Menu


Mi Vocación al matrimonio
A la mayoría de las personas las llama Dios al matrimonio, a formar una familia y es ahí donde cumplen con la tarea que Él les ha encomendado


Por: Varios | Fuente: Catholic.net



¿Qué es la Vocación al Matrimonio?

“Dios es amor y vive en sí mismo un misterio de comunión personal de amor. Creándola a su imagen y conservándola continuamente en el ser, Dios inscribe en la humanidad del hombre y la mujer la vocación y consiguientemente la capacidad y la responsabilidad del amor y de la comunión. El amor es por tanto la vocación fundamental e innata de todo ser humano. En cuanto espíritu encarnado, es decir alma que se expresa en el cuerpo informado por un espíritu inmortal, el hombre está llamado al amor en esta totalidad unificada. El amor abarca también el cuerpo humano y el cuerpo se hace partícipe del amor espiritual”. (Juan Pablo II, Familiaris Consortio no. 11)




Dios me llama a ser santo en el estado que Él pensó para mi desde toda la eternidad, y que me va a llevar a la felicidad. La vocación al matrimonio tiene como paso previo el noviazgo, el cual se ordena al futuro matrimonio. Por tanto, como sea el noviazgo, será el matrimonio.






“El mismo Dios es el autor del matrimonio, dotado de varios bienes y fines; los cuales tienen una gran importancia para la conservación del género humano, para el bienestar personal de cada miembro de la familia y para su eterna suerte”. (Concilio Vaticano II, G.S. no. 48)




Existen personas que llama Dios a su servicio, ofreciendo toda su vida a Él, a través del sacerdocio o la vida consagrada. Sin embargo, no hay duda que a la mayoría de las personas las llama al matrimonio, a formar una familia y es ahí donde cumplen con la tarea que Él les ha encomendado.



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!