Menu


Para padres católicos e hijos incrédulos
La contradicción entre lo que se dice con lo que hace, es una razón muy poderosa en el conflicto entre adultos y jóvenes. La juventud exige, y está en su derecho, que los adultos seamos congruentes


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net



La contradicción entre lo que se dice con lo que hace, es una razón muy poderosa en el conflicto entre adultos y jóvenes. La juventud exige, y está en su derecho, que los adultos seamos congruentes.

La tiranía, el odio, la envidia, el egoísmo, la soberbia, el poder, el dinero y el placer, son la porquería y la contradicción que los jóvenes observan en nosotros los adultos y provoca desconfianza, alejamiento y frustración en las nuevas generaciones.

La rebelión, el resentimiento, el choque, indudablemente que tiene origen en la familia. Todo el negativismo de los adultos ocasiona trastornos de consecuencias funestas en la juventud.

El mal ejemplo de los papás, además de crear desconfianza, traerá efectos irreversibles en la personalidad de los hijos.

Los jóvenes tienden con frecuencia a buscar escapes al ambiente negativo, destructivo e incomprensible de su ambiente familiar.

El alcoholismo, la drogadicción y el pandillerismo son algunos de los escapes a los que recurren los jóvenes por la falta de un verdadero cariño y diálogo familiar, ahí encontraremos la causa y el efecto.

La juventud ahora ha adquirido mayor capacidad de crítica hacia sus mayores. Se han despojado de una sumisión indigna. Pero los adultos no estamos en “condición” de aceptar nuestros errores porque creemos que eso nos llevaría a perder “autoridad”. No queremos entender:

El ateo Jean Paul Sastre, escritor existencialista confiesa que “él no llegó al ateísmo por un conflicto de dogmas, sino por la indiferencia religiosa de su familia.”

El premio Nóbel agnóstico Alberto Canus, decía: “Si no se cree en nada, si nada tiene sentido y si en ninguna parte se puede descubrir valor alguno, entonces todo está permitido y nada tiene importancia.” Dostoiewski, el gran escritor ruso, dice por medio de uno de sus personajes: “Si Dios no existe todo está permitido”.

“Una familia cristiana que viva unida, que sea íntegra, fecunda y santa es garantía de futuro para el cristianismo. Junto a la familia, la juventud es una instancia suprema en nuestro tiempo.” (Autor: Ecclesia. Revista de cultura católica) (Catholic.net).

El problema de la actualidad y el mal ejemplo:
“No son pocos los católicos que ante los problemas, dificultades y males que ven dentro o fuera de la Iglesia, adoptan una postura pasiva de inhibición o de inútil critica, sin arrimar el hombro para nada en mejorar la situación.
Si el mal avanza y se consolida en el mundo, no pequeña parte de responsabilidad la tenemos ante el Señor, los que nos llamamos cristianos y… nos dedicamos a sestear o, quizás, a que el Papa o la Jerarquía, den la cara y nos saquen las castañas del fuego. Como si los laicos no fueran Iglesia y fuera suficiente ser buena persona, cumplir con la Iglesia y dejar que arreglen otros lo que está mal. Creo sinceramente que mucho mejor irían las cosas en todas partes, si los católicos – sobre todos los bien formados en su fe- en nombre de Jesús, dieran por escrito, o por palabra su valiente testimonio” (Autor: Miguel Revilla San Martín, Pbro. / Fuente: Catholic.net)

Las armas espirituales del cristiano

“Protéjanse con toda la armadura que Dios les ha dado, para que puedan estar firmes contra los engaños del diablo. Manténganse firmes revestidos de la verdad y protegidos por la rectitud. Estén siempre listos para salir a anunciar el mensaje de la paz. Que su fe sea el escudo que los libre de las flechas encendidas del maligno.
Que la salvación sea el casco que proteja su cabeza, y que la palabra de Dios sea la espada que les da el Espíritu Santo. Manténganse alerta, sin desanimarse” (Efe. 6, 11-18)

En la actualidad el católico cristiano debe escuchar la palabra de Dios, vivirla (llevarla a la práctica), y transmitirla sobre todo con el testimonio de vida, son la exigencias de nuestro tiempo principalmente en nuestra iglesia doméstica.

“El hábito no hace al monje”

La apariencia, lo exterior, las palabras y las costumbres no hacen al monje, pero si nos hacen falsos católicos. No basta con predicar. Si no hay que practicar lo que se predica.

Lo que en verdad hace a un monje y a un católico, verdadero monje y verdadero católico, es lo interior: las buenas obras, el ejemplo, el convencimiento, la alegría, la participación, el compromiso, la congruencia, el evitar la doble personalidad y el individualismo.

No se puede hablar de humildad si estamos llenos de soberbia. No se puede hablar de generosidad si estamos llenos de avaricia. No podemos hablar de castidad si estamos llenos de lujuria. No podemos hablar de paciencia si estamos llenos de ira, no podemos hablar de caridad si estamos llenos de envidia. No podemos hablar de moderación si estamos llenos de gula.

Comentarios al autor: fmmorales_14@yahoo.com.mx




Videos relacionados
 
 

Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |