Menu



¿Qué es ser Presbítero?
Olvidarse el origen del llamado y su fuente sería engañarse, una mera ilusión de servicio y entrega


Por: Antonio Galdames | Fuente: Pontificio Seminario Mayor San Rafael



«Levantad los ojos y mirad los campos que están dorados para la siega»

Con esta frase extraída del capítulo 4 del Evangelio de san Juan, la Instrucción El Presbítero, Pastor y Guía de la Comunidad Parroquial inicia su escrito acerca de la función del sacerdote como párroco de la comunidad cristiana y colaborador de la tarea de los obispos. En ella se nos presentan los elementos centrales del ministerio sacerdotal, en la construcción del Reino para y con sus hermanos.

Al iniciar su lectura resulta imprescindible detener la mirada a un elemento que la Instrucción presenta para el ejercicio del ministerio sacerdotal: la santidad. Ella es siempre la misma, a la que están llamados laicos y sacerdotes, pero el sacerdote de un modo particular, debido a que debe tender a ella por un nuevo motivo: corresponder a la nueva Gracia que le ha conformado para representar a la Persona de Cristo, Cabeza y Pastor, como instrumento vivo en la obra de la salvación» (2).

La Instrucción pone la santidad como elemento fundante en la vida del sacerdote, y que no es otra cosa sino la unión plena y constante con el ejemplo de vida y la Persona del Señor Jesús. El sacerdote ha de buscar unirse al Señor en todo su quehacer diario, incluso en lo rutinario y pequeño, buscando siempre de este modo la donación plena de sí mismo por la porción del Pueblo de Dios, tal como lo realizó Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Ante esta realidad, la instrucción nos presenta la clave para alcanzar este objetivo necesario de la santidad: «respirar un clima de cercanía al Señor Jesús, de amistad y de encuentro personal, de amor y servicio a su Persona en la “persona” de la Iglesia», la cual sólo fluirá del unión con el Sacrificio Eucarístico, que será «centro y raíz de toda la vida del Presbítero, de suerte que lo que se efectúa en el altar lo procure reproducir en sí el alma del sacerdote» (3). Del mismo modo como surgió la vocación sacerdotal del ministro desde la Persona de Cristo, del mismo modo –y sólo así– desde la Persona de Cristo podrá el ministro alcanzar la concretización de la misión encomendada. Olvidarse el origen del llamado y su fuente sería engañarse, una mera ilusión de servicio y entrega. «No me han elegido ustedes a mí, sino que yo los elegí a ustedes... Sin mí nada pueden hacer...» (Jn 15,5.16). Es claro, determinante y esperanzador. Afortunadamente el Señor nos miró primero, nos amó y nos llamó.

Contando con su auxilio y Gracia, por Él y con Él nos entregamos en esta aventura desafiante de colaborar en la construcción del Reino en nuestro país, nuestra ciudad, en medio de nuestros hermanos. Confiados en el Señor levantamos nuestra mirada y nos adentramos en la mies ya preparada para la cosecha.


Si tienes dudas acerca de la vocación sacerdotal y te sientes llamado, visita nuestro Departamento Vocacional


Si deseas más información contáctanos:

    Notas

    (1) Instrucción de la Congregación para el Clero, que a través de los obispos se dirige a los párrocos presbíteros y a sus hermanos colaboradores en la «cura animarum», escrita en el año 2001.

    (2) El Presbítero, Pastor y Guía de la comunidad Parroquial, 10.

    (3) Ibíd, 13.

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |