Menu



Escritores, siquiatras, filósofos Ateos convertidos al Cristianismo.
Svetlana Stalin, Sergio Peña, Sandra Elam, Janne Haaland, tocados por la gracia de Dios, dejan todo y siguen a Cristo en la fe católica.


Por: P. Ángel Peña | Fuente: Libro Ateos y Jud? Convertidos.



SVETLANA STALIN, conocida escritora, hija del famoso dictador comunista Joseph Stalin. Su testimonio lo ha publicado en Lettera del Foyer en 1995. dice: Los primeros 36 años de mi vida los pasé en el Estado ateo de Rusia. De Dios no se hablaba. Mi abuela materna, Olga Allilouieva, sí nos hablaba de Dios: de ella escuché por primera vez las palabras alma y Dios. En una ocasión, cuando mi hijo tenía 18 años, enfermó. No quería ir al hospital, a pesar de la insistencia del doctor. Por primera vez en mi vida, a los 36 años, pedí a Dios que lo curara.

Después de su curación, un sentimiento intenso de la presencia de Dios me invadió... Dios me hizo conocer al sacerdote más maravilloso que podía encontrar, al Padre Nicolás Goloubtzov. Yo tenía necesidad de ser instruida sobre los dogmas fundamentales del cristianismo y fui bautizada el 20 de mayo de 1962 en la fe ortodoxa. Conocí a los católicos en Suiza, cinco años después de mi bautismo en la Iglesia ortodoxa rusa. Después me trasladé a USA y me casé. Pero pronto vino la turbación y la amargura y todo terminó en la separación conyugal... Durante estos años, mi vida religiosa estaba confusa como todo el resto. Me encontraba frente a un cristianismo americano múltiple. Cada denominación me invitaba. Busqué también en la Ortodoxia la solución de mi búsqueda personal. Las respuestas a mis interrogantes me parecían demasiado abstractas.

Un día recibí la carta de un sacerdote católico italiano de Pennsylvania, el Padre Garvolino, que me invitó a visitar el santuario de Fátima, en Portugal, con ocasión de los 70 años de las apariciones. De momento no fue posible, pero nuestra correspondencia y amistad duró más de 20 años y me enseñó muchas cosas... En 1976 encontré en California una pareja de católicos, Rose y Michael Ginciracusa. Viví dos años con ellos. Su piedad discreta y su solicitud por mí y mi hija me conmovieron profundamente. En 1982 viajamos a Inglaterra para que mi hija recibiera allí una buena educación europea. Mis contactos con los católicos continuaron siempre alentadores, y me permitieron acercarme cada vez más a la Iglesia Católica. Y así, en un frío día de diciembre, me brotó naturalísima la decisión esperada largo tiempo de entrar en la Iglesia católica, mientras vivía en Cambridge, Inglaterra. Los años de mi conversión han sido plenos de felicidad. En la Iglesia ortodoxa oriental una confesión raramente es escuchada; generalmente, una vez al año por Pascua y sin la discreción que permite el confesionario. Ahora la Eucaristía se ha hecho para mí, viva y necesaria.

El amor a la Virgen María ha crecido. Yo creía que era cosa de campesinos iletrados como mi abuela Georgiana. Me desengañé, cuando me encontré sola y sin sustento. ¿Quién otro podía ser mi abogado, sino la Madre de Jesús? Ella se me hizo cercana. Ella, a quien todas las generaciones llaman Bienaventurada entre todas las mujeres 58.


SERGIO PEÑA Y LILLO es un siquiatra chileno, autor de muchos libros, que se convirtió en 1970, y ha escrito el relato de su conversión en su libro. En el Corazón de Cristo. Nos dice así:

Nací en un hogar católico, pero me convertí en agnóstico y librepensador... Pasé brevemente por el partido comunista... Experimenté con drogas y comencé una búsqueda obsesionada por lo sagrado. Leí con pasión los autores esotéricos y herméticos del ocultismo occidental, la metafísica china, los arcanos del tarot y el budismo Zen. Pero me faltaba algo que no sabía ni lograba precisar72.

Estando una tarde, que jamás olvidaré, en mi oficina privada de la clínica siquiátrica universitaria, me puse a leer casi por mera curiosidad los Evangelios. En Mateo me enfrenté, podría decir de improviso y a quemarropa, con el pasaje que iba a ser decisivo para el resto de mi vida, la vocación del propio Mateo. Al leer SÍGUEME, sentí una brusca sacudida. Me quedé como petrificado en el SÍGUEME. Era la alegría emocionante de un reencuentro largo tiempo anhelado. Era la irrupción repentina de lo sobrenatural... Sollocé con la pena más hermosa y dulce de toda mi vida: un llanto que brotaba de la raíz misma de mi ser. Como un rayo de luz, que visita de improviso las tinieblas, todo se me hacía más claro. Tenía la sorprendente vivencia de que el Señor a mí me decía: SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME. Se repetía la extraña voz en mi interior, con la indescriptible certeza de que, en ese preciso instante, era a mí a quien Jesús llamaba. ¡Era Cristo y era todo! Había sido siempre a ÉL a quien yo buscaba y yo no lo sabía. Me arrodillé y lloré cerca de dos horas con el llanto más puro y más sagrado que puede brotar de mí. Y repetía obsesionado en voz alta: “Eras Tú, Señor, eras Tú...”

Como le ocurrió a Frossard, en un minuto se había trastocado el eje de mi existencia. Había sido ateo y ahora era cristiano para el resto de mi vida. Desde entonces hasta hoy, quedé cautivo en las redes del divino pescador... Nunca me he vuelto a sentir solo. Siempre ha estado Él conmigo, sosteniéndome en los momentos más duros y crueles de mi dolor y de mi prueba. Y ahora sé con indecible alegría y gratitud que jamás me abandonará, porque el encuentro con Él es un encuentro para siempre. Sí, Dios existe, yo también lo encontré. Sólo que no estaba donde yo suponía... Era en lo más profundo de mí mismo, donde habitaba, en lo más íntimo y cercano, en las entrañas de mi propio ser. Desde ese momento, todo me parecía diferente. Mi existencia adquiría un nuevo sentido... Era un camino de amor hacia Dios73.



SANDRA ELAM dice sobre su conversión: Durante 30 años fui atea y pensaba que los cristianos eran fanáticos, no podía comprender cómo alguien podía rechazar el aborto o la eutanasia, Mi padre era ateo y, desde los siete años, viví sin Dios, excepto durante unos meses en que canté en el coro de la iglesia presbiteriana. Me casé con un católico, pero no le permití que colgara un crucifijo de la pared de nuestra habitación. Yo despreciaba a los que creían en Dios.

Mi camino a Dios comenzó en noviembre de 1995, cuando mis dos hijos, Kevin y Rebeca, empezaron a aprender la Biblia en una escuela cristiana. Yo también empecé a leer la Biblia, muchas de cuyas historias desconocía. En 1997, mi esposo y mis hijos iban a la misa católica los domingos, mientras yo me quedaba en casa. Un día decidí ir a la iglesia protestante, a cuya escuela iban mis hijos a estudiar la Biblia y me gustaron los sermones del pastor y la buena música. Comencé a creer en Dios, pero no a amarlo ni a servirlo. Durante seis meses, asistí a esa iglesia protestante, pero un día el profesor de Biblia dijo que el Espíritu Santo revela a cada uno el verdadero significado de cada pasaje bíblico. Yo le dije: ¿cómo puede cada uno interpretar distintas cosas, si todos están inspirados por el mismo Espíritu Santo? ¿Quién tiene la razón? Me retiré del estudio bíblico.

Un amigo me prestó el libro Surprised by truth (Sorprendidos por la verdad) de Patrick Madrid, que describe la conversión de varios protestantes a la Iglesia católica, y respondía a varias de mis preguntas. Empecé a leer libros católicos y escuché cassettes. El día de Pascua de 1998, fuimos en familia a la misa de la basílica de la Inmaculada Concepción en Washington D.C. Por primera vez en mi vida, me di cuenta de que la misa no era como un servicio protestante, sino el momento en el que Jesús se hace presente en el altar, en la Eucaristía, con su cuerpo, sangre, alma y divinidad bajo las apariencias de pan y vino.

Ahora puedo decir que, a través del estudio, llegué a conocer que Dios existía, pero a través de la misa, llegué a convencerme del amor de Dios. La enseñanza moral que más me costó aceptar fue la contracepción. Leí el pasaje, donde se describe el pecado de Onán, que derramó su semilla antes de darle un hijo a Tamar. Y me sorprendí al saber que hasta 1930 todas las iglesias cristianas habían rechazado la contracepción, pero que ese año la Conferencia de Lambeth de la Iglesia anglicana, había aceptado permitir los métodos anticonceptivos a los matrimonios. Y, en los años sucesivos, todas las iglesias cristianas, menos la Iglesia católica, habían aceptado estos métodos artificiales de control de natalidad.

Por eso, a mis 37 años, en julio de 1998, no quise usar más anticonceptivos y comencé mi preparación para hacerme católica. Después de dos años de estudios de la historia de la Iglesia y de la Biblia, llegué a convencerme de que la Iglesia católica contiene la verdad revelada en plenitud y que Jesús le dio la autoridad para dirigir la Iglesia a Pedro como obispo de Roma. El 3 de abril de 1999, vigilia pascual, fui recibida en la una, santa, católica y apostólica Iglesia74.

JANNE HAALAND MATLARY es noruega, doctora en filosofía y profesora de política internacional en la Universidad de Oslo. Fue secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de su país durante tres años. Formó parte de la delegación vaticana en la Conferencia mundial de la ONU sobre la mujer en Pekín y actualmente es miembro del Consejo pontificio Justicia y Paz. Está casada y tiene cuatro hijos. Es una gran mujer, que en su libro El amor escondido nos habla de su vida y de su conversión al catolicismo.

A pesar de haber nacido en un ambiente cristiano luterano, desde sus primeros años, se hizo agnóstica, rechazando toda religión y, concretamente, el cristianismo, que le parecía apto para retrógrados. Pero, estudiando filosofía, pidió luces sobre la filosofía de santo Tomás de Aquino a un sacerdote dominico de Oslo. Durante año y medio, fue todas las semanas a visitarlo para hablar de santo Tomás; pero, poco a poco, se iba sintiendo atraída hacia la cultura católica.

Un día tuvo su primer encuentro con Cristo de modo inesperado. Dice: Estaba sentada con el dominico, en los jardines del claustro, una tarde de agosto de 1981. Le dije que la persona de Cristo había aparecido en la escena de forma misteriosa. Nunca había rezado y a duras penas vivía fuera de los libros. Pero, de pronto, me había sucedido este hecho inquietante, intuí que el catolicismo no era un precioso sistema filosófico, sino una persona que exigía derecho a estar hoy tan vivo como hace dos mil años... De repente, empecé a interesarme por Cristo y por su vida ¿Podría ser verdad todo lo que los cristianos creían? Ahora Cristo era como una llama que me iluminaba de vez en cuando 75.

Esperaba con ilusión la misa del domingo, me dediqué a leer historias de conversiones y empezaron a interesarme los escritores místicos... La cuestión de la conversión volvía a mí continuamente, pero pensar en las reacciones negativas de una conversión me echaron para atrás. Pensaba en mis padres, en mis compañeros de estudio, en mis amigos y en el sentimiento general anticatólico de Noruega. Los católicos eran vistos todavía como extraños y papistas antinoruegos 76.

El descubrimiento de que Cristo estaba presente en la Eucaristía la lleno de alegría y dice: Yo captaba que el verdadero amor y el verdadero sentido de la vida estaban allí escondidos, frente al tabernáculo, donde la hostia consagrada se guarda en la iglesia... Después de un tiempo valoraba tanto la misa que empecé a anhelarla durante toda la semana... Uno no llega a entender nunca el misterio de la presencia real, pero se sienten sus efectos de verdad. Hay una presencia en la Iglesia para los que quieren experimentarla 77.

A finales de 1981 vinieron mis padres a una audiencia general (con el Papa en Roma). Me parece que fue el 2 de diciembre. Nos sentamos en primera fila en el gran auditorio Pablo VI. El Papa se acercó a saludarnos a todos. Nos causó una gran impresión su cariño, algo inexplicable, que nos hizo felices y que nos duró mucho tiempo. Mi madre, agnóstica, y todavía muy escéptica sobre el catolicismo, también sintió lo mismo. Después de aquel encuentro, quiere mucho al Papa, aunque no le interesa demasiado su doctrina. Pero hasta hoy, veinte años después, tiene expuesta su fotografía.

Yo me convertí aquella Pascua. Era el año 1982. Tenía 25 años... Fue el amor, el estar enamorada, lo que en definitiva me llevó a convertirme, no una decisión racional. Había ido de la razón a la fe o, por lo menos, a cierta fe. Ésta no era muy sólida, pero yo amaba a la Iglesia. No sé de dónde provenía ese amor. Pero sabía que si borraba a la Iglesia de mi vida, sería una desgraciada 78.

Después de convertirme, viví durante muchos años en lo que yo llamo estado decristiano dominguero. Iba a misa cada domingo y vivía el resto de la semana como si ese domingo no tuviese nada que ver con mi vida cotidiana. Cumplía con las obligaciones de la Iglesia y me consideraba una buena católica 79.

En 1992 fue con toda su familia a visitar la abadía benedictina de Pannonhalma, al oeste de Hungría, donde su esposo, que es húngaro, se había educado gratis. Al llegar el régimen comunista al país, su padre, que había sido general del ejército, fue destituido y privado de todos sus bienes, pero los monjes lo conocían y dieron educación gratuita a su hijo. Allí, en la abadía, ella conoció a un monje que sería su amigo y confidente durante muchos años en su camino a Dios. Dice: Era un sabio,  mayor, aunque joven de espíritu y de mente abierta. Era un hombre lleno de alegría y de juventud interior, pese a su avanzada edad. Este monje era una fuente de agua viva80.

Hablé con él. Jamás pensé que la confesión funcionaría y hubiese querido evitarla... De pronto, sucedió la cosa más asombrosa e inesperada. Me recorrió una oleada de inmensa alegría que no se parecía a nada que me hubiese ocurrido antes. No puedo explicarlo con palabras, pero fue un giro absoluto a mi vida como católica. Dios, que hasta ese momento me resultaba una entidad bastante lejana, se convirtió en un Dios personal allí y en ese momento. El brillo de aquella experiencia duró mucho tiempo. Ahora estaba suspirando por Cristo, mi amigo. Ya no era una posibilidad teológica, sino una realidad íntima y personal. Era la segunda vez que Cristo se me hacía presente de forma directa. La primera fue en el jardín de los dominicos de Oslo, con el asombro de que Cristo era una persona viva. En aquella ocasión, me quedé, no sólo sorprendida sino asustada, pero marcó en mí una diferencia que produjo una conversión formal. El segundo encuentro fue más fuerte. Igualmente sorprendente. Es casi imposible describirlo. Fue un giro aún mayor81.

Este giro en su vida determinó que, a partir de ese momento, se dedicara a vivir en unión con Cristo las 24 horas del día, a vivir en continuo amor con Jesús y a influir en la medida de sus posibilidades en todas sus acciones como católica, sea como miembro del partido de la Democracia cristiana a la que perteneció, y en el que era la única católica, sea en actividades políticas o universitarias. A partir de ese día, ser católica para ella significaba vivir para los demás y comunicarles la alegría de ser católica.

Una vez le preguntaron a Chesterton, el gran escritor inglés, convertido al catolicismo, por qué se había hecho católico y respondió: porque quiero ser feliz. Esto mismo podría haber dicho ella.

Dice: Yo me hice católica, porque buscaba la verdad, pero una vez que empecé a frecuentar la misa fui inmersa en la fuente de felicidad de la Eucaristía. Siempre volvía por la alegría que podía encontrar allí de un modo completamente misterioso. Me enamoré de Cristo. Sin saber cómo ni por qué me encontré enamorada82.

Janne Haaland, una enamorada de Jesús, que quiere hacer partícipe de su felicidad y de su amor a Cristo Eucaristía a todos los que la rodean.

NOTAS

72 Peña y Lillo Sergio, En el Corazón de Cristo, Ed. Paulinas, Santiago de Chile, 1992, 4ª Edición, pp.36-37.
73 ib. pp.38-40.
74 Es un resumen del testimonio que se puede encontrar en internet en www.chnetwork.org/converts.htm
75 Janne Haaland Matlary, El amor escondido, Ed. Belacqua, Barcelona, 2002, p 39.
76 ib. p. 40.
77 ib. p. 43.
78 ib. pp. 45-46.
79 ib. p. 88.
80 ib. p. 90.


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 

Comparte tu opinión sobre el tema en:
Foro para temas controvertidos en la fe y en la moral

Para conocer más artículos y libros del padre Ángel Peña:
¿Quién es el Padre Ángel Peña?

 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |