Menu



El fenómeno Peter Singer: perfil bibliográfico y pensamiento
Para Singer un caballo o un perro en su pleno vigor, es sin comparación, un animal más racional, y más dialogante, que un niño de un día, o una semana


Por: Leopoldo Prieto | Fuente: Ecclesia, 18 (2004), pp. 109-118




1. Perfil biográfico
Peter Singer es un filósofo moral australiano. Hijo de una familia judía austriaca obligada a abandonar su país en 1938 y a emigrar a Australia, Singer nació en Melbourne en 1946. Estudió en las universidades de Melbourne y de Oxford. Fundó el Green Party de Victoria (British Columbia, Canadá). En 1999 se trasladó a los EEUU, donde enseña actualmente filosofía moral en el Center for Human Values de la universidad de la universidad de Princeton, en la que es titular de la cátedra «Ira W. DeCamp». Es el fundador de la Asociación internacional de Bioética y coeditor, junto con Elga Kuhse, del Journal of Bioethics. Entre sus obras se cuentan Liberación animal (1975), Ética práctica (1979), En defensa de los animales (1986), Ética para vivir mejor (1993), Repensar la vida y la muerte (1994) o Una Izquierda darwiniana (1999), Una vida ética: escritos (2001). En 1993, Singer encabezó junto a otras figuras destacadas por sus intereses animalistas la iniciativa conocida como Proyecto Gran Simio, que además apareció en forma de publicación colectiva ese mismo año, editado por el propio Singer y la animalista italiana Paola Cavalieri.

2. El estilo del pensamiento

Singer se define “materialista en sentido filosófico”, darwinista, políticamente de izquierdas, aunque crítico con la “vieja iz-quierda”, anquilosada e inmóvil, y sobre todo, antinaturalista. En realidad su procedencia intelectual está fuertemente marcada por dos rasgos: el pragmatismo sensista, fuertemente inspirado en J. Bentham, y el laicismo militante, alérgico a lo sobrenatural y ateo. En lo que respecta a su opinión de la izquierda, como dice en Izquierda darwiniana, ésta se ha convertido en una cultura construida sobre unos cimientos “antinaturalistas” (entiéndase an-timaterialistas) en una peculiar simbiosis con las “filosofías religiosas y devotas que exorcizan la naturaleza”, que la han privado de una adecuada comprensión de determinados rasgos de la naturaleza humana (como son la tendencia a adoptar funciones sociales diversas en razón del sexo o la tendencia a formar jerarquías) que modelan de un modo uniforme y persistente el comportamiento humano, por lo que ningún proyecto de reforma social debería desconocerlos ni intentar suprimirlos para crear un hombre nuevo liberado de la naturaleza. En realidad para Singer la persecución de la igualdad no debería ser el objetivo principal a conseguir por la izquierda. La asunción por parte de ésta de determinadas ideas del “evolucionismo”, por su parte, ayudaría a valorar más adecuadamente la competencia en la obtención de los mejores puestos en la jerarquía social y a aligerar las prestaciones sociales que contribuyen a la perpetuación de las lacras sociales (perturbaciones psíquicas, criminalidad, alcoholismo, pobreza, etc.)
1. En definitiva, en opinión de Singer la “nueva izquierda” debería asumir una serie de postulados que instan a perseguir de continuo el permanente mejoramiento de la salud física, mental, cultural y social de la humanidad, postulados que desde el siglo XIX reciben el nombre de “eugenética”. Conviene no olvidar que es justamente el ambiente ideológico que gira en torno a la eugenética el que ha hecho posible la fulgurante ascensión intelectual de Singer en la escena internacional. Así el Center for Human Values debe su origen a la dotación económica de la Rockefeller Foundation, y la cátedra de este centro que regenta Singer fue dotada por la Ira W. DeCamp Foundation.

3. Las ideas de Singer

Las ideas principales que nutren la doctrina ética de Singer son las siguientes:

A) El criterio de la moralidad de las acciones no lo establece el juicio de la razón; por tanto, su objeto no es el bien. Por el contrario, dicho criterio lo establece la sensibilidad y la capacidad de sentir dolor o placer. De manera que: es malo todo lo que produce dolor y bueno todo lo que es causa de placer. Singer afirma en Ética práctica que la moralidad de una acción depende de la cantidad de bienestar que promueve y de sufrimiento que evita. Hasta aquí, en realidad, Singer no ha ido aún más lejos que Hume, que identificaba el placer con el bien y el dolor con el mal

2. Dice Singer: «El dolor es malo, y cantidades similares de dolor son igualmente malas, sin que importe a quien le pueda doler [...] Por el contrario, el placer y la felicidad son buenos sin importar de quién pueda provenir el placer y la felicidad»3.

B) Ahora bien, dolor y placer no son sólo sentidos por el hombre, sino por los “demás” animales. Luego, la ética transciende el ámbito de la especie humana y se constituye en la ciencia que regula el ámbito de las relaciones interespecíficas animales. Es decir, que es posible el juicio ético sobre cualquier acción humana que establece una relación con cualquier animal no porque mejore o envilezca moralmente al hombre, sino justamente porque recae sobre otro individuo animal en cuanto portador de “intereses de naturaleza ética”. De ello se sigue que los intereses más relevantes de los animales (no humanos), la preservación de su vida, sobre todo, no deberían ser conculcados por los intereses “menores” del hombre, como por ejemplo, el consumo de carne. De donde a su vez procede tanto el juicio ético contrario a la cría de ganado con fines alimenticios como el juicio favorable al modo de ali-mentación vegetariano. De nuevo ante estas opiniones de aspecto tan novedoso, al menos aparentemente, conviene recordar que sólo sacan consecuencias de los principios puestos por la doctrina utilitarista. Una cita de una obra de Jeremy Bentham nos ayudará a este propósito.
«¿Pero hay razón alguna por la cual debiéramos dejar que se les atormente [a los animales]? Ninguna que yo pueda ver. ¿Hay razón alguna por la cual no debiéramos dejar que se les atormen-te? Sí. Varias. Lejos está el día, y lamento decir que en muchos lugares ese día no ha pasado aún, en que la mayor parte de los individuos de nuestra especie han sido tratados por la ley, bajo la denominación de esclavos, exactamente al mismo nivel en el que, en Inglaterra por ejemplo, son todavía tratadas las razas inferiores de animales. Puede que llegue el día en que el resto de la creación animal logre adquirir esos derechos que nunca podrían haberles sido arrancados sino por la mano de la tiranía. Los franceses han descubierto ya que la negrura de la piel no es razón para que un ser humano fuese abandonado sin remedio al capricho de un tor-turador. Puede que llegue un día en que se reconozca que el número de patas, la vellosidad de la piel o la terminación del os sacrum, sean razones igualmente insuficientes para abandonar a un ser sensitivo a la misma suerte. ¿En qué otro lugar debiera trazar-se la línea insuperable? ¿Es la facultad de razonar, o quizá la facultad de discurso? Pero un caballo o un perro en su pleno vigor, es sin comparación, un animal más racional, y más dialogante, que un niño de un día, o una semana. Pero supóngase que fuera este el caso, ¿qué probaría eso? La cuestión no es ¿pueden razo-nar?, ni ¿pueden hablar?, sino ¿pueden sufrir?»
4.

C) La gravedad de una acción inmoral no se mide por la especie a la que pertenece el individuo que la padece (Singer rechaza este “prejuicio” aplicándole el nombre de “especieismo”), sino por las características psicológico-cognoscitivas del individuo en cuestión. No todos los hombres son, en su opinión, capaces de desear seguir viviendo y de proyectar su existencia en el fututo. Individuos como los aquejados de retraso mental profundo (también los no nacidos e incluso los nacidos de pocos días), son completamente incapaces de tales actos psicológico-cognoscitivos; y aunque son estos individuos que pertenecen taxonómicamente a la especie homo sapiens, no son personas. Por el contrario, determinados animales no humanos son o pueden ser personas. Singer piensa en los monos, delfines, caballos, perros, gatos, cerdos, ovejas, y en general en todos los mamíferos. Sólo, dentro de los vertebrados, los pájaros y peces parecen quedar fuera del “reparto de personalidad” del que tan generoso se muestra el nuestro. Ahora bien, este planteamiento del problema permite a Singer afirmar que causar la muerte de un chimpancé es moralmente más reprobable que matar a un tarado mental. Dice Singer en un entrevista concedida a La Vanguardia: “P.- Usted escribió en Ética práctica que ‘matar a un chimpancé es peor que matar a un ser humano que, debido a una discapacidad intelectual congénita, no es ni po-drá ser nunca una persona’. R.- Tenemos que estar seguros de que se trata de gente realmente discapacitada intelectualmente, así que si el niño no está ni capacitado para reconocer a otra gente, ni para establecer relaciones sociales, ni para disfrutar de su vida, mientras que el chimpancé sí tiene una vida más rica y compleja que ese ser humano gravemente discapacitado, entonces creo que hay menos pérdida en matar a ese humano que en matar al chimpancé”
5 .

1
Cfr. C. A. VIANO, Singer: la sinistra ritorni a Darwin, en “Corriere della Sera”, 16 diciembre 2000 regresar

2Cfr. HUME, Treatise on human nature, 2,1,1 regresar

3 Una vida ética: escritos. Madrid 2002, p. 11 regresar

4J. BENTHAM, Introducción a los Principios de la Moral y la Legislación (1789) regresar

5D. GAMPER, Entrevista a Peter Singer, en “La Vanguardia”, 23 julio 2003 regresar

Para consultar el documento completo:

El fenómeno Peter Singer: algunas observaciones

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |