Menu



Navidad

Vocación de Felipe y Natanael
Navidad. Sigue a Cristo y verás lo que el Señor es capaz de hacer en tu vida.


Por: Omar López | Fuente: Catholic.net



Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 43-51

En aquel tiempo Jesús quiso partir para Galilea; encuentra a Felipe y le dice: «Sígueme». Felipe era de Betsaida, de la ciudad de Andrés y Pedro. Felipe se encuentra con Natanael y le dice: «aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret». Le respondió Natanael: «¿De Nazaret puede haber cosa buena?» Le dice Felipe: «Ven y lo verás».
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño». Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?» Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi». Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores». Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».


Oración introductoria

Jesús, hoy me invitas a seguirte para tener un encuentro contigo en mi oración. Aumenta mi fe y mi amor para que nunca me haga sordo a tu llamado.

Petición

Ven Espíritu Santo, inspira y manda tu luz para que tu cercanía me ayude a seguirte más de cerca.

Meditación del Papa

Lo que más cuenta en la narración de Juan es la confesión de fe que al final profesa Natanael de manera límpida: "Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel". Si bien no alcanza la intensidad de la confesión de Tomás con la que concluye el Evangelio de Juan: "¡Señor mío y Dios mío!", la confesión de Natanael tiene la función de abrir el terreno al cuarto Evangelio. En ésta se ofrece un primer e importante paso en el camino de adhesión a Cristo. Las palabras de Natanael presentan un doble y complementario aspecto de la identidad de Jesús: es reconocido tanto por su relación especial con Dios Padre, del que es Hijo unigénito, como por su relación con el pueblo de Israel, de quien es llamado rey, atribución propia del Mesías esperado.
Nunca tenemos que perder de vista ninguno de estos dos elementos, pues si proclamamos sólo la dimensión celestial de Jesús corremos el riesgo de hacer de Él un ser etéreo y evanescente, mientras que si sólo reconocemos su papel concreto en la historia, corremos el riesgo de descuidar su dimensión divina, que constituye su calificación propia. (Benedicto XVI, 4 de octubre de 2006).

Reflexión

Jesús hoy y siempre sigue buscando amigos. Sale a su encuentro para repetir esas palabras que tal vez alguna ocasión hemos tratado de callar: Sígueme. ¿Por qué no darle una nueva oportunidad? ¿Por qué enmudecer su voz? ¿Por qué tantos miedos a sus palabras? Felipe escuchó a Cristo. Su vida no pudo continuar igual. Sus siguientes palabras sólo serán para anunciar a Cristo.

Proclamará su encuentro, contará su experiencia y revelará su divinidad. Y aquí es donde aparecemos en escena, como los malos de la película; los cristianos sin confianza. Preferimos, como Natanael, a base de nuestros juicios, hacer de Cristo, no el Cristo salvador, sino un Cristo a nuestra medida. ¿Acaso es Cristo quien debe bajarse a mi medida o soy yo quien debe subir a donde me espera? Cristo nos conoce de maravilla.

Él es el alfa y la omega, conocedor de nuestro inicio y nuestro fin. Nos llama, nos guía y auxilia. Aunque lo etiquetemos, escapa a todas nuestras ofertas. No es un artículo más de escaparate. No es necesario preguntar si de Nazaret no pueda salir algo bueno, sino de nuestro corazón contrito. Él es capaz de sacar en este nuevo año verdaderos hijos de estas piedras. No nos etiqueta. No nos subasta. Toca aún a la puerta, para volver a intentarlo una vez más. Un año más. Sus ojos nos miran todo el día. No se aparta de nosotros en la empresa, en la higuera o el hogar.

Ven y verás. Verás lo que el Señor es capaz de hacer de tu vida desde el momento en que recorras el camino con una fe ciega. Verás las maravillas que es capaz de hacer con el corazón que confía. ¿Acaso alguno se ha acercado a Él y ha salido sin un corazón que ame?

Propósito

Hacer la opción de seguir a Cristo, como mi Modelo de actuar, como el criterio que guíe mis decisiones y como el centro de mi vida.

Diálogo con Cristo

Gracias, Jesús, por invitarme a seguirte, porque mi fe no se limita a una serie de creencias, dogmas, o normas morales que deba creer y vivir sin más. Quiero alcanzar una adhesión total, vital, para poder corresponder a tu llamado. Comprendo que vale la pena renunciar a todo lo que me pueda apartar de Ti, quiero esforzarme para dejar que Tú me revistas, me transformes, para que mi forma de pensar, de sentir, de amar, sea tu forma de pensar, de sentir y de amar.







 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!