Menu



Sanación espiritual
La mayor bendición que nos ha traído la iniciativa La Luz está encendida para ti ha sido la sanación espiritual y el perdón sacramental para muchas personas de nuestra arquidiócesis


Por: Mons Donald W Wuerl, S.T.D | Fuente: Reflexiones sobre la Misericordia de Dios y el Perdón



Sanación espiritual

La mayor bendición que nos ha traído la iniciativa La Luz está encendida para ti ha sido la sanación espiritual y el perdón sacramental para muchas personas de nuestra arquidiócesis. Además, este programa pastoral han destacado la importancia de este sacramento a nivel público y ha constituido para quienes nos rodean un testimonio sobre la importancia de Dios y nuestra necesidad de su ayuda y su misericordia. Si esta iniciativa pastoral ha encendido en algunos un deseo renovado de buscar al Señor como la única respuesta a los deseos más profundos del corazón, entonces creo que ha sido un éxito.

El horario específico de los miércoles de 6:30 a 8:00 de la noche puede que no sea ideal para todas las parroquias. El Consejo Presbiteral, sin embargo, reconoció que anunciar este programa pastoral para toda la arquidiócesis requeriría uniformidad en esto. Así, las personas que se hayan alejado y que estén
animadas a acercarse al sacramento otra vez, sabrán que está disponible para ellas los miércoles por la noche. Por supuesto, todas las parroquias pueden ofrecer el sacramento a otras horas durante la semana.

En anticipación a la Cuaresma estarán disponibles para todas las parroquias materiales apropiados, entre estos, suplementos educativos religiosos, recursos homiléticos y un folleto que también se distribuyó la Cuaresma pasada que incluye una guía para la Confesión y el Acto de Contrición.

La Reconciliación: un regalo de Dios

Además de la Eucaristía no existe otro regalo mayor que la iglesia pueda ofrecer que el de la reconciliación. Como he escrito en la carta pastoral: “...la más profunda alegría espiritual que cada unos de nosotros puede sentir es el liberarnos de cualquier cosa que pudo habernos separado de Dios y la
restauración de nuestra amistad con un Padre tan amado y misericordioso que nos recibe con todo el perdón y el amor derramado sobre el hijo pródigo. Renovados, refrescados y reconciliados en este sacramento, nosotros, que habíamos pecado nos convertimos en una ‘nueva creación’”.

Entrando juntos en el recogimiento propio del Tiempo de Cuaresma y acercándonos a la alegría de la Pascua, pido que este sea un tiempo de renovación interna para cada uno de nosotros y para la arquidiócesis en general, una renovación tan profunda que nos pueda llevar a un compromiso con la
misericordia de Dios y a la reconciliación que tanto anhelamos y necesitamos.

Con mis mejores deseos y la promesa de mis oraciones por todo el clero, religiosos y fieles laicos de la Arquidiócesis de Washington, quedo

Fielmente en Cristo,
Mons. Donald W. Wuerl, S.T.D.
Arzobispo de Washington

1 de enero de 2008
María, Madre de Dios

Si deseas consultar el documento completo Reflexiones sobre la Misericordia de Dios y el Perdón

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |