Menu



Métodos para provocar un aborto e implicaciones éticas
Artículo sobre los métodos abortivos y las implicaciones para la mujer y éticos


Por: Fernando Cárdenas | Fuente: Catholic.net



La vida es el máximo regalo que Dios nos da. Por eso, hay que ¡cuidarla y defenderla! Sobre todo, cuando se trata de la vida del que todavía no ha nacido, pues la vida comienza desde el momento de la concepción.

El ser humano, con alma y cuerpo, se crea en el momento mismo en que el óvulo de la mujer es fecundado por un espermatozoide del hombre. A partir de entonces, aunque no se vea ni se sienta, estamos hablando de un ser con derecho a vivir y con derecho a ser protegido. Por eso, es totalmente inaceptable el aborto en cualquier etapa del embarazo. En cualquier caso y en cualquier momento, practicar un aborto voluntariamente significa quitar la vida, matar a un bebé inocente.

Provocar un aborto para que el niño muera antes de nacer, es lo mismo que matar a un bebé recién nacido, o que matar a un niño de doce años. Lo mismo que matar a otra persona. Por eso, legalizar el aborto (aprobar una ley de los hombres para no castigar a quienes aborten a un bebé en determinados casos), es algo inaceptable.


Métodos que se usan para practicar un aborto

1. Píldoras abortivas
Se usan en las primeras semanas del embarazo, destruyen la placenta y eso ocasiona que el bebé en formación muera por falta de nutrientes y sea expulsado por el organismo.

2. Aspiración o succión
Se dilata el cuello del útero y se introduce un tubo conectado a una potente aspiradora. La succión despedaza el cuerpecito del bebé y lo arrastra hacia afuera.

3. Legrado
Se introduce dentro del útero una especie de cucharilla de bordes cortantes, que se pasea de abajo hacia arriba para cortar en pedazos al bebé y a la placenta. Con la misma cucharilla se extraen los pedazos.

4. Minicesárea
Se hace una pequeña incisión en el vientre y útero de la madre y se saca vivo al bebé, al que se deja morir en el exterior.

5. Inyección de solución salina
Se inyecta en el líquido amniótico a través del vientre de la madre. El bebé sufre quemaduras en todo el cuerpo y muere envenenado por la solución. Dos o tres días después es expulsado por el organismo al exterior.


Sin más palabras, el aborto provocado es verdaderamente grave porque:

1. Es un acto malo en sí mismo (aplicar una inyección venenosa, despedazar el cuerpo con instrumentos punzocortantes, introducir una aspiradora para destruir el cuerpo del niño, etc.).

2. Es un acto que busca un fin malo directamente (la muerte del pequeño).

3. El efecto malo del aborto se presenta antes que el efecto supuestamente "bueno" (salvar la honra de la madre) y no es proporcional, pues el bebé es totalmente inocente.


¿Qué sucede si se sabe que el niño viene con graves malformaciones? ¿Debe permitírsele vivir?

La vida es un don de Dios y, todo hombre y toda mujer, con malformaciones o sin ellas, tiene una misión que cumplir en ella. Como ya vimos en lecciones anteriores, los enfermos y minusválidos son personas muy importantes en la vida de la Iglesia. Su sufrimiento y el que pueden ocasionar en la vida de otros, es muy valioso para la salvación de los hombres, si se convierte en sacrificio, es decir si se ofrece a Dios.

La vida de los niños con malformaciones físicas o mentales no debe considerarse de segunda. Es una vida igual de valiosa que la tuya, con una misión muy especial y trascendente y es siempre una bendición que llena de grandes alegrías y gracias a las familias en las cuales estos niños son recibidos con amor. Por esta razón, estas vidas deben ser respetadas al igual que la de cualquier niño sano.

Hasta ahora, ninguna asociación de padres de niños con discapacidades mentales o físicas, han pedido que se apruebe legalmente el aborto. Todos dan gracias a Dios por haberles enviado un angelito a quien cuidar. (Vale la pena ver los testimonios del Teletón).


¿Qué sucede si está en peligro la vida de la madre? ¿Aún así debe respetarse el embarazo?

Con los adelantos de la medicina, cada día son más raros los casos en los que se tiene que elegir entre la vida de la madre y la del niño. En la antigüedad estos casos se presentaban porque las cesáreas (cortar el vientre de la madre para permitir el nacimiento del niño), eran casi siempre mortales para la madre, debido a la falta de higiene y de instrumentos adecuados.

En la actualidad estos casos ya no se presentan pues las cesáreas se practican todos los días con éxito y muchas veces hasta innecesariamente, sólo por buscar mayor comodidad para la madre, que no quiere sufrir los dolores del parto, y del doctor, que prefiere programar una cesárea a las diez de la mañana, que atender un parto en la madrugada.

Puede haber casos, sin embargo, en los que la madre enferme de cáncer, una infección grave, peritonitis, cuyo tratamiento puede poner en peligro la vida del niño. En estos casos el médico debe tratar de salvar la vida de los dos pacientes: madre e hijo, aplicando el tratamiento médico necesario a la madre.

Aplicar un tratamiento médico no es un acto malo. Lo que busca es curar a la madre en primer lugar. El daño que pueda sufrir el bebé no se busca directamente y no se desea.

La causa, salvar la vida de la madre, es proporcional al posible daño que se permite.


¿No se puede abortar, aunque el bebé sea el resultado de una violación?

Un bebé engendrado por una violación tiene el mismo derecho a vivir que cualquier otro.
El que un bebé sea el resultado de un crimen, como es la violación sexual, no significa de ninguna manera que él sea un culpable que merece la pena de muerte como castigo. El es también una víctima. La vida del no nacido no deseado vale lo mismo que la de un bebé buscado y esperado por sus padres.

María, que también es nuestra Madre del Cielo, nos da un ejemplo fantástico de la gracia tan grande que es traer a un hijo al mundo. El suyo, ni más ni menos, era el Hijo de Dios, que vino a Salvarnos a todos de nuestros pecados. Ella nos enseña que cada persona engendrada tiene una misión que cumplir y que nadie tiene derecho a impedir que la obra de Dios no se realice.

El Papa Juan Pablo II nos dice:
"La vida humana es sagrada desde el primer momento de su concepción y hasta el último instante de su superviviencia natural en el tiempo".

Algunas personas que se dicen "católicas", pero no lo son, dicen que el aborto no debe castigarse. Quieren cambiar las leyes, quieren defender el derecho a que cualquier mujer pueda decidir libremente sobre si quiere o no tener al hijo que lleva dentro.

Para ellos, el bebé es solo un "producto" o un "conjunto de células" que no tiene vida humana. Estas personas caen en una contradicción con sus mismas palabras, pues dicen que la mujer es dueña de su cuerpo y puede hacer lo que quiera con él. ¿Ah, sí?, pues entonces el bebé también es dueño de su propio cuerpo y su madre no tiene derecho a matarlo sin su consentimiento!!!

Estas mismas personas utilizan la mentira de la "sobrepoblación" para sus fines. No existe tal sobrepoblación. En el mundo hay suficiente de todo para todos. El único problema que existe es que los bienes no están bien distribuidos entre los diferentes países y ese problema no se arregla con el aborto, sino con la generosidad y el amor.

Son personas que dicen muchas mentiras inventando cifras y datos que no son reales para engañar a la gente y lograr sus objetivos. Son personas enviadas por organizaciones extranjeras, cuyo único objetivo es debilitar la moral y la familia cristianas para manipular el mundo a su antojo.

En esta página puede verse el vídeo En el vientre materno" publicado por National Geographic. Excelente desde el punto de vista técnico, por su enfoque y comentarios y muy impresionante: un interesantísimo vídeo de 11partes y duración total de una hora sobre el comienzo de la vida humana y el proceso que sigue el feto hasta su nacimiento. Puede servir para recomendarlo a quien alguna vez tenga duda sobre la condición personal del embrión.

Se debe luchar contra el aborto, pero ahora con un nuevo enfoque: Demostrando que el aborto también daña a la mujer espiritual, moral y físicamente.

Consulta todo lo que quieres saber del aborto :
Aborto

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |