Menu

El sacerdote es...
El Sacerdote es el hombre de las paradojas y el más desconcertante de los hombres


Por: P. Aureliano Tapia Méndez | Fuente: Revista del Seminario de Zamora



El Sacerdote es un hombre polifacético en su bien definida personalidad. Su larga carrera de diez, de trece o más años, le da muchos títulos.

Es Médico: cura heridas cancerosas sin sajar con el bisturí, salvando muchas vidas del fracaso. Y a veces -esto no lo puede hacer ningún otro médico- resucita muchos muertos trazando la cruz de la absolución sobre el alma penitente...

Es abogado: defiende las causas humanas ente un tribunal inapelable. Alcanza muchas absoluciones de condenados a pena eterna, y puede conmutar la pena de cadena hasta de siglos, por una oración...

Es Ingeniero: ayuda a orientar muchos caminos; a construir o reconstruir vidas deshechas o incipientes...

Es Maestro: enseña, ese es su papel principal. Enseña cuando se lo permiten las leyes, en las escuelas primarias, en las escuelas superiores, en las universidades. Y enseña siempre, aunque lo martiricen con tormentos de luz o con drogas que despersonalizan; enseña siempre, la única ciencia necesaria según aquella sentencia: “Aquel que se salva sabe y el que no, no sabe nada”.

Es Pescador: Pescador de río por la paciencia en esperar la vuelta del cristiano infiel; pescador de mar por su vida de sacrificio en bien de los demás...

Es Doctor, y pastor, y embajador y guía, y conquistador, capitán... y especialista universal de todos los problemas de los hombres...

El Sacerdote es el hombre de las paradojas y el más desconcertante de los hombres, se le llama “presbítero” -anciano- aunque apenas haya pasado los veinticuatro años que pide el derecho de la Iglesia para hacerlo su ministro. Y aunque esté encorvado por el peso de los años y tenga la cabeza nevada por el invierno de la vida, seguirá diciendo al comenzar su Misa: “Me acercare al altar del Señor que alegra mi juventud”.

Aunque no se haya doctorado en las universidades famosas, es consejero de sabios y de reyes; tiene la potestad de enseñar a todas las gentes, aunque sus homilías son sean una obra de ingenio retórico. Está en el mundo, y vive para el mundo pero no es del mundo...

Es siempre rico, millonario... aunque lleve una sotana raída y verdosa; tiene en sus manos el tesoro de los sacramentos...

Lleva la carga de nuestra humanidad insignificante, y puede con su voz hacer bajar a Yahvé-Hombre a un pequeño trozo de pan, y sus manos creadas pueden sostener al Creador. Su vida humana terminará -siguiendo la condición de criatura-. Pero seguirá siendo SACERDOTE para siempre; por toda la eternidad. Único tratamiento que se puede llevar más allá de la tumba.

Por eso, por su desconcertante personalidad, el Sacerdote es el ser más incomprendido, y por eso el más vituperado.

No se le puede tolerar que este de mal genio, aunque haya gastado todo el día y hasta la noche en servir a los siervos de Dios.

Se le llama rancio cuando sigue derroteros antiguos; novedoso y atrevido si quiere usar en su apostolado los medios modernos.

Se olvida que es sacerdote para todos, y el rico ve mal que trate bien al pobre, y el pobre le llama cochino burgués si atiende a los ricos.

Si su labor brilla se le llama ostentoso; si todos sus trabajos pasan el la oscuridad del anonimato es un holgazán, vividor y algo más.

Por eso deberíamos de admirar al Sacerdote y tratar de comprender las paradojas de su ministerio y todas la modalidades de su personalidad. Por eso deberíamos de rogar siempre por el sacerdote que nos bautizó, por el sacerdote que nos dio la primera comunión, por el que nos asistirá en la última hora. Por todos los sacerdotes: que el Señor guarde el tesoro divino que llevan en pobre vaso de arcilla humana.. Que el Señor los guarde del mundo. Que el Señor los santifique.

Este artículo del padre Aureliano Tapia Méndez (cuando era seminarista) se publicó en la revista del Seminario de Zamora en agosto de 1954


 




Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |