Menu


Cristianos Prístinos
Un posible grupo sectario en formación


Por: Oscar Gerometta | Fuente: Informe sobre las Sectas



Al revisar mi correo electrónico encuentro un día un mensaje cuyo asunto señalaba: "Atención, posible grupo sectario en formación". Por supuesto que este título consiguió captar inmediatamente mi atención, y por esa vía entré en contacto con lo que después descubrí se llamaban "Cristianos Prístinos".

¿Qué son los Cristianos Prístinos?
Se trata de un pequeño grupo de cristianos que, a partir de las enseñanzas de Ariel Valenti y su esposa, reivindican haber alcanzado la recta comprensión de la verdadera enseñanza cristiana.

Están agrupados en pequeños "círculos" o "precatacumbas" que se reúnen semanalmente bajo la conducción de un líder designado por Valenti, para rezar el "Rosario", participar de una "Eucaristía", y estudiar el texto bíblico.

Estos grupos o círculos están distribuidos principalmente en el Gran Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

En realidad el origen de esto es muy distinto. Ariel Valenti era un trabajador de la industria editorial que mostraba un gusto particular por lecturas de contenido religioso y que cultivaba ideas propias. Mantenía conversaciones con grupos de conocidos, pero sin revelar una doctrina como la que después se fue desarrollando.

A comienzos de 1999 aparece participando en el programa radial de la Sra. Zulma Faiad (conocida difusora de ideas nuevaeristas) refiriéndose a las profecías bíblicas del fin de los tiempos. En estas apariciones publicita una serie de conferencias que ofrecía en un local del barrio de San Telmo.

A partir de estas conferencias (que reproducía en diversos puntos del país) invita a los participantes más motivados a continuar asistiendo a reuniones semanales, alrededor de las cuales va organizando sus círculos.

Poco a poco fue introduciendo variantes: la primera fue la reunión semanal, luego la designación de líderes en cada círculo que guiaban el estudio y la lectura en su ausencia; más tarde los "ungió" como "sacerdotes" para que dirigieran una "Eucaristía" en la reunión de cada grupo; finalmente le agregó el rezo del "Rosario", la consolidación de una estructura piramidal, y el establecimiento de las categorías de fieles y "caídos".

Así, progresivamente y sin llamar la atención, pasó de un conjunto de personas atraídas por una propuesta de estudio y profundización bíblica a la constitución de un grupo formal, con una estructura propia, criterios de pertenencia y un sistema ritual.

¿Son una secta?
Personalmente creo que estamos en presencia de un grupo de características sectarias. ¿Por qué?

1. Es un grupo autodirigido. Su líder, Ariel Valenti, dice ser "elegido" por Yahvéh a través de su oráculo: su esposa a la que denomina "Eleusina". A través de este oráculo recibe directivas tales como que debe dejar su trabajo y dedicarse plenamente a la predicación, o que ha cometido errores, que debe callar la actividad pública, etc. Obviamente, ante semejante línea directa con Dios toda posibilidad de discusión queda descartada o acallada.

2. Tiene una estructura claramente piramidal. El único líder es Valenti quien recibe directivas de Dios a través de su esposa (el oráculo). Entre ambos designan a los líderes de cada círculo, los que a partir de diciembre de 1999 no tienen comunicación directa entre sí. Son Valenti y su esposa los que en última instancia deciden quienes pertenecen realmente al grupo de los elegidos y quienes no.

3. Establecen una distinción tajante entre quienes pertenecen y quienes no pertenecen. Si bien comenzó como un grupo de estudio a partir de conferencias totalmente abiertas, hoy se trata de círculos cerrados que reivindican tener el privilegio de conocer la verdadera doctrina y modo de vida de los cristianos primitivos.

Se desprecia y rechaza a toda otra estructura religiosa (iglesias tradicionales, grupos nueva era, etc.). Sólo quienes conocen, aceptan y obedecen las enseñanzas de Valenti serán salvos. Quienes objetan la disciplina interna o la predicación, "han caído", son excluidos y no pueden ser consultados por los fieles. En la inminencia de un fin del mundo, sólo los aceptados en las "catacumbas" serán salvos.

4. Utilizan la psicología del miedo. Es un recurso permanente. El fin del mundo está cercano, la sociedad contemporánea y la cultura de la globalización son el rebaño de Satanás, sólo quienes alcanzan la comprensión de las Escrituras propuesta por Valenti podrán salvarse. El mundo es el enemigo, quienes se mantengan en él se condenarán en el fin del mundo.

Se cultiva la paranoia: los "enemigos" (la nueva era, los servicios de inteligencia, la Iglesia Católica, los "caídos"...) intentan infiltrarlos y espiarlos; Valenti moriría mártir de su predicación; los cristianos prístinos deberán refugiarse en las catacumbas. Incluso los ex-miembros "caídos" son espías y enemigos cuyo contacto debe evitarse. Hasta se ha llegado a afirmar que el hijo de un "caído" que asiste a las reuniones es un problema a solucionar.

5. Tienen un vocabulario propio. Valenti y su esposa reciben nombres de iniciación: "el caminante de la Palabra", "Lancelot", "Eleucina", "Oráculo de Yahvéh". Quienes siguen las enseñanzas de Valenti, son los "levitas". Los círculos de estudio son las "precatacumbas", que deberán dar lugar a las "catacumbas" cuando se inicie la persecución. "Caído", un miembros de un círculo que es expulsado por motivos diversos; a él también se refieren diciendo que "lo tocó Satanás", "está agarrado con pinzas", "no aguantó el Rosario"...

¿Qué predican?
Se trata de un grupo cristiano marginal.
Rechazan relación o conexión con cualquier iglesia cristiana centrando su estudio en el texto bíblico comprendido según la predicación de Valenti. Esta predicación se focaliza en una presunta cronología que permitiría establecer la fecha del fin del mundo; y en el rechazo de la globalización y la nueva era como religión globalizada.

Toma elementos de la predicación apocalíptica de grupos de origen evangélico de la década de los ´60 - ´70; los relaciona con la afirmación nuevaerista de Maitreya como último avatar de la divinidad; y los recubre de un tinte que parece evocar a ciertos planteos propios del esoterismo cristiano.

El énfasis de la predicación no está puesto en la persona de Jesús de Nazaret, sino más bien en las predicciones de Valenti y las revelaciones de su esposa, el presunto "Oráculo".
Si bien inicialmente era puramente un grupo de estudio, ha incorporado rápidamente elementos rituales: la unción de ministros; la celebración de una "Eucaristía" según la interpretación que de ella hace Valenti; y el rezo del "Rosario", también según la interpretación que el líder hace de él.

Estos elementos brindan la posibilidad de que los católicos (el origen de la mayoría de los miembros del grupo) se sientan más identificados y tengan un elemento de pertenencia, generando en muchos casos confusión.

¿Es un grupo peligroso?
Personalmente creo que es un grupo sobre el que debemos mantener mucha atención y una observación atenta.

Utiliza técnicas de captación y manipulación agresivas: organización de actividades abiertas que permiten detectar individuos con planteos afines a los del grupo, rápida inserción en un grupo pequeño con alto impacto emocional, clima grupal de exclusión y persecución, dependencia estrecha del líder del grupo, incomunicación entre miembros de diferentes círculos, manipulación de la información que circula entre los adherentes.

Todos estos elementos puestos en juego sobre personalidades fácilmente influenciables conllevan una fuerte dependencia psicológica, aislamiento, dependencia de los criterios del líder, temor.

Por otro lado hay ciertos elementos de la predicación que aparecen como muy preocupantes:

  • Marcado énfasis en la temática del "fin del mundo".
  • Establecimiento de una clara ruptura y antinomia con el medio social y las confesiones religiosas.
  • Estimulación de la "conciencia de perseguidos".
  • Anuncios del martirio del líder a manos del "enemigo".
  • Predicción de que todos los miembros sufrirán persecución y se deberán refugiar en las "catacumbas" como los cristianos de los primeros siglos.
  • Afirmación de que al "establecerse el nuevo orden mundial" los miembros deberán huir a las "catacumbas" y aguardar el "arrebato de Jesucristo".

 

Si bien no hay todavía otros indicios que permitan alentar la preocupación, todos estos elementos doctrinales conjugados permiten suponer que se está alentando un clima de paranoia que ha de llevar al grupo primero a la autoexclusión, y quizás posteriormente, a la búsqueda del martirio.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |