Menu


¿Cuánto dinero doy a mis hijos?
El dinero es importante en la educación de los hijos


Por: Federico Gómez Pardo | Fuente: www.PiensaunPoco.com




En la encuesta de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción realizada a familias con hijos entre 14 y 20 años, se recoge el dato de que el 20% de los padres reconoce sentirse desbordado por las exigencias económicas de sus hijos.

Y es que el dinero es importante en la educación de los mismos. Y si no se utiliza adecuadamente, siempre suele ser fuente de conflictos. Para evitarlos, lo primero que hay que tener claro es cual es su sentido y finalidad.

El dinero puede dañar

El dinero y todo tipo de recursos económicos, son medios necesarios para cubrir necesidades auténticas; para el perfeccionamiento propio y de los demás.

Medios que se han de utilizar con criterios de racionalidad y moderación Nunca pueden ser considerados o utilizados como un fin en sí mismos. Si hacemos buen uso de ellos nos perfeccionan y nos ayudan a ser más libres. Por el contrario, si no los utilizamos bien, si en vez de "usarlos", "abusamos" de ellos, nos esclavizan y en contra de lo que algunos creen, no nos hacen más felices.

Poco a poco

En la educación de los hijos es necesario enseñarles a manejar dinero desde pequeños. Que conozcan su valor y lo que cuestan las cosas. Y estimularles a que sean generosos con sus pertenencias, de las cuales conviene que tengan claro que no son dueños absolutos. Cuando crecen un poco es aconsejable que tengan nociones del presupuesto familiar ­sin agobiarles demasiado­ y de lo que la familia gasta en ellos. También es bueno que empiecen a tener una pequeña paga semanal para que aprendan a administrar sus gastos; paga que irá aumentando a medida que van haciéndose mayores y aumentan sus necesidades. Naturalmente es de sentido común que si se les termina el dinero antes de tiempo, no se les ha de dar más. ¡Y exigir a abuelos, tíos, etc. que tampoco lo hagan!

Cuando van haciéndose mayores

Cuando llegan a la adolescencia es casi imprescindible asignar a los hijos esta paga semanal, ya que para ellos el disponer de dinero les da seguridad y les permite una cierta autonomía que es lo que ellos identifican con libertad. Por el contrario el tener que pedir dinero a los padres cada vez que lo necesitan, acentúa su sentido de dependencia; lo cual además de contrariarles profundamente, tampoco les ayuda a madurar. De ahí que se corra el peligro de que intenten conseguirlo por otros medios.

Como ha dicho algún pedagogo. "Adolescente sin dinero = posible delincuente". En cambio es muy aconsejable estimularles a que ellos se ganen "su" dinero, realizando pequeños trabajos o encargos extraordinarios, porque además de hacerles valorar más las cosas, también les ayuda a sentirse más grandes y seguros de sí mismos. Pero evitando que se acostumbren a que todo trabajo que hagan por la casa, o que toda buena nota haya de comportar una remuneración económica, pues han de tener muy claro que eso es su obligación.

Más bien justos

La conveniencia de una paga semanal o de que dispongan de dinero, no significa que tenga que ser mucho. Por el contrario, conviene que vayan un poco justos, aunque la familia disponga de muchos medios económicos. Precisamente el principal problema hoy en día con relación a la educación financiera de los hijos, como ya hemos señalado en otros artículos, es que se les está dando todo hecho desde pequeños, privándoles de descubrir la alegría de conseguir las cosa con esfuerzo. Por un amor mal entendido o por que no sean diferentes de sus amigos, con frecuencia se les da demasiado dinero o regalos y se les consienten todos sus antojos, con lo cual se está contribuyendo a que sean egoístas y caprichosos. Y será difícil que de mayores entiendan que hay cosas que no pueden pedir o que no son convenientes para ellos.

Pensando en el bien de ellos

Resumiendo. Conviene que los padres también hagan sus gastos con criterios de moderación y racionalidad para enseñar con el ejemplo. Y de una manera especial lo que se gastan en sus hijos. Antes de plantearse un gasto en este sentido, se han de preguntar si aquello les ayudará a ser mejores o por el contrario les puede perjudicar como estudiantes, como ciudadanos o como personas. Así por ejemplo, pueden examinarse sobre la conveniencia de la TV en la habitación, la "Play station", el móvil, las prendas deportivas de marca, la moto y tantas cosas más.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!