Menu


Psicodrama
El texto de un anuncio para un seminario introductorio en la técnica del psicodrama, que presentamos ahora, muestra que la conciencia es precisamente el blanco de la dinámica de grupo


Por: Michael M. Weber | Fuente: Técnicas Psicológicas. Los nuevos seductores



Mientras que Rogers tenía todavía unas ideas éticas y se desesperó al contemplar qué se hacía de su dirección de diálogo “no-directivo”, de su autenticidad, de su autorres ponsabilidad, se ve que Perls había dado un paso adelante. La conciencia era apagada porque era un “factor de estorbo burgués”.

Realmente, la “intervención en el alma” parece llevar a cabo este efecto. El texto de un anuncio para un seminario introductorio en la técnica del psicodrama, que presentamos ahora, muestra que la conciencia es precisamente el blanco de la dinámica de grupo. Con el título “Tira un tomate, o 151 maneras de ser malo, insoportable y brutal” se presenta el psicodrama, el modelo para el bibliodrama, como un método que se puede aprender para ejercitar la rabia cuando uno experimenta la injusticia, con seguridad fríamente calculada y sin remordimientos de conciencia: “Aquí se presentan 151 maneras de ser malo. Cuando la siguiente vez alguien te moleste y tengas que pagar por culpas pasadas, puedes fundir el tostador de pan, insultar al ama de casa, hablar con la boca llena, olvidar el cumpleaños de tu madre, o andar a treinta kilómetros por hora en la autopista. Haciendo todo esto, no te olvides, por favor, de ser un tipo sincero y benigno. Este seminario te quiere enseñar cómo puedes llegar a ser la persona más odiada, que siempre has querido ser. Ven y escenifícalo en el teatro. Se trata de un seminario que busca el gozo de dañar.”(270)


El psicodrama y el bibliodrama
como la salvación del mundo


El rumano Jacob Levy Moreno (1890-1974) inventó el psicodrama en su forma clásica. Ya en 1925, cuando emigró en los Estados Unidos, sus presentaciones de teatro estaban penetradas completamente de los momentos terapeúticos. En 1936 fundó el Teatro del psicodrama y en 1942 el Instituto de psicodrama.

Como en muchas otras actividades de dinámica de grupo todo empieza con una fase de calentamiento. Se medita o se hace un juego de rompehielos. Luego se pide a los participantes contar situaciones problemáticas de su vida. En contraste con la realidad, se deben desahogar luego todos los sentimientos que surgen en estas situaciones. Los demás miembros toman los papeles que necesita el personaje principal. De repente se pide un cambio de papeles, lo cual provoca en los participantes una fase de inseguridad respecto a su propio papel y consigo mismos. A veces el personaje central debe llevar un diálogo con un doble imaginario, desentrañar el propio problema, para acercarse poco a poco a la solución de éste.

La diferencia decisiva con respecto al teatro es que el actor siempre permanece siendo el mismo. Pero el personaje principal en el psicodrama debe sufrir un cambio. En el libro “La psicoterapia de grupo y el psicodrama”, Moreno dice que sus actividades “no son sólo diálogos”, los hombres representan las situaciones decisivas con cada fibra y con cada nervio de su cuerpo. De punto más alto de la sesión dice: Los actores principales “rasgas sus heridas más íntimas y dejan que se desangren hacia el exterior.”(271)

Según Moreno hay que llevar al hombre hacia este estado desprotegido y desamparado, para que se dé cuenta de “su problema”. Después de la tematización e interpretación por los participantes del grupo, este hombre estaría renovado y seguiría con una vida diferente. Desde un punto de vista psicoterapéutico esto es una tontería, puesto que un cambio duradero de una actitud emocional sólo se puede lograr por un trabajo muy largo y muy duro. Por lo regular los directores y los miembros del grupo no tienen ninguna formación bien fundada en la psicología del profundo, por eso este tipo de técnica psicológica es de apreciar como algo peligroso.

Sin embargo, este no es el único aspecto que debería hacernos distanciar de esta terapia de teatro. Los escritos de Moreno dicen llevar a la salvación del mundo. Lothar Gassmann resalta esto abiertamente en su libro “Sentir en lugar de pensar -lavado de cerebro oculto a traves de la ‘dinámica de grupo’”: “Moreno presenta todas las características de una ideología.”(272) Para comprobarlo cita al mismo inventor del psicodrama: “Siempre pensaba que este mundo lleno de destinos necesitaba de una terapia mundial (…) y que yo tenía la misión de hacer algo para crearla y difundirla.”(273) Después del comunismo y de la democracia, el futuro pertenecía a su “ideología terapéutica”. No tiene otra finalidad que “crear un nuevo orden mundial basado en la estructura unitaria sociométrica de la sociedad.”(274)

Para Moreno, Jesucristo ha sido un “simple hombre”. Habría millones de hombres que podrían encarnar a Dios en su propia persona. A cada uno le es permitido expresar su visión de Dios en sus actuaciones(275).

Pero esta actitud significa el fin del concepto tradicional de religión. Significa más bien una religión en el sentido esotérico del New Age: “Hay tantas ideas de Dios cuantos hombres existen; y esto es el fundamento de una libertad auténtica: la separación del hombre de lo recibido por la cultura y la afirmación y posición de los propios valores y criterios.” Esto, sin embargo, es el fin de la convivencia entre los hombres.

La característica expresa de los biblio y psicodramas de tender al cambio cultural no debe ser buscada en primer lugar en la práctica o en los escritos teoréticos del inventor. Los mismos formadores en bibliodrama resaltan este aspecto. Hilarion Petzold, uno de los terapeutas alemanes de “Gestalt” más importantes, establece conexiones al programa del 68 o a la Escuela de Frankfurt: “Participar en el teatro es antiautoritario: va contra la simple aceptación de lo que se manda desde arriba (sea en el escenario o de la vida misma), postula una co-responsabilidad por todo lo que sucede (no sólo en el escenario), postula también una participación en la toma de decisión conjunta sobre los sucesos.”(276) Gerhard Marcel Martin enfatiza que a través del bibliodrama se pueden romper las orientaciones religiosas y poner nuevas ideas; precisamente aquellas que ya no permiten ninguna autoridad; en el campo teológico esto significa, que ya no hay necesidad de referirse ni a la Sagrada Escritura, ni a las Tradiciones, ni al Magisterio de la Iglesia. En los años setenta G.M.Martin fue un defensor entusiasta de Baghwan, fue director de la Academia Protestante de Arnoldshain(277) y desde hace varios años es defensor fervoroso del bibliodrama para las clases de religión y el perfeccionamiento de formación de párrocos. Martin esboza el carácter oculto de técnica psicológica, capaz de cambiar la religión de la siguiente manera: “Los principios para que el bibliodrama sea competente son: Encuentra tu propio modo y estilo de trabajo interpretativo pluridimensional de la Biblia. Fíjate en una manera de interpretación al menos por medio año o por todo un año, conócela desde dentro, luego pónte a transmitirla y conócela mejor en el intercambio con los participantes y los coordinadores (learning by doing). Después, ocúpate a fondo con otra manera de interpretar el texto completamente diversa, etc. (life long learning). Así siempre tendrá cosas que compartir y encontrarás tu propia síntesis. De esta manera el bibliodrama queda libre de falsificaciones y copias malas.”(278)

Son más que claros Christian Gremmels y Doris Immich en “Religio”, una revista para las clases de religión. Ellos cuentan sus experiencias con los profesores de religión y los párrocos en actividades de perfeccionamiento de formación en el bibliodrama; en esas actividades caracterizan a los profesores y párrocos que van al curso con su propia forma de ser: la que quieren quitarles a través del curso. Además del sentimiento de estar junto o de amor al prójimo se nombran las siguientes características o defectos psíquicos de los párrocos o profesores de religión, que deben ser extirpadas según las premisas de la ideología del cambio permanente:

“(1) Es característico que hay una apreciación falsa de la corporeidad, que pasa de la falta de atención, al desprecio, y en casos exepcionales, incluso hasta una ‘declarada enemistad con el cuerpo’ (Petzold); el ‘taboo against touching’ o ‘tabú contra el tocarse’ (Petzold) está especialmente vigente en los grupos de perfeccionamiento de formación en bibliodrama con personas que ejercen la religión profesionalmente. (2) Además es notoria una reducidad capacidad de comunicación, que en el caso de los adeptos de las confesiones protestantes podría estar relacionada con la preferencia que se le da a la palabra: La comunicación se entiende siempre como una comunicación verbal y sólo se le halla sentido bajo esta forma (…) (3) Es característica una convencionalización del comportamiento cristiano: Siempre listos para ayudar a los demás, para subordinar incluso la ofensa intencionada al esfuerzo por neutralizar el enfado que surge através de la minimización de sus causas. En vez de expresar aversiones y revelar afectos el intercambio de formalismos gentiles oculta los conflictos. Este comportamiento de ser siempre amable y de estar preparado para un acto de amor al prójimo, un amor que sea objetivamente desinteresado, todo esto, ha llegado a ser convencional (…).”(279)

Ahora se trata de lograr el cambio de comportamiento en estos tres puntos a través de los cursos de formación, empleando juegos bibliodramáticos y diálogos que van acompañando el curso: “Pensando en tales experiencias y sobre todo en referencia a la característica que acabamos de mencionar, de una falta de claridad en los buenos modales, hemos decidido (en caso de grupos permanentes) ponernos la tarea de dar prioridad a la aclaración de las relaciones dentro del grupo por encima del juego bibliodramático (…).”(280)

Se ve que el psico o bibliodrama persigue como las demás técnicas psicológicas una meta revolucionaria en contra de la cultura. Dado que estas técnicas se están poniendo en práctica desde hace años en la formación pastoral y en el perfeccionamiento de ella, las consecuencias son patentes para todo el mundo: lo vemos en las actividades de formación, en las jornadas de la pastoral, en los manuales de la pastoral, en los representantes de la nueva generación de psicólogos pastorales que desde el inicio de su formación han recibido una enseñanza sobre las técnicas psicológicas. Conociendo los fines verdaderos de las técnicas psicológicas, del bibliodrama, de la terapia de “Gestalt”, de la Interacción centrada en el tema, de la terapia familiar o de las terapias del cuerpo, es innegable la impresión de que el movimiento pastoral es el verdadero motor de la patente lucha interna a la Iglesia.


Notas
270. Flugblatt aus Zürich “Psychodrarna Einführongsseminar 24.-26.2. 1989"
271. Moreno, Jakob L. Gruppenpsychotherapie und Psychodrama. Stuttgart 1959,S. 89
272. Gassmann, Lothar. Fühlen statt zu denken - Geheime Gehirnwäsche durch “Gruppendynamik”. Uhldingen 1991. S.28
273. Moreno, Jakob L. Gruppenpsychotherapie und Psychodrama. Stuttgart 1959, Vorwort [Hervorhebung. im Original]
274. Moreno, Jakob L. a.a.O., S.5
275. vgl. Moreno, Jakob L. “Die Psychiatrie des zwanzigsten Jahrhunderts als Funktion der Universalia Zeit, Raum, Realität und Kosmos” in: Petzold, Hilarion (Hrsg.). Angewandtes Psychodrama in Therapie, Pädagogik, Theater und Wirtschaft. Paderborn 1972, S. 85ff.
276. Petzold, Hilarion. Angewandtes Psychodroma. Paderborn 1978, S. 50f
277. cf. Sobre Martin p. 52
278. Martin, Gerhard Marcel. “Bibliodrama - ein Modell wird besichtigt.” In: Kiehn, A./S. Laechli u.a. 1992. Bibliodrama. Stuttgart. S. 64
279. Gremmels, Christian/Doris Immich. “Wer steht hinter wem?”, in: religio, 2/1993, S. 54f.
280. Gremmels, Christian/Doris Immich. a.a.O. S.55


 





Compartir en Google+




Consultorios
Jesús Ramos Méndez
Psicoterapia Familiar y Orientación a familias
Dra. Alicia Podestá
Problemas de aprendizaje, de conducta y de personalidad en niños y adolescentes
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
P. Pedro Mendoza Pantoja
Sanación y liberación
Libia María Ayala Maa
Orientación psicológica a niños y jóvenes en problemas educativos o de conducta. Atención generalizada a pacientes en situaciones tanatológicas o problemas personales. Planes de desarrollo personal, formación humana y de liderazgo
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Cristina Berg
Ayuda a personas normales que estén pasando por alguna crisis, especialmente situaciones de duelo
Deyanira Hernández Lira
Acompañamiento y orientación en trastornos de alimentación (anorexia, bulimia y comedores compulsivos) del paciente y de la familia.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |