Menu

Ayuno, oración y caridad...
¿Cómo enseñarles a los pequeños del hogar?


Por: http://jesusamigo.wordpress.com/ | Fuente: http://jesusamigo.wordpress.com/



Ayuno, oración y caridad...
¿Cómo enseñarles a los pequeños del hogar?


El Evangelio del Miércoles de Ceniza (Mateo 6: 1-6; 16-18) nos relata como el Señor Jesús les enseña a sus discípulos a hacer penitencia. Jesús precisó tres áreas básicas para la práctica de la penitencia en la vida de todo cristiano: ayuno, oración y caridad. ¿Como aplicar estos principios a los más pequeños del hogar? ¿Cómo podemos enseñarles hacer penitencia por amor al Señor Jesús? Aquí algunos consejos para introducir a nuestros hijos en la práctica de la penitencia aprovechando estas dos últimas semanas previas a la Semana Santa.

Ayuno

El prolífico escritor inglés C.S Lewis hizo una interesante observación acerca de la gula (glotonería) en su magistral obra "Cartas del Diablo a su Sobrino". Lewis enfatizó que sobre la gula es importante tener en cuenta ser conscientes sobre que, cuando y donde se come.

Para nuestros hijos, esto perfectamente se puede trasladar a la renuncia de comer cualquier cosa que no sea pizza o las donas, o en casos menos extremos, a un fuerte desprendimiento por los vegetales.

Sin embargo, el truco esta en alentar a los chicos a que ellos puedan vencer esas aversiones por ciertos platos de comida, en vez de inducirlos a rechazar dulces o chocolates. Es necesario que nos aseguremos de que ellos entienden el porque de este cambio, el cual debe salir desde el corazón y no hacerlo de mala gana. Si la acción se ha hecho bien, entonces será una verdadera penitencia la cual tendrá muchos beneficios duraderos. Asegúrese de que ellos entiendan que no es necesario que les guste la comida; sólo que tengan la voluntad para eliminar por un momento su engreimiento y puedan comer ese plato de comida.

Debido a nuestra caída naturaleza humana, siempre podemos controlar nuestros gustos y disgustos, y Dios no está esperando una super-humana habilidad por parte de nosotros; Él espera, por el contrario, que nosotros seamos obedientes al Plan que tiene trazado para nosotros, lo cual siempre implica algunos sacrificios.

Caridad

Todos los cristianos conocen que se debe compartir el dinero con los pobres. Pero los niños no ganan dinero. Nosotros debemos darles algunas monedas para que las coloquen en la alcancía del templo. ¿Pero esto verdaderamente los ayuda a entender el concepto de caridad, o simplemente lo toman como un juego?

Durante la Cuaresma, la mayoría de católicos participa en distintas campañas de solidaridad con los más pobres y necesitados de su comunidad, país y del mundo. Se les pide hacer pequeños ofrecimientos en nombre de la pobreza y hambruna que azota al mundo.

Este año, en lugar de darles dinero a sus hijos para que lo pongan en su alcancía, enséñeles a ganarse ese dinero. Pon una lista en el refrigerador de la casa con todas las tareas que ellos puedan hacer y por las cuales recibirían algunas monedas. Por ejemplo, podrían ganarse una moneda por cada plato que laven; o dos si es que ellos lo hacen sin que se les pida primero. Tres si ayudan a cortar el césped o sacar la basura y recoger el correo.

Al final, el niño deberá ser alentado a que comparta el dinero ganado con aquellos que son menos afortunados que él.

Oración

Muchos santos, desde temprana edad, fueron enseñados por sus padres a orar. Estas oraciones fueron muy sencillas -algunas veces ellos mismas la hacían- como Ángel de la Guarda o el Ave María. Pero la fe y la atención con la que fueron dichas hace una tremenda diferencia en los niños.

Como padres, debemos alentar a que el niño desarrolle una vida de oración a través del ejemplo. Dejemos que ellos nos vean orando y con claros signos piedad. No asumamos que, por observarnos en actitud de cabizbajos en el banco de la Iglesia entienda el mensaje de que nosotros verdaderamente amamos al Señor. El niño es una persona concreta, y por lo tanto, nuestras acciones externas lo deberán ayudar a entender nuestra disposición interior (la cual ellos no la pueden ver).

Junto a la oración dicha, los santos alcanzaba una relación muy íntima a través de la oración mental. La meditación católica es basada en una figura mental. Por ejemplo, alguien que esté meditando en la crucifixión, forma una figura mental de ese evento, y luego, haciendo un lado todo tipo de distracción en la mente, se concentra en esa imaginación.

Esto es demasiado para un chico de 8 años. Un niño, a menudo, no puede hacer un dibujo mental. Y es aquí donde los padres entran en escena. Pasa algún tiempo con tu hijo, quizás unos 15 minutos la tarde del domingo, y escoge un misterio del Rosario. Toma al niño en tus brazos y descríbele la escena de la vida de Cristo. Luego pregúntale lo que él piensa acerca de poner ese imagen en su mente. Intenta y guíalo hacia un diálogo con Cristo en vez de que sea sólo contigo. Tu deberás decirle: "¿Que le dirías al Niños Jesús y a la Virgen María si los vieras en Belén?" Si puedes ayudar a tu hijo a cultivar el hábito de la conversación interior, entonces lo habrás empujado hacia el camino de la santidad.

Visita nuestra comunidad Familias Católicas  de Catholic.net
Te invito a suscribirte a nuestros servicios y novedades directamente a tu correo electrónico aquí
Si tienes alguna duda puedes escribir a nuestros servicio de consultores aquí

 

Visita nuestra comunidad Familias Católicas  de Catholic.net
Te invito a suscribirte a nuestros servicios y novedades directamente a tu correo electrónico aquí
Si tienes alguna duda puedes escribir a nuestros servicio de consultores aquí

 


 





Compartir en Google+




Consultorios
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |