Menu


Amor y autoestima, de Michel Esparza
Este libro reflexiona sobre la autoestima y apunta que nada nos ayuda tanto a valorarnos como la experiencia de un amor incondicional


Por: Anastasio López | Fuente: ForumLibertas



 

En nuestra época se habla mucho de la necesidad de “autoestima”. Es una de las paradojas con las que nos tropezamos a diario: a los jóvenes se les dice que tienen derecho a todo y, cuando llegan a la primera madurez, sino antes, se encuentran devaluados ante sí mismos. No sólo nadie les hace caso sino que, lamentablemente, son ignorantes incluso ante sí mismos de su valor.

El autor de este interesante libro, en el que se reflexiona sobre la autoestima desde el Amor (que es el de Dios), apunta que nada nos ayuda tanto a valorarnos como la experiencia de un amor incondicional. Sin ese amor, absolutamente gratuito, y que es la razón de nuestra existencia, la vida de cada uno de nosotros corre múltiples peligros. O nos abandonamos a la desesperanza, de la que una de las hijas es la falta de aprecio por uno mismo, o nos escondemos en el orgullo de la autosuficiencia, que al final no es más que una cáscara sin contenido.

La propia existencia, de cada uno de nosotros es un bien. Y amar a alguien supone descubrir el motivo de esa existencia, de por qué Dios lo ha creado. Amarse a uno mismo, de una forma verdadera y sin las contaminaciones del egoísmo, supone en último término reconocer el Amor de Dios como fondo.

Michel Esparza, en este trabajado libro, sale al paso de un problema actual y acuciante. Nos invita a un recorrido que parte del humilde reconocimiento de la dignidad de cada uno, y por lo tanto de una cierta autoestima (centrada en el valor real de lo que somos) y conduce al abandono en la misericordia divina. El último apartado se dedica a la infancia espiritual, que podemos calificar como cima de este viaje. Porque cuando uno se siente como un niño, que puede esperarlo todo de su Padre Dios, ha comprendido a fondo su vocación y se ha adentrado en el misterio de la bondad divina.

En este tiempo los anaqueles de las librerías aparecen repletos de libros de autoayuda. Hay que proponer otros en los que aprendamos a buscar la ayuda en Dios. Que el hombre reconozca su fragilidad no es motivo para entristecerse si, por la esperanza, conocemos a Quien está dispuesto a rescatarnos y ofrecernos todo su amor. Dios no anula al hombre sino que lo engrandece. Porque es el mismo Dios quien ha creado un espacio para el hombre. Sin Él sólo habría la nada. Por eso no nos limita sino que es la fuente de nuestra felicidad y la posibilidad de nuestra propia realización.

Michel Esparza
Amor y autoestima
Rialp
Madrid, 2009
278 páginas

Comprar el libro

 



Si tienes alguna duda, escribe a nuestros Consultores





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!