho, en principio, al matrimonio y a la consecución de su propio fin; el derecho a la sociedad conyugal y doméstica» (Pío XII, rm 24-XII-1942).

Estos derechos alcanzan múltiples perspectivas; por ejemplo,

«el derecho a trabajar, como medio indispensable para la manutención de la vida familiar; el derecho a la libre elección de estado» (Ibid); etc.

Y quienes han recibido de Dios la luz de la fe, es decir,

«los verdaderos hijos de la Iglesia, están comprometidos a sostener a ultranza los derechos esenciales de las familias» (Pío XII, disc 18-1X-1951, CE 169814),

que en buena parte derivan de la condición sacramental del matrimonio cristiano.

Los principales derechos del hombre con respecto a la familia son:

1) Derecho al matrimonio y a la familia. El ser humano tiene derecho a contraer libremente matrimonio y a fundar una familia, en la que el varón y la mujer tienen igualdad de derechos y de deberes (cfr Gaudium et Spes, nn. 26, 42 y 52; Juan XXIII, Pacem in Terris, 15; Pío XII, rm 1- VI-1941).

«La familia, fundada en el matrimonio uno e indisoluble libremente contraído, es necesario considerarla como la semilla primera v natural de la sociedad humana. De lo cual nace el deber de atenderla con suma diligencia tanto en el aspecto económico y social como en la esfera cultural y ética; todas estas medidas tienen como fin consolidar la familia v ayudarla a cumplir su misión» (Juan XXIII, Ibid, 16).

2) Derecho de los padres a procrear (Gaudium et Spes, n. 52). Los esposos tienen el derecho y el deber de transmitir la vida:

«el derecho de los cónyuges, del padre y de la madre, a realizar su vida convugal y doméstica» (Pío XII, rm 1-VI-1941).

3) Derecho a decidir el número de hijos. Los padres tienen derecho exclusivo de decisión en el número de hijos, pues

«en el deber de transmitir la vida humana y de educarla, lo cual hay que considerar como su propia misión, los cónyuges saben que son cooperadores del amor de Dios Creador y como sus intérpretes. Por eso, con responsabilidad humana y cristiana cumplirán su misión y con dócil reverencia hacia Dios se esforzarán ambos, de común acuerdo y común esfuerzo, por formarse un juicio recto ... Este juicio, en último término, los esposos deben formarlo personalmente ante Dios» (Gaudium et Spes, n. 50).

4) Derecho a la educación de los propios hijos (Gravissimum Educationis, n. 26; Juan XXIII, Pacem in Terris, 17; Pío XI, Mit Brennender Sorge, CE 147130, DP-11 6591[37]; Id, Casti Connubii, CE 1611/6-8, DP-111 5541[12-181; Id, Divini lllius Magistri, CE 1591ss/16-21, DP-11 540ss/125-35]).

Este derecho de los padres se concreta en tres deberes primordiales: el deber de educar cristianamente a sus hijos, el deber de formarles religiosa y moralmente, y el deber de educarles humana y culturalmente, proporcionándoles, además de la educación impartida en el hogar, los medios adecuados para su formación.

5) Derecho a poseer los bienes suficientes para su familia (Gaudium et Spes, n. 69; Juan XXIII, Ibid, 17). Para poder cumplir con los anteriores deberes, los padres tienen derecho a los bienes necesarios para mantener a la familia y dar a los hijos la educación moral y cultural adecuada.

6) Derecho a la inviolabilidad del hogar. Es el derecho a desarrollar la vida doméstica (cfr Pío XII, rm 1-VI-1941) sin injustas intromisiones que provengan del exterior y perturben la intimidad del hogar.


 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Jorge Scala
Defensa de los derechos humanos
Fred Battle Río
Derecho Ambiental y Administrativo
María Lourdes Villa Vargas.
Especialista en Derecho Público
Nicolás Lafferriere
Servicio a la vida. Bioética y bioderecho.
Dr. Jorge Luis Vitale
Aplicación del Derecho Canónico en la legislación de un país
José Pavlov Valdivia Reynoso
Derecho Civil Corporativo, Canónico y Derechos Humanos
José Luis García Castrillón
Derecho canónico y Derecho procesal
Lic. Guillermo Gazanini Espinoza
Derechos humanos. Libertad Religiosa
Camilo Cortés Bosques
Derecho Eclesiástico, Derecho Laboral, Derecho Patrimonial Canónico y Seguridad Social
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |