Menu


Castigo o corrección
Necesitamos educar, y esto implica corregir, pero hacerlo no está reñido con el cariño, las buenas formas y el buen trato


Por: Liliana Esmenjaud |



Hace unos días leía en el periódico que todo castigo deja una huella de resentimiento, por lo que hay que evitarlo y hasta denunciarlo. Esta generalización se me hizo un tanto peligrosa. No porque esté a favor del castigo, sino porque puede llevar a muchos padres de familia e incluso a profesores a pensar que corregir está mal, cuando no es así. Todo depende de qué se entiende por "castigo".

Todo educador, llámese padre de familia o maestro, está investido de autoridad para educar y formar al hijo o al alumno. Parte de esta labor formativa y educativa se ejerce a través de las correcciones de todos losdías. Si se nos quita la posibilidad de corregir, se nos despoja en ese mismo momento de la capacidad de educar.

Actualmente muchos adultos tienen miedo a "traumar" a los pequeños si se les corrige o se les llama la atención. Hay quienes nunca dan una negativa al hijo por miedo a que se enoje o a que se deteriore la imagen que tiene de sí mismo. Sin pensar que les dañamos más al dejarlos en el error o al permitirles que hagan tonterías que les pueden lastimar. ¡Cuántos manazos a tiempo han salvado a algún niño que jugaba con un cuchillo o que estaba a punto de meter el dedo en el enchufe! Seguramente el niño lloró, pero de no haberlo hecho, no hubiera tenido la posibilidad de llorar nunca más.

Muchas veces nos puede pasar con los adolescentes, que por evitar que "lloren" por una corrección, los dejamos que sufran amargamente las consecuencias de algún comportamiento que se pudo evitar de haber actuado en su momento. Y créanme, esto sí crea resentimientos.

Si pensamos bien en qué es lo que más agradecemos a nuestros educadores cuando somos adultos, nos damos cuenta que es precisamente su paciencia y constancia para ayudarnos a formar hábitos y superar errores y limitaciones, aún a pesar de nuestros enojos y falta de colaboración en muchos casos. Esto implicó toda una serie de correcciones a lo largo de la vida, con malas caras nuestras en muchas ocasiones, pero que ahora agradecemos y hasta reconocemos que somos lo que somos gracias a ellas. Nunca olvidaré cuando en 5º de primaria en un examen de matemáticas planteé bien el problema y resolví correctamente las operaciones, pero al poner el resultado se me olvidó especificar que se trataba de metros. ¡La maestra me puso mal todo el problema por este despiste! Me enojé, ¡claro está! pero no me traumé ni le guardo ningún resentimiento. Por el contrario, le estoy muy agradecida porque gracias a esa corrección no volví a tener despistes de este tipo en ningún campo, y eso me ha ayudado mucho a lo largo de mi vida.

Nadie nace siendo ordenado, o bien portado, o con la prudencia y el tacto en el trato que no moleste a nadie.
Todas las características que hablan bien de un adulto, son en la mayoría de los casos, el resultado de un proceso de correcciones por parte de sus padres o maestros cuando él era todavía niño.

Pero la teoría sola no forma. No basta con que digamos a los niños que decir mentiras es malo, para formar el hábito de la sinceridad. Es necesario por una parte, que le motivemos a decir la verdad y que le felicitemos cuando lo haga, para que aprenda a sentir la satisfacción de haber hecho algo bien. Pero al mismo tiempo, si no le corregimos cuando miente, lo seguirá haciendo y no logrará el hábito deseado.

Es cierto que en ocasiones se ha abusado de los castigos, llegando a lastimar al niño física o afectivamente. Por eso se entiende que se haga tanto hincapié para prevenir estos casos y asegurar que no vuelva a pasar. Pero no por esto se ha de dejar de corregir y de educar.

Debemos recordar que la educación es un arte y que se ha de aplicar de manera personalizada. Cualquier madre de familia sabe muy bien que lo que le ha servido para corregir a su hijo mayor, muy probablemente no le ayude con el menor. La manera de corregir ha de depender de lo que se corrija, de la personalidad y de la edad del niño.

Teniendo en cuenta lo anterior, es posible dar algunos consejos prácticos para asegurar que nuestros modos de corregir no dañen a nuestros niños, sino que por el contrario, los ayuden a crecer como personas.

Primeramente, es importante que la corrección se haga para ayudar al niño a ser mejor, y no porque me ha molestado lo que ha hecho. Los niños tienen un sexto sentido para captar las intenciones de los padres y maestros. Saben distinguir cuándo se les corrige por amor y cuándo por puro coraje. Con las correcciones les enseñamos a distinguir lo que está bien de lo que está mal. Hay que ser muy consecuentes con esto, para que el niño aprenda que se le corrigió porque estuvo mal que pegara a su hermanito, y no porque la mamá estaba de mal humor. Los niños son más inteligentes de lo que muchas veces pensamos, y van formando sus propios criterios del bien y del mal no tanto por lo que les decimos sino por nuestras reacciones hacia lo que hacen.

En segundo lugar, no hay que esperar hasta que el niño llegue a la edad de la razón para corregirlo. En ese momento ya llegamos tarde. El niño empieza a formar hábitos desde que nace y los primeros años son básicos para su educación. Si no está en edad de entender razones, no se las des.

No dejes de corregir en el momento. Le haces un favor al ayudarlo a adquirir hábitos desde la más temprana edad.

Una vez que el niño ya entiende razones, es importante que aprenda que todo lo que hace tiene consecuencias. Todo acto bueno, tendrá consecuencias buenas, y todo acto malo, consecuencias malas. En la vida ordinaria las consecuencias buenas o malas no siempre se dejan ver instantáneamente. A veces se tardan años en llegar, pero siempre lo hacen.

Descuidar la propia salud, a lo mejor no me afecta en un principio, pero tarde o temprano lo hará. Esforzarme en mis estudios puede no darme resultados inmediatos, pero el día en que encuentro trabajo doy por bien pagadas tantas horas de desvelo. Al niño hay que ayudarle a ver las consecuencias de sus actos de manera inmediata, para que comprenda esta relación entre su comportamiento y la consecuencia, y es aquí donde los reforzamientos y los correctivos entran en juego. Una felicitación, o una palmada en la espalda, ayudan al niño a entender que lo que hizo estuvo bien, y muy probablemente buscará hacerlo de nuevo. Un regaño o hasta una sanción, según sea el caso, le harán ver que lo que hizo no lo ha de repetir. Es muy importante que entienda que el correctivo se le aplica no porque se esté enojado con él, sino que es una consecuencia de lo que él hizo y que está en sus manos el que no se le vuelva a poner.

Esta es la misma función de las notas en los exámenes. Un 10 me está diciendo que estoy aprendiendo, y un 5 que debo volver a estudiar. No necesito esperarme a que me haga falta esta información en la vida para saber si la asimilé o no. Del mismo modo pasa con los correctivos. No necesitamos esperar hasta que metan al joven a la cárcel para que aprenda que no era correcto falsificar firmas, cuando pudimos corregirlo la primera vez que copió la de su papá, aunque lo hiciera por juego.

Es importante que el niño sepa qué es lo que se le está corrigiendo y por qué. De poco sirve que se le quite al niño su juguete preferido por un tiempo, si no sabe por qué motivo lo perdió. En cambio, si lo sabe, evitará en un futuro hacerlo y podemos decir que entonces aprendió.

Es importante que la corrección sea proporcional a lo que el niño hizo y que en sí mismo el correctivo no le haga daño. No podemos dejar a un niño sin comer, o a la intemperie en el frío como sanción, pero sí podemos dejarlo sin televisión en alguna ocasión.

Ayuda mucho, en la medida de lo posible, que el correctivo tienda a reparar el mal que el niño o el joven haya podido hacer. De esta manera, por un lado, comprende que sus acciones pueden dañar a los demás y, por otro, aprende a responsabilizarse de las mismas.

Es importante que los correctivos sean apropiados a la edad del niño o del joven. Si ya está en edad de entender las razones, habrá que esperar al momento preciso para hablar con él y que él mismo acepte el correctivo como consecuencia de lo que ha hecho. En muchos casos esto es muy saludable y hasta le da la sensación de haber reparado el mal que haya podido causar con su conducta. Pero si por el contrario, se lo imponemos sin que sea consciente de que hizo algo malo, le podrá servir para no hacerlo otra vez, pero lo evitará más por miedo que por convicción y se corre el riesgo de generar un sentimiento de injusticia haciendo que se rompa la comunicación con él, lo que sería muy perjudicial, pues en ese momento perderíamos nuestra capacidad para ayudarle.

La regla de oro que nunca falla es la de ser suaves en la forma y firmes en el fondo. Necesitamos educar, y esto implica corregir, pero hacerlo no está reñido con el cariño, las buenas formas y el buen trato. Bien dice el dicho que más atrae una gota de miel que un barril de vinagre. Corregir es una forma muy auténtica de nuestro amor a los hijos y alumnos.

No claudiquemos a nuestra responsabilidad de educadores, pero eso sí, hagámoslo siempre con amor.

Si quieres compartir tus experiencias en el tema visita los foros de Familias Católicas de Catholic.net





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!